Salud Tag

Has cogido algo de peso y te planteas hacer una dieta para perder los kilos que has cogido. Buscas en internet, preguntas a una amiga y tras valorar todas las opiniones, tomas una decisión: harás una dieta proteínica.

Y es que esta dieta es capaz de hacerte perder peso en poco tiempo y sin mucho esfuerzo. O eso promete. O eso es lo que parece porque ¡Ojo! las dietas proteínicas y restrictivas tienen consecuencias catastróficas para tu cuerpo y tu salud.

Para ayudarte a tomar la mejor decisión en cuanto al camino más efectivo para perder peso, quiero que aprendas las consecuencias de este tipo de dietas para que puedas tomar la mejor decisión para ti misma.

5 Consecuencias de la dieta proteínica y restrictiva

La dieta proteínica es aquella en las que se priorizan las proteínas cada día (osea carne de todo tipo, pescado y huevos. y en el peor de los casos polvos proteínicos en sobre de diferentes marcas), dejando como secundarios, e incluso eliminando, el resto de nutrientes necesarios en nuestra dieta (frutas e hidratos de carbono).

Este tipo de alimentación se aleja, y mucho, del tipo de alimentación equilibrada que necesitas. Además, si en el plan que te propongas seguir tienes que reducir al máximo (o incluso eliminar) algún tipo de alimento natural, lo único que estarás consiguiendo es alterar a tu cuerpo y lo que necesita.

Si aún así sigues planteándote la posibilidad de seguir una de estas dietas, aquí tienes los riesgos y consecuencias a los que te estarás exponiendo.

1. Falta de nutrientes

Si no le das a tu cuerpo lo que necesita, este dejará de funcionar correctamente. Es así de sencillo.

El principal problema de las dietas restrictivas es que pueden llegar a modificar el funcionamiento de nuestro cuerpo. Y esto, se manifiesta con síntomas que muestran que existe una enfermedad o dolencia, que a veces llega para quedarse.

La escasez de frutas, verduras o legumbres ocasionará una deficiencia de nutrientes.

Te lo digo yo que estuve a punto de perder todo el cabello (se me cayó la mitad) por desnutrición después de una de estas dietas)

2. Pérdida de masa muscular

Con este tipo de dietas, aunque creas lo contrario, terminarás perdiendo masa muscular. ¿Por qué ocurre esto? Sencillo: si restringimos los hidratos de carbono, nuestro cuerpo no podrá contar con ellos para obtener energía. Entonces, activará un mecanismo por el cual el cuerpo destruirá parte de la masa muscular para obtenerla.

Es por esto que, en cuanto dejes la dieta, además de volver a coger los kilos que has perdido rápidamente en forma de grasa, tendrás menos fuerza y te sentirás más fatigada.

3. Cambios en el metabolismo

Unido con la anterior consecuencia, este tipo de dietas lo único que conseguirá es que tu metabolismo se ralentice.

Si desequilibramos nuestro cuerpo con subidas y bajadas bruscas de determinados nutrientes, restringiendo calorías y aumentando el esfuerzo que tu cuerpo tiene que realizar, lo primero que hará es descolocarse.

Tu cuerpo no está preparado para este tipo de “sorpresas”, por lo que intentará protegerse de todos estos altercados ralentizando tu metabolismo.

De esta manera, se asegurará que tiene la suficiente grasa para sobrevivir a lo que pueda estar ocurriendo en el exterior.

Lo peor de esto es que los cambios en el metabolismo pueden mantenerse incluso mucho después de terminar tu dieta, por lo que en cuanto vuelvas a tu alimentación normal, comenzarás a coger mucho más peso que antes.

4. Sobreesfuerzo orgánico

Un excesivo consumo de proteína hará que tu cuerpo entre en un estado de sobreesfuerzo alimentario. Tu organismo no será capaz de asimilar toda la proteína que pretendes consumir, por lo que optará por deshacerse de todo lo que pueda. Y esto, tiene unos efectos secundarios para ti: aumento de ardor y reflujo en tu estómago y sobrecarga de tu hígado y riñones al tener que eliminar una cantidad elevada de metabolitos.

Si el aumento de proteínas es prolongado en el tiempo, conseguirá que tu cuerpo se acidifique y comience a afectar en tu bienestar global.

5. Malestar emocional

Las consecuencias físicas de las dietas proteínicas y restrictivas no son las únicas que conocerás al seguir este tipo de alimentación.

Las consecuencias mentales y emocionales se harán evidente a los pocos días de comenzar. A las carencias y demás desequilibrios físicos que te afectarán a tu control mental, hay que sumarle la ansiedad.

Ya conoces la importancia de una mentalidad adecuada cuando queremos adoptar un estilo de vida saludable. Y si dentro de esta mentalidad, nos prohibimos por completo alimentos que, en muchas ocasiones, son necesarios para ti (como los carbohidratos), tu ansiedad será incontrolable.

Eso es absolutamente normal. Tu cerebro te está enviando señales para ayudarte a elegir lo que necesitas, y no lo que tú quieres elegir por él.

Además, si categorizamos algunos alimentos como “prohibidos”, solo un pequeño pensamiento que pase fugaz por tu mente puede desencadenar un desequilibrio emocional que te dure días.

Si cambias tu idea de “dieta restrictiva” por la de “elecciones saludables”, sabrás que lo que eliges para ti es lo que tú quieres, no lo que tú tienes que hacer por obligación.

En esta vida todo son decisiones. Elige lo que es mejor para ti.

Todas estas razones son más que suficientes para que cambies de una vez por todas tu enfoque: que tu objetivo sea el de cambiar de estilo de vida, no el de bajar X kilos.

Si aprendes más sobre ti misma y lo que tú necesitas, podrás empezar un proceso de aprendizaje que es fascinante. Y es que alimentándote desde el amor conseguirás, además de estar en tu peso ideal, sentirte llena de energía para comerte el mundo.

Recuerda que tu cuerpo no funciona en relación a las calorías que recibe, si no de los nutrientes que tú le das. Si le brindas alimentos llenos de vitaminas, minerales y otros nutrientes, te responderá funcionando perfecto para ti.

¿Cuál es la mejor opción para conseguir perder peso?

dieta

Si quieres adelgazar y quitarte esos kilos de más, te voy a dar el secreto que nunca falla. Es tan sencillo que te sorprenderá. La mejor opción es alimentarte desde el amor.

Cuando consigues amarte a ti misma, cambia por completo tu relación con todo lo que te rodea. Y por supuesto, tu concepto de la comida. Este proceso de aprendizaje y de autoamor es un camino seguro para sentirte bien con tu cuerpo y con tu alma.

Si te has propuesto comenzar este nuevo año sintiéndote bien, tengo algo que te puede ayudar. Mi programa estrella “Come Sano y Quiérete”, conseguirá que que en 4 semanas hagas la transición a una alimentación saludable para dejar de sobrevivir y empezar a vivir plenamente desde el amor hacia ti misma.

Si crees que esto es para ti, estate atenta. En breve te enviaré más información.

 

¿Te gusta la comida mexicana? Entonces no te puedes perder esta receta. Además de estar riquísima, es sencilla de preparar y muy saludable. Te presento a las quesadillas de aguacate con brotes tiernos.

Suena delicioso, ¿verdad?

Pues antes de irnos a la cocina, déjame contarte los beneficios que obtendrás con sus principales ingredientes.

El aguacate es uno de los descubrimientos que, para muchos, ha marcado un antes y un después en su alimentación. Son ricos en grasas saludables, que son aquellas que no han sido procesadas y las que nuestro cuerpo es capaz de aprovechar para todas sus funciones.

Las grasas saludables son esenciales para que nuestro organismo funcione bien. Además de ayudarnos a evitar enfermedades cardiovasculares, depuran la sangre y regulan nuestro organismo. Y ayudan a la absorción de las vitaminas liposolubles. Gracias a todo esto contribuyen a la estabilidad y el estado saludable que todas necesitamos.

En esta receta incorporaremos frijoles negros. Ya sabes que las legumbres son uno de mis ingredientes estrella, no solo por su versatilidad sino por todos los nutrientes que le aportan a mi alimentación. Los frijoles contienen una gran cantidad de proteínas y fibra. Esto es el complemento perfecto para el correcto funcionamiento del proceso digestivo.

Además, los frijoles negros nos aportan minerales y antioxidantes que eliminan los tan perjudiciales radicales libres. Esto previene la formación de nuevas enfermedades y previene el crecimiento de células cancerígenas.

A todas estas propiedades, le sumaremos las de las verduras, con toda su fuerza y energía y por supuesto: los brotes tiernos.

Como ves, además de disfrutar comiendo estas quesadillas, le estaremos haciendo un verdadero regalo a nuestro cuerpo.

¡A la cocina! Receta de Quesadilla de aguacate con brotes

 

¿Qué ingredientes vamos a utilizar?

  • 3 cucharadas de zumo de lima
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de cominos molidos
  • 1/2 cucharadita de pimienta cayena
  • Una pizca de sal del Himalaya
  • Pimienta negra
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • 1 pimiento rojo cortado a tiras
  • 1 pimiento verde italiano cortado a aros
  • 1 calabacín mediano troceado pequeño
  • ½ cebolla roja cortada a aros
  • 1 taza de frijoles negros hervidos
  • 1 puñado de cilantro fresco
  • 4 tortillas medianas
  • 2 aguacates maduros
  • Aceite de oliva
  • Salsa de tomate para servir
  • Un buen puñado de brotes tiernos

 

¿Cómo lo preparamos?

 

Para empezar, pon la lima, el aceite, los cominos, la pimienta cayena, la sal, la pimiento negra, el ajo y el sirope en un cuenco y remueve.

Añade entonces el pimiento, el calabacín y la cebolla. Remueve bien y deja reposar 30 minutos, para que todos se integre perfectamente.

En una sartén grande caliente añade las verduras y saltealas durante 4 minutos removiendo. Reserva y añade el cilantro con los frijoles.

En otro cuenco, aplasta la pulpa de los aguacates con un tenedor. Unta la mitad de cada tortilla con la pasta de aguacate. Salpimenta y añade un poco de salsa de tomate. Añade una capa de verduras y frijoles y luego cierra la tortilla. Prepara todas las tortillas.

En una sartén con un pelín de aceite coloca 1 tortilla y déjala que se dore unos 4 minutos. Gírala y déjala 2 minutos más.

Sirve las tortillas decorándolas con un hilo de salsa de tomate.

Acompáñalas con un buen puñado de brotes tiernos con tu vinagreta favorita.

 

¿Tienes invitados? Fascina con las Quesadillas de aguacate con brotes

 

Esta receta es perfecta para las ocasiones en las que tienes invitados en casa. Prepara la receta y en lugar de pasarlas por la sartén, metelas al horno. De esta manera, tardarás mucho menos y podrás sentarte a comer las quesadillas calentitas con el resto de invitados. Y te aseguro que serán todo un éxito 🙂

Esta receta es una de las que cocinamos en el retiro de septiembre. Fue un verdadero exitazo, ya que además de divertirnos preparándola estaba muy muy rica.

Estas quesadillas de aguacate son ideales para cualquier momento y son perfectas para preparar con los niños.

Ahora que ya sabes lo fácil que es esta receta y la buena pinta que tiene, es tu turno. No te olvides de dejarnos en los comentarios la foto de tu quesadilla.

 

Que la disfrutes.

Con mucho amor.

Eva.

 

Si me sigues habitualmente te habrás dado cuenta de que últimamente hablo mucho del agua, en concreto del agua PURA. Como profesional de la nutrición y el estilo de vida saludable, siempre he hecho mucho hincapié en los alimentos saludables que han de ser el pilar de nuestra alimentación. PERO me olvidaba del nutriente más vital: EL AGUA PURA

Hoy he reunido la opinión de varias profesionales muy influyentes en el mundo del bienestar, para que reflexiones sobre la importancia de beber AGUA PURA a diario, sin tóxicos y te cuestiones si estás bebiendo la mejor agua para tu salud y la de tus seres queridos.

Las 3 preguntas que les he hecho a estas profesionales son:

  1. ¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

  2. ¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

  3. ¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

 

Te dejo aquí sus respuestas. Espero que te sirvan de orientación.

Venu Sanz. 

Formada como chef de cocina macrobiótica y cocina crudivegana, se dedica completamente al mundo de la alimentación natural y la cocina sana, natural y energética. www.venusanzchef.com

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

Antes no le daba mucha importancia, pero ahora le doy muchísima. Nuestro organismo está formado por un 70% de agua, nuestras células, tejidos y órganos se nutren de ella por lo que me parece esencial para la salud que ese agua sea lo más pura posible y de la mejor calidad, libre de tóxicos, de productos químicos, de pesticidas y fármacos. 

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

Realmente no es tan sana en absoluto como muchas personas piensan.Hay numerosos análisis hoy en día que encuentran contaminantes hormonales en TODAS las botellas analizadas.

El agua embotellada supone  una gran fuente de disruptores endocrinos y de contaminantes hormonales, que pueden afectar gravemente a nuestro sistema hormonal, sin contar todos los compuestos químicos y tóxicos que contiene el plástico de la botella y que, inevitablemente, pasan poco a poco al agua.

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Actualmente uso el sistema de tratamiento de agua espring, un sistema que filtra el agua del grifo eliminando más de 150 tóxicos y el 99,9% de virus y bacterias. De todos los sistemas que hay en el mercado, me parece el más efectivo, ya que gracias al carbono vegetal proveniente del coco de 0,2 micras elimina más de 150 tóxicos y la luz ultravioleta elimina virus, parásitos y bacterias patógenas.  Además mantiene tambien la vitalidad del agua, a diferencia de la osmosis y la destilación.

Séfora Bermúdez

Hace 10 años conseguí liberarme del secuestro de mis migrañas. Ahora me dedico a ayudar a otros a lograr lo que yo conseguí gracias a mi experiencia y que comparto en www.seforabermudez.com

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

He de confesar que el agua fue una de mis últimas prioridades en mi búsqueda personal de una vida más saludable y equilibrada que me permitiera eliminar mis migrañas total y definitivamente hace una década.

Inicialmente comencé a preocuparme por mi cuerpo acercándome a disciplinas como el yoga y la meditación. Casi de forma natural comencé a cuidar mi alimentación y a incluir cada vez más comida ecológica. Finalmente, me preocupé de los químicos de mi hogar, junto con los productos de limpieza y de higiene personal. Pero un día mi marido apareció con una destiladora de agua. Al principio me produjo rechazo, ¡pero si yo ya bebía el agua de grifo tranquilamente! Entonces mi marido me explicó la materia orgánica, microcontaminantes y productos químicos que contiene el agua de mi ciudad. No sé porque nunca había investigado sobre ello, sobre todo cuando es el producto que en más cantidad ingerimos cada día.

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

Me parece un agua extremadamente cara y que genera muchos residuos.

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Hasta aquel día no encontraba ningún sistema que me convenciera. Hasta que encontré mi destiladora. Es un sistema en el cual hay un destilador de acero inoxidable en donde el agua de grifo se calienta y se evapora, luego se condensa y precipita gota a gota en un depósito de cristal. Imitando al proceso natural de las nubes, ya que el agua se evapora y condensa hasta que llueve. Estoy muy contenta cada vez que veo los residuos que se quedan en el depósito inicial y que no entran a mi organismo cada día. Así puedo hidratar cada día a mi cerebro con agua pura destilada y aumentar mi bienestar personal mejorando integralmente mi salud.

CRIS, del Universo de Cris

Vivo cada día enfocada en crear cambio, evolucionar, conectar con personas, construir un mundo más saludable, sostenible y ético, y trabajar para el bien común. Creo que la única manera de vivir hoy en el mundo es con consciencia, y en colaboración. www.eluniversodecris.com

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

El agua debería ser prioridad 1 en nuestra vida. Cada día nuestro organismo en la actividad diaria, pierde entre uno y tres litros en agua solo a través del sudor, orina, vapor de agua de nuestra exhalación, por lo que necesitamos reponer con lo que bebemos y comemos. Al igual que una planta se marchita y se seca con la falta de agua, el hombre también pierde su fuerza y se enferma debido a la escasez de agua. El agua para que sea saludable y óptima, y por lo tanto pueda cumplir sus funciones correctamente, debe estar libre de sustancias químicas y tóxicos, (es decir correctamente filtrada) y por otro lado conservar su vitalidad o estructura.

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

El agua embotellada se encuentra estancada en las botellas durante tanto tiempo que pierde toda la vitalidad. El agua que bebemos, tanto del grifo como embotellada es totalmente venenosa y perjudicial para nuestra salud. Como siempre, la legislación y los gobiernos, toman medidas cuando se producen los daños, y por otro no les interesa que esta información salga a la luz.

Las botellas de plástico liberan disruptores endocrinos y sustancias cancerígenas en el agua cuando las temperaturas a las que están expuestas supera los 18 grados, una temperatura que se supera en los almacenes y en los hogares. Los disruptores endocrinos, BPAs y otros imitadores y bloqueadores de nuestras hormonas  afectan negativamente al desarrollo del sistema nervioso central y alteran el funcionamiento de nuestro sistema nervioso. El resultado pueden ser todo un espectro de enfermedades como el cáncer, la diabetes, obesidad y trastornos de fertilidad.

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Tanto yo como el equipo de profesionales de la salud de The People Up, formados por médicos (de familia, nefrólogos, geriatras, radiólogos, cardiólogos…) , nutricionistas ortomoleculares, clínicos, terapeutas holísticos, naturopatas, chefs, centros médicos… hemos investigado mucho y creado el Instituto del Agua.

Estudiamos la relación entre el agua y la salud, la toxicidad y la enfermedad . También hemos validado, comparado y estudiado diferentes opciones en cuanto a los mejores sistemas de tratamientos que hay en el mercado.

Sin duda el mejor sistema es el filtro de carbón vegetal (cascara de coco). La clave es la porosidad del carbón, que es lo que marca la diferencia a la hora de dejar pasar las partículas nocivas. Cuanto más pequeño mejor. El más pequeño que hay es de 0,2 micras. De ahí los hay hasta 1. Con 0,2 micras elimina prácticamente todos los contaminantes, sin eliminar los minerales buenos.

Catalina Dash

Psicóloga, coach y shamana moderna que ayuda a las mujeres a despertar su auténtico poder femenino, re-conectar consigo mismas y el disfrute y así crear la vida y relaciones deliciosas que anhelan vivir. www.catalinadash.com

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

Cada vez que tengo la oportunidad de beber agua pura es un momento especial, sagrado. Siento completamente cómo mi cuerpo se alegra y regocija por la sensación en la boca y sistema digestivo. Es una celebración total!!!! Se siente tan liviana y fluida! y esa sensación sensorial se transforma también en una sensación corporal general e incluso psico-emocional. Es bienestar puro.

 

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

La verdad que trato de evitar comprar agua en botella de plástico completamente aunque sea “el agua más pura” del mundo ( que además, poco de pura creo va a ser, ya que el plástico libera un montón de químicos y la mayoría de esas agua son filtradas! como lo harías en tu casa), ya que el plástico para mi es uno de esos materiales “que sólo en caso de emergencia” utilizo. Comer o beber de un pote de plástico versus de uno de vidrio para mi está totalmente relacionado con cómo me trato a mi misma (de la mano de cómo trato al mundo).

Claro que hay situaciones puntuales en donde el plástico puede ser muy útil (o necesario quizás cuando viajamos a otro país con agua no potable), sin embrago creo que hemos abusado de su uso. Además el vidrio, visualmente al menos para mi, me hace sentir mucho más conectada al disfrute, placer y abundancia! al sentirme Diosa! Es un “detalle” muy poderoso de autocuidado.

 

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Primero, lo que hago es re-utilizar botellas de vidrio. Hay de todos los tamaños! Y segundo, depende de las facilidades que tenga a mi alrededor, bebo agua purificada o filtrada o simplemente agua del grifo (dependiendo el lugar en el que esté, porque algunas son imbebibles).
La botella en si es un elemento importante para yo sentir el agua pura, asi como también muchas veces los mensajes que pueda escribirle a contenedor, como por ejemplo: salud, amor, gracias. Lo cual, según algún estudio que aunque fue cuestionado a mi me gusta mucho y le creo, el agua como ser vivo, también se ve influenciado por nuestras intensiones (como si fuera una persona!). Resumen: la trato en lo posible como si fuera una persona muy importante (aunque provenga del grifo), es decir, le entrego la “casa o silla” (botella) más linda que tenga. La trato bien. Porque sé que ella se auto-trasforma y se merece lo mejor.

Emmanuela Gornati

Empresaria, health Coach & vegan Chef, creadora del método Essenza. Trabajo con mujeres que tienen problemas con su alimentación y su bienestar, y  que quieren conseguir salud, la imagen que desean y la energía para lograrlo. www.emanuelagornati.es

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura¿Por qué?

Para mi es vital beber  agua durante el día, de distintas maneras, bien puede ser mediante infusiones, zumos, caldos o de manera pura y natural.Porque sin agua no hay vida y con poca hay baja calidad de vida.

La cantidad y calidad de agua que ingerimos afecta directamente a la eficiencia de la actividad celular de nuestro cuerpo, como a nuestra memoria, nuestro humor y energía en el cuerpo. Después del aire, el agua es el ingrediente más importante para la vida. Podemos sobrevivir mucho tiempo sin comida, pero solamente unos cuantos días sin agua, solo esto es suficiente para pensar cuánto es importante esto alimento para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Todos sabemos que nuestro organismo está formado principalmente por agua, alcanzando un proporción del 75 %. Pero lo que más me fascina es ver cómo está distribuida el agua en el cuerpo por ejemplo El cerebro está hecho alrededor de 85 por ciento de agua y la sangre de 82 por ciento, pero también los huesos contienen agua al rededor de un 22 por ciento así como los músculos que llegan a un 75 por ciento.  Es fácil entender que Sin agua el organismo se deterioraría rápidamente.

Recuerda que el simple hecho de tener sed ya es un aviso de nuestro organismo de un principio de deshidratación, que tienes que resolver rápidamente.

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

No me gusta imaginar un alimento vivo, como es el agua, encerrada y estancada en una botella de plástico que además está hecha con petróleo.  Las botellas de plástico pueden desprender agentes tóxicos tanto si se reutilizan como si se les expone al sol. 

Si tengo que elegir prefiero las aguas embotelladas en vidrio o mejor aún el agua filtrada.

Además todas las botellas de plásticos que se quedan después de su utilizo suponen un impacto muy negativo para el medio ambiente. Otro factor por los que no me gustan mucho las botelllas de agua en plástico es que, en su mayoría, están elaboradas con un compuesto denominado tereftalato de polietileno (PET), un elemento químico que, según varios estudios, puede transmitir al agua determinados elementos, químicos tóxicos como como los antimonio, formaldehído etc…

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

En estos últimos años he investigado mucho el tema del agua buscando soluciones no sólo para mi casa sino también para mí restaurante, lo que me llevó a probar diferentes tipos de filtros. Finalmente he encontrado lo que responde a todas mis necesidades, un agua limpia pero a la vez rica en minerales y sobretodo estructurada o sea un agua viva

Tanto en mi restaurante como en mi casa dispongo de un dispositivo de filtración del agua que me garantiza agua pura tanto para beber como para y cocinar.

 

MARÍA MIKHAILOVA

Experta en coaching estratégico y mentoring para emprendedores digitales. Autora de varios cursos online de éxito como Autoestima y Confianza, MailCoaching y SelfCoaching. Mi misión es ayudar a profesionales del desarrollo personal a emprender a través de su pasión, de manera simple, enfocada y sin perder su esencia. www.mariamikhailova.com

 

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

El agua es esencial para mí para vivir y estar sana. De hecho no me imagino la vida sin tomar agua. Suelo tomar un mínimo de litro y medio al día, aunque normalmente llego a más de 2 litros al día. De hecho siempre me verás con mi vaso grande de agua en las sesiones (tengo esparcidos esos vasos en cada habitación), mientras trabajo con mi portátil o mi botella ecológica que compré en Holanda que llevo a todas partes conmigo.

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

La verdad no tengo mucha opinión acerca de ello. Sé que el plástico no es bueno, pero bueno, como usamos el plástico para tantas cosas, si hace falta comprar agua en botellas, lo hago. Especialmente cuando me encuentro en sitios de playa, donde el agua no es potable.

 

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Mi método preferido es un filtro que tiene mi frigorífico para tomar agua potable. Al vivir en la Sierra de Madrid, el agua está bastante buena. Cuando vivía en Munich, utilizaba una jarra con filtro, porque el agua tenía demasiada cal. Otra cosa que me funcionó fue una jarra de cristal muy bonita con la forma de pera y símbolo de flor de la vida en el fondo. No sé cómo funcionaba realmente pero el agua sabía mucho más dulce. Por desgracia perdí esa jarra en algunas de mis muchas mudanzas.

Paqui Hernádez

Nutricionista y Coach, te ayuda a eliminar la ansiedad en tu vida para que puedas recuperar tu peso y tu salud de forma definitiva.www.paquihernandez.com

 

 ¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

 Como profesional de la nutrición he estado equivocada durante muchos años poniendo foco únicamente en la alimentación y olvidando o más bien no dándole la importancia que merece al nutriente más esencial, el agua.
Si pensamos que somos un 70% agua la importancia que adquiere el beber agua pura y de calidad, pero sobre todo libre de tóxicos es vital. Necesitamos tomar agua no solamente sin los contaminantes que se pueden encontrar en el agua del grifo sino además con una composición óptima

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

Tanto a nivel salud como por el impacto medioambiental, no puedo aconsejar el consumo de agua embotellada en plástico. Recordemos que el plástico es un derivado del petróleo y que las sustancias tóxicos contenidas en él van a parar al agua cuando supera los 17 grados, estas sustancias denominadas disruptores endocrinos que tienen la capacidad de alterar nuestro sistema hormonal. Por otro lado, todo el plástico que generamos se acumula en diferentes lugares del planeta como la isla que hay en el pacífico que es tres veces España, no podemos seguir alimentando esa industria por salud y por conciencia

 

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

El mejor sistema natural de tratamiento de agua que instalé en el grifo de casa y permite quitar los 160 contaminantes del agua del grifo pero mantiene, a diferencia de la ósmosis, la calidad y composición de minerales en perfecto estado, además no desperdicia agua

 

Moira Galo

Licenciada en Ciencias Biológicas, Licenciada en Ciencias Bioquímicas, Consultora Macrobiótica, Acupuntora y Especialista en Bioneuroemoción.

¿Qué importancia tiene para ti beber agua pura? ¿Porqué?

Cuando en el agua aparecen sustancias residuales como el Cloro,que actúa como bactericida, generando efectos destructivos en el microbioma, el del agua y el nuestro propio,estas mezclas químicas son tóxicas para la flora intestinal.Además estos elementos residuales(Cl y demás) ingeridos pueden reaccionar con compuestos orgánicos y generar subproductos tóxicos ,que generan mayores estragos.Tenemos que tener en cuenta que la flora intestinal controla la producción de sustancias químicas inflamatorias que intervienen en la salud mental y en muchos otros procesos,así como en la absorción de ciertos nutrientes como ácidos grasos, y en la producción de vitaminas esenciales.

¿Qué opinas del agua embotellada en botellas de plástico?

Las botellas de plástico (derivado del petróleo) liberan disruptores endocrinos que una vez incorporada en el organismo interfieren en el funcionamiento del sistema hormonal mediante la suplantación de las hormonas naturales, el bloqueo de su acción, o el aumento o disminución de sus niveles. Los efectos de los disruptores endocrinos pueden ser distintos sobre el embrión, el feto o el adulto.

Así como otras sustancias residuales liberadas por intercambio. Para ello debemos estar plenamente seguros que la cadena de temperatura no se rompe en alguna etapa del proceso, desde el embotellado hasta nuestro hogar.

¿Qué método utilizas tú para beber la mejor agua posible?

Actualmente uso el sistema de tratamiento de agua espring, tras el filtraje la dejo al sol cuatro horas.

 

Eva Bargues, Holistic Health Coach

 

Y ahora me toca a mí. Voy a ser escueta y clara como el agua.
  • El agua es vida. Necesitamos beber agua PURA. Si no lo hacemos nuestro organismo se vuelve tóxico y enfermamos.

 

  • El agua embotellada es portadora de disruptores endocrinos que afectan muy negativamente a nuestra salud. El agua del grifo, aunque sepa bien, no debería ser bebida sin filtrar porque en ella hay disueltos más de 150 tóxicos, en toda el agua de la geografía española. 

 

  • El agua de ósmosis inversa no es una solución saludable (te desmineraliza) ni sostenible (desperdicia hasta 5 litros por cada litro de agua filtrado). El mejor sistema de agua que conozco y recomiendo es el mismo que recomiendan VenuSanz, Cris, Emmanuela y Paqui, es el que te presento en éste enlace, haz clic aquí. Puedes descargarte toda la información técnica en el enlace. Sin duda es una inversión en la salud de todos tus seres queridos. Si quieres más información o posibilidad de formas de pago escríbeme a eva@begreenchica.com

 

 

Hoy tengo el placer de tener como invitado en mi blog al Dr. Luis Cueva, médico gastroenterólogo y blogger, y que en doctorcueva.com ayuda a resolver las intolerancias alimentarias y problemas digestivos. Promueve además los hábitos saludables para comer y sentirse mejor, pero sin dietas rígidas y dándose gustitos de vez en cuando.

Para mí es una satisfacción el conocer a profesionales de la medicina como Luis que comparten un mensaje muy similar al mío. Os dejo con su artículo que estoy segura de que os va a encantar.


“Pocas cosas se sienten tan bien como saber que has encontrado el equilibrio perfecto entre comer bien, hacer ejercicio y cuidar de tí mismo.

Yo mismo soy de los que prefieren la indulgencia a la moderación, es decir que me gusta darme gustitos de vez en cuando. Aún sí tengo que admitir que entrar en una rutina saludable es bastante satisfactorio.

Lo malo es cuando te das cuenta de que algunas de esos “hábitos de alimentación saludable” que has escuchado toda la vida en realidad no lo son.

La verdad que me sentí un poco indignado e incluso levanté y sacudí mi puño en alto (al menos mentalmente) cuando descubrí que esos batidos pre-hechos no son tan buenos, o que comer todas esas tortillas de huevo blanco era básicamente por nada.

Por eso en este artículo quiero contarte 13 hábitos “saludables” que deberías enterrar.

1. Pensar que todas las calorías son creadas iguales

Todas las calorías tienen la misma cantidad de energía, pero las calorías de diferentes alimentos tienen efectos muy diferentes sobre el hambre, hormonas y tu salud metabólica.

El cuerpo utiliza calorías de los carbohidratos como una fuente importante de energía.

Las proteínas ayudan a mantener y reparar los músculos, órganos y tejidos.

Y las grasas ayudan a proteger los órganos y a la absorción de vitaminas importantes.

Estos tres nutrientes son esenciales, pero el cuerpo los metaboliza de manera diferente.

Por ejemplo, 100 calorías de un plátano, que contiene varios nutrientes esenciales, antioxidantes y una cantidad justa de fibra, se metabolizan de manera muy diferente a 100 calorías de una barra de caramelo, que está cargada con azúcares simples.

2. Adoptar una dieta súper baja en carbohidratos

Los carbohidratos son una fuente de combustible importante para tu cuerpo.

La gente a menudo cree que un consumo bajo en carbohidratos les ayudará a perder peso, pero una dieta baja en carbohidratos puede conducir a un ciclo de hábitos poco saludables y a comer de forma compulsiva.

 

Eliminar los carbohidratos sólo te hará deficiente en nutrientes importantes como las vitaminas B, folato y fibra dietética.

3. Seguir una dieta sin gluten si no la necesitas

Seguir una dieta sin gluten se ha convertido en una tendencia de moda.

Pero las únicas personas que necesitan adherirse a una dieta libre de gluten son aquellas con una condición médica seria, como por ejemplo la enfermedad celíaca.

Muchos productos sin gluten en realidad tienen más calorías, por lo que no necesariamente igualan beneficios de salud o pérdida de peso.

4. Evitar las frutas debido a su alto contenido de azúcar

Aunque la fruta contiene el azúcar llamado fructosa, es difícil comer tanta fruta para que cause aumento de peso.

Además, la fruta contiene fibra, agua, vitaminas, minerales y antioxidantes que combaten enfermedades.

La elección de no comer fruta significa que puede que estés reemplazando la fruta con otro alimento de más calorías, que es mucho más probable que cause aumento de peso.

5. Creer que todos los batidos son automáticamente saludables

¡Un batido con sólo frutas y zumo de fruta es esencialmente un postre!

Para tener un batido saludable, hazlo en tu casa para que sepas qué es lo que contiene.

Asegúrate de que por cada taza de fruta tenga 2 tazas de verduras.

Opta por yogures griegos sencillos en lugar de los que tienen sabores.

Y agrega leche vegetal, agua de coco o incluso agua en lugar de zumo de fruta.

No tengas miedo de experimentar; los aguacates pueden reemplazar a los plátanos para agregar una textura cremosa, y las remolachas y zanahorias le pueden dar un dulzor natural.

6. Consumir alimentos envasados bajos en grasa y bajos en calorías

Estos artículos no te dejan satisfecho o te mantienen la sensación de estar lleno por mucho tiempo. Es mejor comer un bocadillo basado en alimentos integrales y que incluya proteínas o grasas. Un ejemplo sería emparejar una manzana con un poco de mantequilla de nuez o comer un pequeño puñado de almendras. La proteína y la grasa te mantienen lleno durante más tiempo y son más satisfactorios que los carbohidratos simples.

7. Evitar cada ingrediente que no puedes pronunciar

Aunque entiendo la lógica de esta regla, creo que es un poco engañosa.

Por ejemplo, la metilcobalamina es un ingrediente que puede ser difícil de pronunciar para algunas personas, pero es sólo la forma activa de la vitamina B12.

El aceite vegetal bromado, que se encuentra comúnmente en las bebidas con sabor a cítricos, es fácil de decir, pero eso no significa que lo debas comer.

El bromo desplaza al yodo, lo que puede causar problemas de tiroides y otros problemas cuando se consume en exceso.

Realmente yo defiendo comer alimentos mínimamente procesados, pero esta regla así de estricta creo que es un poco tonta.

8. No comer snacks

Unos bocadillos o snacks sanos pueden hacer que te sea más fácil alcanzar tus metas. Cuando esperas demasiado tiempo pasando hambre entre una comida y la siguiente, es difícil empezar tu próxima comida con tranquilidad y evitar comer en exceso.

 

9. Ser vegetariano o vegano sólo para fines de pérdida de peso

Muchas personas asumen que cambiarse a una dieta vegana o vegetariana significa que perderán automáticamente peso.

Pero hay un montón de comida “chatarra” vegana (Oreos y patatas fritas para nombrar unos pocos).

Además, muchos alimentos y dietas veganas o vegetarianas pueden ser muy ricos en calorías, gracias a que contienen ingredientes con alto contenido de calorías como nueces y semillas.

10. No comer después de una hora determinada

Se trata de las calorías consumidas durante todo el día, no a qué hora las comes.

El bocadillo tarde por la noche típicamente implica patatas fritas, galletas, y otros alimentos “chatarra” que agregan toneladas de calorías.

Si decides comer tarde por la noche, piensa en qué alimentos saludables no has comido lo suficiente durante todo el día e inclúyelos.

11. Rechazar las frutas y verduras congeladas y enlatadas

Las frutas y verduras congeladas pueden ser una gran alternativa.

Están congeladas justo en su pico nutricional, por lo que en realidad pueden ser una opción más saludable cuando la fruta o verdura está fuera de temporada.

Del mismo modo, las verduras o frutas enlatadas en su propio jugo pueden ser una opción saludable a considerar cuando te falta tiempo – sólo asegúrate de enjuagar las verduras primero para reducir su contenido de sal.

12. Nunca dejar que una yema de huevo pase por tus labios

Estoy un poco harto de escuchar que las claras de huevo son “la mejor opción”.

El huevo entero es una excelente opción saludable para comer, y siempre lo ha sido.

Cuando separamos la yema de huevo, te deshaces de la mitad de la proteína y de las grasas saciantes.

Y también te pierdes nutrientes asombrosos como la colina, el hierro y las vitaminas A y D.

13. Tratar de seguir todas las reglas saludables, incluso si no son adecuadas para ti

Toma como ejemplo la famosa frase “todo con moderación”.

Tal vez tienes alimentos gatillo que te “encantan” y que constantemente te vuelven a enviar a una larga espiral de semanas o meses de mala alimentación.

No se trata de vivir privado totalmente de brownies, chips o galletas.

Se trata de hacer una autoevaluación honesta de tu salud, hábitos e historia de peso, para tomar una decisión objetiva en cuanto a si la moderación está funcionando para ti.

Algunas personas se dan cuenta que quitando los alimentos con azúcares añadidos, refrescos o comidas rápidas, les ha cosechado enormes beneficios para la salud a largo plazo.

 

Y tú, ¿en cuáles de estos “hábitos saludables” sueles caer con frecuencia?¿Nos lo cuentas a Eva y a mi en los comentarios? ¡Gracias!

Dr. Luis Cueva, médico gastroenterólogo y blogger, y que en doctorcueva.com ayuda a resolver las intolerancias alimentarias y problemas digestivos. Promueve además los hábitos saludables para comer y sentirse mejor, pero sin dietas rígidas y dándose gustitos de vez en cuando.

Hoy vengo a ofrecerte una fantástica entrevista que estoy segura te va a resultar muy esclarecedora.

Si te has planteado alguna vez hacer una limpieza con un programa nutricional (una detox) pero no te has atrevido a dar el paso, porque te resulta desconocido y te preocupan los efectos que pueda tener, te aconsejo que veas esta entrevista.

¿Quién es Natalie Idoeta?

 

Natalie Idoeta ayuda a mujeres que “sufren por amor” a desactivar y re-programar el patrón de dependencia emocional. Es psicóloga y tengo el placer de colaborar con ella y además de tenerla entre mis clientas.

En su página web encontrarás  más información sobre su magnífica y necesaria aportación profesional.

Natalie se unió al programa “Detox-y-Quiérete” que lancé en Enero de este año y su experiencia fue fantástica. Y como ella es muy generosa la compartió de una forma muy especial con el resto de personas que hicimos la detox.

Por eso decidí hacerle esta entrevista. Porque explica como nadie los beneficios de hacer una detox. Tanto desde su punto de vista personal como desde su punto de vista profesional como psicóloga, es un placer escucharla contarnos todos los detalles.

Estoy segura de que te va a gustar.

Te dejo con la entrevista. Haz clic en la foto para empezar a verla:

 

Un fuerte abrazo

Eva

Me gusta viajar, conocer ciudades nuevas, otras culturas, preciosas playas, sentirme una con la naturaleza… Los viajes nos enriquecen. Cambiar de entorno nos ayuda a desconectar y cargar las baterías. Pero (sí, hay un pero), hay una parte importante de mi vida que a menudo empeora durante mis viajes: mi alimentación.

 

¿Te ocurre a ti lo mismo? Os vais a una casa rural todos los amigos y os pasáis el día comiendo papas, gusanitos, chocolates y otras “delicias” similares. Te vas a un hotel y el desayuno es un buffet y te hinchas a bollería y otras cosas que en casa ni pruebas. Reserváis en un “todo incluido” y vuelves a casa con 3 kilos más, una resaca inacabable y con un “parón intestinal” importante. Te pruebas los vaqueros y ¡cómo no! te aprietan más de lo normal (eso si te los puedes cerrar…)

 

Es posible que viajar y comer saludablemente requiera planificación y un esfuerzo extra, pero no es imposible. Aquí te dejo 10 consejos para que consigas que tu alimentación no se salga totalmente de madre durante los viajes de estas navidades:

 

Llévate tu propia “mantita” para el avión o el tren.

Cuando viajamos salimos de nuestra zona de confort y esto puede ser un poco inquietante. Si vas a ir en avión o incluso en el tren o en el coche, llévate tu propia mantita, te hará sentirte arropada y conectada y evitara que te sientas inquieta y nerviosa. Es mejor solución que empezar a comerte los cacahuetes fritos que te regalen u otros snacks poco saludables.

Llévate comida que sea saludable y te guste para el viaje.

Manzanas, anacardos crudos, almendras crudas, dátiles, pasas… son muy fáciles de llevar en el bolso durante el viaje. No llenes el coche de bolsas de snacks fritos y galletas nada más salir de casa o todo el viaje será un despropósito colosal.

Empieza cada día con un desayuno saludable

Si estás en una casa prepárate un batido verde, un licuado (incluso te puedes llevar la licuadora), o un desayuno con mucha fruta y un puñado de frutos secos. Es una forma de reforzar tu intención de comer saludablemente durante el viaje y te aportará energía para todas las actividades del día. Si estás en un hotel seguro que puedes encontrar fruta, muesly y leches vegetales.

Mueve tu cuerpo

Investigar la ciudad, dar un paseo largo por la naturaleza, salir a bailar a una discoteca, nadar en la piscina del hotel… ¡las posibilidades de moverte y hacer ejercicio durante un viaje son infinitas! ¡no te quedes en la tumbona o en el sofá delante de la chimenea todo el día! Si te mueves te sentirás llena de vitalidad y mucho más saludable.

No comas entre horas

Esfuérzate en hacer sólo 3 comidas al día. Así será mucho más fácil hacer elecciones saludables que si te pasas el día picando sin parar.

No bebas combinados ni cócteles

Si te gusta beber elige la cerveza o una copa de vino tinto, no te decantes por los cócteles y los combinados. Las bebidas azucaradas y el alcohol que se utilizan en los combinados aumentarán tus antojos por el azúcar, te causarán resaca y te harán subir de peso.

Acuéstate a una hora razonable 

Si te acuestas muy tarde, incluso aunque te levantes tarde, te sentirás cansada al día siguiente. Tendrás la necesidad de comer más de la cuenta para mantenerte despierta y con energía.

Cocina alguna de las comidas (si no estás en un hotel)

Solamente el hecho de utilizar tus propios ingredientes, frescos y naturales, hará que disminuya considerablemente la cantidad de comida basura que consumirás en el viaje.

Investiga antes del viaje, busca restaurantes con comida saludable en tu lugar de destino

Antes de empezar el viaje haz una lista con los juice bars y los restaurantes vegetarianos que haya en tu destino. Puedes buscarlos en tripadvisor por ejemplo. Así no tendrás que comer en el primero que encuentres y `podrás elegir comida más saludable.

Cambia tu mentalidad

Este es uno de los puntos más importantes. La idea de que pasarlo bien y divertirse es lo mismo que pasarse el día comiendo comida basura y bebiendo bebidas con alcohol es errónea. Perjudica tu salud y hace que te encuentres empachada, abotargada, confusa, hinchada  y además estriñe una barbaridad. Empieza a pensar que pasarlo bien y divertirte no está reñido con cuidarte.

 

Así que en lugar de pasarte el día comiendo papas y bebiendo cervezas, que te harán subir de peso e hincharte irremediablemente, crea unas vacaciones que te regeneren, te rejuvenezcan y te llenen de vitalidad. Pon tu salud en el asiento del conductor, no la metas en el maletero…

 

 

Eva

 

Hola, soy Eva Bargues, te podría contar algunas de las cosas que hago para comer con atención plena, conectar con mi cuerpo, no comer más de lo que necesito y mantener mi peso saludable. Sin embargo creo que es mucho mejor que os lo cuente una experta en Mindfulness y Mindful Eating, Olaya Acebal. Os dejo con ella, y por favor no os perdáis el ejercicio de audio que Olaya ha grabado especialmente para todas vosotras, ¡es fantástico!

 

olaya-menendez-acebal

 

Olaya Acebal es actriz y consultora en Mindfulness Transpersonal; desde su blog Menteencalma.com ayuda a personas con ansiedad a través de la meditación, prácticas de atención plena y otras técnicas de autoconocimiento y expresión.

 

 

¿Comes por gula, ansiedad o aburrimiento? ¿Estás harta de pelearte con la comida? ¿te gustaría dejar de sentirte culpable por comer más de la cuenta? Prueba a comer con atención plena y lleva tu relación con tu alimentación a otro nivel.

 

Siempre he disfrutado mucho comiendo. De pequeña mi plato favorito era el huevo frito con patatas redonditas. Sin chorizo. Recuerdo que tenía un pequeño ritual: empezaba recortando cuidadosamente la clara con el tenedor y me la comía reparando en esa suavidad tan peculiar; luego, las patatas -de una en una- y, finalmente, la yema.

Disfrutaba cada bocado como la enana que era, saboreaba cada trocito de pan untado en ese divino pringue naranja (eran huevos de verdad) como si fuera el último y ponía empeño en comer todo lo despacio que podía para que el placer durara más… Con mi actitud, convertía un sencillo huevo frito en toda una experiencia.

El Mindful Eating tiene que ver precisamente con eso: con conectarnos en profundidad con la experiencia de comer y romper con el automatismo. El objetivo de comer con atención plena es aunar disfrute y nutrición atendiendo a las sabias señales de nuestro cuerpo que nos indican con exactitud cuándo, cuánto y qué comer.

 

Comemos en piloto automático

Todos a lo largo de nuestra vida hemos comido por gula, ansiedad, aburrimiento o porque, simplemente, era la hora de comer, ¡Qué motivos tan alejados del hambre verdadera!

Es frecuente el hábito de comer delante de la tele, del ordenador, de un libro o del móvil. Hoy en día nos distraemos de cualquier forma posible para no prestar atención ni a lo que comemos, ni al acto en sí mismo ni a cómo nuestro cuerpo recibe el alimento. Comer ha pasado a ser algo que hacemos en piloto automático.

Esta desatención nos lleva -entre otras cosas- a comer más de lo que necesitamos, ¿cómo vamos a percibir las señales de saciedad que emite nuestro cuerpo si estamos absortos en una serie, repasando nuestro correo electrónico o leyendo el periódico?

Esta inconsciencia cotidiana es la responsable de que cada vez nos cueste más percibir los matices de sabor de los alimentos y sintamos la necesidad de añadir más sal e intensificar el gusto de casi todo. En vez de perseguir un sabor imaginario, ¡concentrémonos en apreciar el verdadero sabor de lo que tenemos en el plato!

La desatención arrebata intensidad a la experiencia y convierte el comer en un acto mecánico, muy lejos de ese viaje lleno de matices capaz de satisfacernos plenamente por sí mismo.

 

¿De dónde viene el Mindful Eating (ME)?

El Mindful Eating se encuadra dentro del Mindfulness o Atención Plena, una corriente que defiende vivir desde la observación sin juicio y la consciencia.

 

Mindfulness es prestar atención deliberadamente a lo que está sucediendo en el momento presente sin juzgar.

John Kabat-Zinn

 

Cuando uno practica Mindfulness presta atención tanto a lo que percibe del exterior a través de sus sentidos como a su mundo interior (emociones, pensamientos y sensaciones físicas internas) y trabaja aceptarlo tal cual es porque ya está aquí y de nada nos sirve pelearnos con ello.

La práctica continuada nos permite conocernos y detectar el filtro mental a través del cual vemos el mundo, lo que nos abre a la posibilidad de liberarnos de patrones automáticos de reacción, comportamiento y pensamiento (que también afectan a la comida, por supuesto). En resumen, empezamos a ser capaces de elegir nuestras respuestas.

Mindfulness nos aporta equilibrio, serenidad y autoconocimiento pero, ante todo, libertad.

 

¿Qué es el Mindful Eating?

El ME es Mindfulness aplicado a la ingesta de alimentos. Consiste, por tanto, en pararnos y observar con curiosidad y sin juicio todo lo que sucede alrededor del acto de comer. Se trata de conectar con las sensaciones del instante: ¿qué me dice mi cuerpo? ¿qué emociones surgen? ¿cómo es este sabor?

Contrariamente a lo que pueda parecer, el ME no tiene que ver ni con dietas, ni con estilos de alimentación ni con la cantidad que se come. Se trata de poner atención en cómo se come. Es una invitación a la pausa y al silencio para poder observarnos en un ámbito muy concreto: en la selección y preparación de los alimentos, y en el acto mismo de comer.

Además de intensificar el disfrute, este despertar al acto de nutrirnos nos permite conectar con aspectos emocionales, físicos y psicológicos que pueden condicionar nuestras decisiones respecto a la comida.

Por ejemplo, es frecuente confundir el hambre con la ansiedad como bien nos explica Eva Bargues en su artículo “¿Tienes hambre emocional?”. Un poco de atención y de consciencia nos permitirá darnos cuenta de que no es comida lo que esa sensación de vacío nos empuja a buscar y que atiborrándonos no solo nos estamos haciendo un flaco favor, sino que estamos dejando de atender correctamente una necesidad.

 

El Mindful Eating apela a nuestra sabiduría interior como guía en las decisiones que tomamos respecto a la comida. Conectar con esta intuición profunda nos conducirá sin duda hacia un mayor bienestar.                                                   

 

¿Cuáles son los beneficios de Comer con Atención Plena?

La práctica del Mindful Eating eleva tus hábitos alimentarios a otro nivel y de ello se beneficia no solo tu cuerpo y tu salud, sino también tu estado de ánimo.

En mis Programas de Mindfulness y Autoconocimiento para la Ansiedad explico que cuando una se reconcilia con el acto de comer y deja de pelearse consigo misma, nutrirse se convierte en un momento de intimidad y cariño para con uno mismo que puede contribuir a, entre otras cosas, reducir los niveles de ansiedad y estrés…

Comer con Atención Plena te permite…

  • Conocerte y atenderte mejor: conectar con tus necesidades verdaderas y aprender a distinguirlas del hambre.
  • Establecer una relación más íntima, respetuosa y profunda contigo misma.
  • Experimentasr que es posible alimentar cuerpo y alma al mismo tiempo.
  • Cobrar conciencia de cuál es tu relación con la comida.
  • Aumentar tu consciencia corporal; entrenas tu mente para vivir en presente.
  • Conectar con tu intuición y sabiduría interior.
  • Elegir con consciencia optar por lo saludable.

 

El ME también implica darse cuenta del impacto que tienen nuestras opciones de alimentación en los demás seres vivos, en la Tierra y en la sociedad. Los “comedores conscientes” se preguntan dónde y cómo son producidos los alimentos y no se conforman con cualquier cosa.

 

¡Apúntate al Mindful Eating!

Lo ideal sería que pudieras organizarte para hacerlo al menos una vez a la semana, pero si tu ritmo de vida no te lo permite más adelante te doy otras ideas.

 

  1. Planifica para que sea posible

 

Organízate con antelación para poder comer o cenar contigo -sí, no digo sola, digo contigo- y sin distracciones (ni móvil ni tele ni libro): solo tu comida y tú.

 

  1. Prepara el escenario

 

Este momento es un acto de respeto y amor hacia ti: viste el ritual con mimo. Desde la selección de los alimentos a la preparación, presta atención a los movimientos que realizas y las sensaciones asociadas: el olor de las verduras cortadas, el sonido del aceite al calentarse, la sensación de trocear… no te pierdas nada. Prepárate un plato que te guste con cariño y ponte la mesa bonita.

 

  1. Haz una breve pausa Mindfulness

 

No te pongas a comer directamente, tómate unos instantes para darte cuenta de que el momento anterior terminó. Prepárate para la experiencia.

 

Siente la silla en la que estás sentada, respira y observa tu postura corporal. Cierra los ojos un momento y permítete contactar con tu cuerpo: ¿qué se siente estando hoy en tu cuerpo? ¿percibes algún estado emocional determinado?

Cobra conciencia de qué nivel de hambre tienes.

 

  1. Despierta tus sentidos

 

Observa

Abre los ojos y observa con detalle los colores, las formas y las texturas de los alimentos que tienes delante de ti en el plato.

Siente

Lleva ahora tu atención a tu boca, ¿estás salivando? ¿cómo es esa sensación? Coge un poco de comida prestando atención a los movimientos que tu cuerpo realiza para que ese primer bocado llegue a la boca: el movimiento del brazo, del codo, el peso del tenedor…etc.

Huele

Déjate impregnar por los aromas y observa cómo varía tu nivel de salivación.

Saborea

Cierra los ojos y sumérgete en todos los matices de sabor; observa qué hace tu lengua. Mastica bien y, cuando te apetezca, traga observando con detalle lo que sucede en el proceso. Observa tu reacción ante ese sabor y no la juzgues, simplemente obsérvala.

 

Y lo mismo con el segundo bocado. Ten en cuenta que tu mente se dispersará. No pasa nada, cuando te des cuenta vuelve de nuevo al aquí y al ahora y continúa con la experiencia. No se trata de ser perfectos.

Entre bocado y bocado comprueba cómo está recibiendo tu cuerpo el alimento y estate preparada para advertir la sensación de saciedad cuando surja. Percibe, también, las emociones y sensaciones que vayan surgiendo durante la experiencia sin juzgarlas.

 

Y, sobre todo, adáptalo a ti

Es imprescindible que se ajuste a tu estilo de vida; si no, no lo harás. Quizás no te sea posible comer sola y en silencio muy a menudo. No pasa nada. Sé creativa y adapta el ME a ti. Si tienes niños y coméis en familia puedes plantear unos minutos de atención plena como un juego. Si comes y cenas acompañada siempre, aprovecha las pausas en la conversación para conectar con tu cuerpo y prestar atención al bocado…

Lo importante es comprometerse con una misma a apreciar, respetar y disfrutar la comida que comemos cada día. Se trata de devolverle el valor y el sentido al hecho de nutrirnos; responsabilizarnos de nuestro bienestar y aprender a conocernos para saber qué necesitamos en cada momento y dárnoslo.

 

Te he preparado un audio a modo de guía para animarte a vivir tu primera experiencia de Mindful Eating. La próxima vez que te sientes a la mesa, dale al play y disfruta con atención plena ¡ya no hay excusa! 😉

Espero que te guste, un fuerte abrazo,

 

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!.

Con Amor,

Olaya y Eva

¿Qué es el hambre emocional?

 

El hambre emocional es una sensación de vacío e insatisfacción que intentamos llenar con comida. Es una sensación urgente y con frecuencia va acompañada de ansiedad.

 

El hambre emocional aparece cuando hay facetas de nuestra vida que no funcionan y nos hacen sentir emociones a las que no nos queremos enfrentar. Entonces recurrimos a la comida para aliviar estas emociones. Ya te habrás dado cuenta que la comida no ayuda en estos casos, sino que es muy probable que empeore tu estado de ánimo ya que tras haber comido te sientes mal y aparece la culpa.

 

Durante mucho tiempo utilicé la comida para intentar aliviar mis inseguridades y mis miedos. Esto me llevó a ganar peso y para intentar remediarlo caí en la bulimia. Durante varios años sufrí esta situación sin contárselo nadie. Me sentía muy sola y triste. Y creía que nunca podría salir de ese trastorno. Contarlo me ayudó mucho, y buscar ayuda también.

 

Puede parecerte que este es un tema tabú pero sin duda es necesario afrontarlo si quieres resolver tus problemas con la comida. Ninguna dieta, ninguna pauta semanal de alimentos y ejercicios van a hacer que consigas cambios duraderos si no resuelves antes las facetas de tu vida que no funcionan. Igual consigues perder algo de peso y comer temporalmente más sano pero si no te enfrentas a lo que te hace sentir mal es muy probable que vuelvas a utilizar la comida para tapar esas emociones no resueltas y vuelvas a ganar peso y a reincidir en tus hábitos poco saludables.

 

¿Qué puedes hacer? Lo primero es no juzgarte. No hablarte mal. Empezar a quererte. Y no buscar la perfección (que es el motivo número uno por el cual todas fallamos a la hora de conseguir alcanzar nuestros objetivos: o lo hago 100% perfecto o he fallado y todo está mal).

 

Hoy te voy a dar unas cuantas ideas de cómo empezar a superar tus relaciones conflictivas con la comida. Pasemos a la acción.

 

Coge un papel y escribe cómo te gustaría que fuera tu vida. ¿Qué quieres en tu vida? ¿Qué necesitas que no te estás dando? Identifica las facetas en las que necesitas cambios. No esperes. Elige la faceta en la que el cambio sea más urgente y ponte a trabajar en ella (puede ser tu relación de pareja, puede ser el aburrimiento, puede ser tu trabajo, puede ser tu autoestima…). Sé valiente y empieza a crear la vida con la que sueñas. Si no cambias nada el resultado será el mismo, seguirás comiendo para llenar el vacío.

 

¿Te has quedado en blanco? Échale un vistazo a la siguiente lista, a ver si te sientes identificada con alguna de estas facetas:

 

  1. Relación con la comida: lo que comes es importante pero igual de importante es cómo lo comes. ¿Comes de pié rápido y mirando el móvil? ¿Comes mirando la tele o la tablet? ¿Comes delante del ordenador mientras trabajas? ¿O corriendo entre un sitio y otro? ¿Te comes lo que les ha sobrado a los niños de su cena? ACCIÓN: Proponte comer sentada, en la mesa y sin distracciones. Sé tú y la comida. Mastica. Saborea y agradece. Elije comidas que te hagan sentir bien y te llenen de energía. Elige alimentos a los que tú les encantes y te hagan sentir querida. Aprende qué alimentos te hacen sentir así. Experimenta, no te conformes con lo que te está haciendo sentir hinchada, cansada, abotargada y desconectada.

 

  1. Diversión: ¿Te permites divertirte?¿Está la diversión entre tus prioridades?¿Comes por aburrimiento, porque te aburre tu vida? ¿Te resulta divertido coger un bote de helado o un paquete de papas y comértelo delante de la televisión? Si no te permites momentos de diversión en tu vida lo más seguro es que acabes buscando diversión en la comida. ACCIÓN: Escribe en el papel algo que puedes hacer hoy para divertirte. Y hazlo. La diversión es necesaria. Cuando te diviertes pierdes el interés en la comida como entretenimiento y entonces pasa a ser lo que realmente es: lo que nos nutre para vivir. ACCIÓN: Reserva momentos para tu diversión durante las siguientes semanas. Hazlo YA. No te quedes en el sofá comiendo tú sola. Sal al mundo y vive.

 

 

  1. Relación con tu cuerpo: ¿Te avergüenzas de tu cuerpo?¿Te disgusta?¿Te miras al espejo?¿Te sientes conectada con tu cuerpo? Aunque no lo creas ahora escucha… Tu cuerpo no es culpable de nada, tu cuerpo no es defectuoso. Lo que te va curar es reconectarte otra vez con tu cuerpo, volver a sentirte un todo, volver a sentirte en casa en ese cuerpo que te va a acompañar toda tu vida. Imagina que tuvieras al lado una persona que estuviera todo el día diciéndote: “Estás tan gorda. Estás horrible. Eres idiota. Vaya michelines tienes. Eres un desastre. Tienes un culo y unos muslos enormes…” ¿No te sentirías deprimida? Pues seguramente eso es lo que TÚ te dices continuamente. Y TIENES QUE PARAR. Esta voz no va a desaparecer aunque sigas una dieta o un detox o ayunes 1 año. Tienes que VOLVER A CASA a tu cuerpo y empezar a cuidarla. Piensa en cómo te cuidarías si YA te gustara tu cuerpo y EMPIEZA A DARTE ESOS CUIDADOS HOY. ACCIÓN: Haz algo para cuidar tu cuerpo hoy: date un masaje, hidrátate con aceites esenciales, ve a un SPA…Tu cuerpo es único, enamórate de él. Y es muy agradecido, si empiezas a cuidarlo hoy los resultados no tardarán nada en llegar. No esperes, haz lo que quieres hacer ahora. No esperes a tener un cuerpo más perfecto porque tu cuerpo ya lo es.

 

  1. Amor y relaciones personales: ya sean de amistad, familiares o de pareja, esta parte de tu vida es fundamental y si la ignoras te sentirás desconectada y sustituirás esta conexión por la comida. ¿Priorizas tu trabajo o las tareas de la casa frente a tu relación de pareja? ¿Te sientes en sintonía con tus amigos?¿Te sientes sola?¿Cuál es tu rol en tus relaciones? ¿Te entregas?¿Das lo mejor de ti? Ten en cuenta que es mucho más fácil cambiarte a ti misma que cambiar al otro. Relájate, empieza dando lo que quieres recibir y deja espacio de acción y opinión a los demás. ACCIÓN: ¿Qué te parecería planificar una cita con tu pareja, un picnic en el parque o un paseo por tu barrio favorito?

 

  1. Trabajo: Si odias tu trabajo vas a comer más de la cuenta. ¿Te estás planteando cambiar de trabajo? El entorno en el que pasas muchas horas es muy importante. Si no te gusta tu trabajo, mientras no puedas cambiarlo intenta mejorar tu entorno. ACCIÓN: Mantén tu oficina ordenada. Lleva algún objeto personal, fotografías, alguna planta, algún póster bonito, algo que te haga sentir realmente bien. Y si ese trabajo no te hace sentir bien empieza a buscar otro.

 

  1. Espiritualidad: ¿Te sientes rara e incómoda cuando te hablan de espiritualidad? ¿ Te consideras una persona espiritual y renuncias a esta faceta porque te da miedo que te juzguen o rechacen o porque no está de moda? Tu sentimiento de desconexión puede estar relacionado con esta renuncia. ACCIÓN: Sal a la naturaleza o a una zona verde, siéntate en un entorno bonito. Respira hondo. Maravíllate de lo que te rodea. Reconoce la fuerza universal que crea esas maravillas día a día e intenta conectarte con ella.Nuestro bienestar depende de nuestro estado espiritual tanto como del mental y el físico. ¿estás de acuerdo?

 

 

¿Crees que tu vida es horrible porque te sobran 5 ó 10 kilos o porque no tienes el culo y los muslos perfectos? ¿Crees que si pierdes peso todo va a ser más fácil y mejor? No, no es así.  Lo más seguro es que tu vida sea aburrida o insulsa, que no te diviertas, o que no te entregues en tus relaciones o no te sientas conectada, o que odies tu trabajo… y eso te hace sentir infeliz y comer para llenar tu vacío.

 

¿Todavía no sabes por dónde empezar? Entonces haz lo siguiente: La próxima vez que sientas urgencia y ansiedad por comer algo párate un minuto, respira hondo y analiza qué ha disparado esa sensación.  Empieza a trabajar por ahí. Un día malo, un momento de ansiedad, un intento de atracón te puede servir para saber lo que no está bien en tu vida. Identificarlo es el primer paso

 

 

Recuerda que no tienes por qué hacerlo sola. Puedes buscar ayuda. Si quieres puedes contarme tu caso. Yo estaré encantada de ayudarte.

 

Con Amor.

 

Todos queremos vivir bien. Hoy te voy a contar porqué comer de forma saludable puede mejorar tu vida considerablemente.

¿Qué significa para ti vivir bien? Párate unos segundos, piénsalo y escríbelo en un papel antes de seguir leyendo…

Ayer cumplí 48 años y es cierto que las prioridades cambian con los años. Para mí, hoy, vivir bien significa tener salud, no sentir dolor, estar a gusto en mi cuerpo, disponer de tiempo para estar con mis seres queridos, trabajar en lo que me gusta, aprender siempre cosas nuevas, recargarme con el sol y la naturaleza a menudo, poder visitar sitios nuevos y volver a mis sitios favoritos. Y tener energía suficiente para hacer todo eso y más y disfrutándolo todo.

Muchas de mis amigas dicen que no entienden cómo tengo fuerzas para hacer todo lo que hago. Y yo les digo que es gracias a mi alimentación. Muchas de mis clientas me cuentan que se sienten cansadas todo el día, que no tienen energía, que se levantan cansadas,  y yo les contesto que yo también he estado ahí, hace unos años, siendo bastante más joven que ahora, llegaban las seis de la tarde y ya no iba cara al aire. Y esto cambió radicalmente gracias a un cambio en mi alimentación.

 

Estas son las mejoras que puedes experimentar con una alimentación saludable y que harán que tu vida sea más plena:

 

  • Disminución de los dolores y la inflamación: si tienes inflamación en alguna parte de tu cuerpo  o dolores crónicos te aconsejo que pruebes eliminar el gluten, el azúcar, todos los alimentos procesados, incluidas las harinas, el alcohol, los lácteos, las grasas trans, los aceites procesados, las carnes procesadas y las carnes no ecológicas. El cambio que experimentarás en sólo una semana será espectacular. Tu cuerpo volverá a responder como antes.

 

  • Claridad mental: las toxinas que ingerimos diariamente a través de los alimentos inflaman nuestro intestino y sobrecargan todos nuestros órganos. Cuando comes “limpio” y saludable, tu cuerpo empieza a nutrirse y a funcionar a un alto rendimiento. El cerebro es uno de los órganos que más agradece una buena alimentación, y el intestino (nuestro segundo cerebro) también. Esto se traduce en una claridad y agilidad mental que te ayudará a tomar mejores decisiones en tu vida y a fijarte y alcanzar tus objetivos.

 

  • Aumento espectacular de tu energía: las verduras y las frutas (ecológicas) están llenas de nutrientes y enzimas que te aportan energía y fuerza vital, especialmente si las comes crudas. Puedes incorporarlas en forma de licuados, batidos, ensaladas o sopas frías. Las hojas verdes son las verduras más ricas en nutrientes. Tomarlas a diario es el primer cambio que aconsejo a las personas que se han planteado mejorar su alimentación. Son cruciales. Y la energía que aportan es increíble. Ya no volverás a sentirte agotada a media tarde y tendrás fuerza para disfrutar de tu vida minuto a  minuto.

 

  • Rejuvenecimiento general: ¿a quién no le gusta sentirse y parecer más joven? El secreto de la eterna juventud es comer moderadamente, dejar que el cuerpo descanse practicando el ayuno intermitente y comer (o beber en forma de licuados) alimentos que te aporten nutrientes para que tu cuerpo se regenere continuamente. Podrás ver como se alisa tu piel y se suavizan las arrugas, como te brillarán más los ojos y como tu pelos crece más vigoroso. Asegurado.

 

  • Re-conexión con tu cuerpo: la relación con tu cuerpo mejora rápidamente cuando lo nutres adecuadamente. Cuando disminuye la toxicidad de los alimentos que comes vuelves a notar las señales que tu cuerpo te envía. Te sientes más conectada. Vuelves a aprovechar la sabiduría natural de la máquina más perfecta que existe. Renace el amor por tu cuerpo. Vale la pena.

 

  • Regulación del peso y sensación de ligereza: adiós a las digestiones pesadas, adiós a la hinchazón, adiós a las reacciones alérgicas, adiós a subir y bajar de peso cada verano y cada Navidad. Adiós a la pesadez, a los empachos. La alimentación saludable supone una liberación y un volver a estar en paz con la comida. Esto sin duda es una mejora sustancial.

 

  • Prevención de enfermedades y longevidad: la alimentación tiene un impacto directo en tu salud. Los alimentos frescos, las verduras, las frutas, las semillas, los frutos secos y las legumbres, contienen sustancias que previenen todo tipo de enfermedades y promueven la longevidad. La alimentación saludable es la forma más rápida en la que TÚ mismo puedes mejorar tu salud.

 

  • Mejor estado de ánimo, adiós a la depresión: lo que comes tiene un impacto directo en tu cerebro, también en las zonas que regulan tu estado de ánimo. Hay alimentos que contienen triptofano, como el plátano y los anacardos, que disminuyen el riesgo de caer en depresión. El comer alimentos que mantienen estable los niveles de azúcar y de insulina también promueven un mejor estado de ánimo. El verte mejor y más lleno de fuerza y energía es el mejor antidepresivo que existe.

 

  • Menos estrés: cuando tu cuerpo está bien nutrido se relaja de forma natural. Tu organismo ya no tiene que estar luchando continuamente para encontrar algún nutriente en los alimentos vacíos de nutrientes que habitualmente comes. Con alimentos de verdad, frescos y naturales ya puede hacer su trabajo de nutrición y regeneración celular. De repente te sientes más tranquilo y con una sensación de bienestar constante.

 

  • Menos antojos: es otra de las consecuencias de estar bien nutrido, no tienes antojos, tu cuerpo no te pide más, está satisfecho y tranquilo.

 

¿Crees que vale la pena intentarlo? Yo te lo aconsejo con todas mis células :-).

 

La alimentación es uno de los pilares de una vida más plena y está en tus manos empezar a construirlo.

 

Con Amor,

Eva

 

Es alucinante cómo te conectas con tu cuerpo cuando empiezas a comer de forma limpia y saludable. De repente descubres la sabiduría innata de tu cuerpo que empieza a enviarte señales muy evidentes cuando algo que entra en él no es beneficioso.

 

La semana pasada estuve de vacaciones en un sitio donde era difícil comer como yo como habitualmente (sigo una alimentación basada en verduras, frutas, legumbres, frutos secos, semillas y cereales integrales), así que tomé la decisión de comer moderadamente lo que había, de no sentirme culpable y de agradecer todo los alimentos que estaban a mi alcance. Mi conciencia estaba en PAZ, pero… después de 4 días mi cuerpo empezó a enviarme señales y a los 7 días los efectos eran visibles… 

 

Estas son las 7 señales que tu cuerpo te envía cuando no te estás alimentando bien

1.VIENTRE HINCHADO Y SENSACIÓN DE INFLAMACIÓN: especialmente si abusas de alimentos con gluten como el pan, la pasta, las pizzas, los rebozados, la bollería, el azúcar refinado y los dulces.

2. SOMNOLENCIA Y FALTA DE ENERGÍA: si dejas de comer verduras frescas y frutas tu energía baja en picado. También si abusas de los excitantes, refrescos azucarados carbohidratos refinados y del alcohol.

3.MAL HUMOR, ESTRÉSNEBLINA MENTAL: el cuerpo se esfuerza por encontrar nutrientes en lo que comes pero no los encuentra y se estresa automáticamente, tu rendimiento baja y tu humor empeora.

4.PIEL MATE: al aumentar las toxinas y la inflamación y disminuir el aporte vitamínico el aspecto de la piel empeora notablemente.

5.CARA HINCHADA y ABOTARGAMIENTO: el alcohol y los hidratos de carbono refinados hacen que empieces a retener líquidos y a sentirte hinchada y abotargada, la cara es un indicador de esta hinchazón.

6.ACNÉ: tu sistema endocrino, tus hormonas empiezan a desequilibrarse y aparecen síntomas como el acné, el síndrome premestrual, el cansancio crónico…

7.ANSIEDAD POR COMER HIDRATOS Y DULCES: al comer alimentos que disparan tu insulina, como las harinas y los azúcares refinados mezclados con grasas, entras en un bucle peligroso de subidas y bajadas de energía,  tu cerebro te pida más alimentos ricos en grasas y azúcares y tienes hambre más pronto después de haber comido, aparecen los antojos y el comer con ansiedad.

 

¿Te has sentido así alguna vez? ¿identificas estos síntomas en tu día a día? Cuéntamelo en los comentarios, seguro que puedo ayudarte.

 

Y no olvides que todos estos síntomas son muy fáciles de contrarrestar con una alimentación saludable. Te aseguro que en menos de dos semanas notarás un cambio alucinante que te sorprenderá.

 

Si quieres probar los beneficios de mi método de alimentación FIN (flexible, inteligente y nutritiva) yo te acompañaré y guiaré encantada.

Con amor,

Eva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies