Recetas

¿Has probado alguna vez el tiramisú raw?

Te confieso que yo nunca he sido bebedora de café. Y no lo tomo nunca. De hecho cuando me bebía un café (principalmente cuando estudiaba), me ponía muy nerviosa durante horas, no me gustaba nada la sensación que me producía en el estómago.

Pero si el café está puesto en el tiramisú… ¡madre mía! Me encanta. Entonces ya no tiene efecto sobre mis receptores estimulantes. Debe ser una forma de protegerme para poder degustar este maravilloso postre, que es uno de mis favoritos.

La receta original del tiramisú viene de Italia, se considera uno de los postres más famosos del mundo, y se dice que el significado de su nombre es levantar el ánimo (“tira mi sú” puede traducirse como “llévame hacia arriba”).

Sea como sea, lo que estoy segura es que esta receta te va a enamorar. Por cierto, esta es una de las recetas que haremos juntas en los Talleres prácticos de cocina y nutrición en Valencia este mes.

En estos talleres, además de recetas tan especiales como esta, aprenderás a preparar otras mucho más sencillas para el día a día de tu menú y del de tu familia.

Pero también hablaremos sobre nutrición, aprenderás a escuchar a tu cuerpo y entender lo que te quiere decir con las señales que te manda.

 

Juega con sabores y colores y disfruta cocinando en estos talleres de cocina y nutrición.

 

La gran diferencia de esta receta de tiramisú y la tradicional son sus ingredientes. Te voy a mostrar como es posible conseguir que se te haga la boca agua con ingredientes totalmente saludables, naturales y reales.

¿Comenzamos?

Tiramisú raw – Mi receta dulce saludable preferida

Para esta receta necesitarás 8 copas de helado, tazas o como prefieras servirlo.

Ingredientes

Para la capa del café:

  • 140 g de nueces de macadamia
  • 180 g de avellanas o pulpa sobrante de preparar leche de avellanas
  • 50 g de copos de avena suaves
  • 25 g de cacao en polvo puro
  • 300 g de dátiles sin hueso puestos a remojo 4 horas
  • 240 ml de café
  • Una pizca de sal del Himalaya
  • Pon los 4 primeros ingredientes en el procesador de comida (termomix o similar) y muelelos bien. Añade los dátiles, el café y la sal y bate hasta que te quede una masa. Reserva en un cuenco.

 

Para la capa de vainilla:

  • 90 g de manteca de cacao rallada
  • 130 g de anacardos puestos a remojo 4 horas
  • 150 g de piñones
  • La crema de un bote de leche de coco
  • 120 ml de leche de avellana
  • 150 g de sirope de arce
  • 2 cucharadas de miso blanco dulce (o amasake)
  • Zumo de medio limón
  • Semillas de una rama de vainilla
  • 1/2 cucharadita de café de sal del Himalaya

 

Preparación

  1. Derrite la manteca de cacao al baño maría.
  2. Mezcla la manteca y el resto de ingredientes con una batidora potente hasta que obtengas una crema.
  3. Pon una cucharada de la mezcla del café en cada copa. Reserva lo que sobre para otra capa.
  4. Pon una capa de la crema de vainilla en cada copa y reserva el resto.
  5. Deja reposar las copas una hora en el congelador.
  6. Con mucho cuidado añade la siguiente capa de mezcla del café, desmigando con las manos.
  7. Añade otra capa de vainilla y reserva en la nevera hasta que lo vayas a servir.

 

Y antes de servir, espolvorea con cacao en polvo.

 

Sólo de escribir la receta estoy salivando. Qué delicia.

 

Cuando prepares esta receta te darás cuenta como es un regalo para tu cuerpo, no solo por su sabor, si no porque no llevará esa carga de azúcar innecesaria que lleva el postre tradicional.

 

Como ves, hay opciones a tu alcance para mimarte sin renunciar a nada. Porque recuerda que no se trata de prohibiciones, se trata de elecciones.

 

Y tú, ¿eliges cuidarte?

 

Si es así, no te vayas sin contármelo justo aquí abajo, en los comentarios.

 

El próximo día 10 y 24 de mayo estaré junto a María Saiz en Valencia en los Talleres vivenciales y prácticos de cocina y nutrición. Apúntate y aprende a tomar mejores elecciones, preparando delicias como el tiramisú raw.

 

Haz clic aquí para ver la información y conseguir tu plaza.

¡Ay, el tofu! Que versátil y qué de opciones nos regala para disfrutar. Para algunas es un imprescindible en la cocina y para otras un completo desconocido.

Si eres del segundo grupo y no sabes cómo preparar el tofu para que quede rico, desliza hacia abajo y descubre cómo hacerlo.

Tofu, ¿qué es eso?

Seguro que más de una se lo ha preguntado. El tofu es un alimento de origen vegetal preparado a partir de semillas de soja, en un proceso que se parece bastante al de la elaboración del queso.

De hecho y como curiosidad, tofu significa en chino cuajado.

Lo mejor es que existen muchísimas variedades con distintas texturas y firmezas, lo que lo hace un alimento perfecto para nuestras recetas. Por ejemplo, puedes encontrar tofu suave, firme y extrafirme, dependiendo de lo que te guste o la receta que vayas a preparar.

El tofu contiene proteína y también es una buena fuente de calcio, hierro y otros minerales como manganeso, selenio y fósforo.

Incluyendo tofu en tu menú también estarás aportándole a tu cuerpo magnesio, cobre, zinc y vitamina B1.

Consumir tofu también aporta otros beneficios para nuestra salud:

  • Reduce el riesgo de algunos tipos de cáncer, como el de mama (estudio).
  • Previene enfermedades cardiovasculares ya que su contenido de isoflavonas influyen ayuda a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Promueve la salud de los huesos, al ser rico en calcio y proteína.

El tofu es el perfecto sustituto de la proteína animal. Además, como su sabor es neutro, combina a la perfección con todo tipo de alimentos, ya que toma el sabor de aquello con lo que se combina.

Y es en este punto donde comienzan la mayoría de los fallos a la hora de disfrutar del tofu: tratar de comerlo solo o sin cocinar.

Como eso tiene fácil solución, toma nota de dos recetas deliciosas con tofu.

Recetas con tofu: Tofubacon y Tofubarbacoa

Ya sé que esas palabras no existen, pero es que este tofu puede perfectamente sustituir al bacon en muchas recetas: en ensalada, como acompañamiento de un plato de pasta integral, en un montadito, en un sandwich, con verduras rehogadas… ¡Y además está delicioso!

 

Tofubacon

Ingredientes:

450 g de tofu firme natural o ahumado eco

Y para el marinado

1 cucharadita de cebolla en polvo

1 cucharada sopera de levadura nutricional

2 cucharadas soperas de salsa de soja (tamari)

1 y 1/2 cucharadas sopera de sirope de arce

1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

  1. Pon todos los ingredientes del marinado en un cuenco y remueve bien.
  2. Corta el tofu en láminas finas por el lado más largo
  3. Enciende el horno a 190 grados
  4. Pinta una fuente de horno con aceite de oliva
  5. Pasa todas las láminas, con cuidado, por el marinado, por las dos caras y ponlas en la fuente
  6. Reserva un poco de marinado
  7. Mete la fuente en el horno y hornea de 15 a 20 minutos.
  8. Cuando esté dorada la cara de arriba, dale la vuelta a las láminas de tofu y pintalas de nuevo con el marinado qeu te ha sobrado
  9. Deja dorar 5 minutos más.
  10. ¡Listo!

Sírvelo de la forma que más te apetezca. Te aseguro que no te va a sobrar ni un trocito 😉

Ñam, Ñam

 

Tofubarbacoa

Ingredientes:

450 g de tofu ahumado cortado a cubos medianos.

Orégano

Salsa tamari

Harina de maiz

Aceite de oliva virven

1 cucharada de tomate frito

1 cucharada de melaza de arroz o miel

Preparación

  1. Ponlo a marinar 2 horas con salsa tamari y una cucharada de orégano.
  2. Una vez marinado elimina el líquido que haya sobrado y añade una cucharada de harina de maíz.
  3. Enharina los cubitos.
  4. En una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen rehoga los cubitos hasta que estén dorados.
  5. Añade una cucharada sopera de tomate frito.
  6. Remueve bien.
  7. Añade una cucharadita de melaza de arroz o miel y deja que se caramelice el tofu.

Y ya está listo. Delicioso, ¿verdad?

Estas son solo dos de las opciones que tienes a la hora de disfrutar del tofu. Como siempre, te invito a probar y crear tus propias recetas.

Lo importante es que aprendas a divertirte comiendo desde el amor. Incoporar nuevas recetas le dan ese toque de aire fresco que tan bien nos viene de vez en cuando 🙂

Cuéntame en los comentarios si te gusta el tofu o si eres más de otros alimentos.

Estas fiestas quiero proponerte algo: preparar una receta saludable y presentar una opción deliciosa para que todos podáis disfrutar.

Y hoy quiero hacer hincapié precisamente en esto último: en disfrutar. Los eventos navideños alrededor de la mesa se tratan de eso: de deleite, de alegría, de gusto.

Dejar atrás la lucha contra lo que está bien y lo que está mal te ayudará a alejarte de la ansiedad y de la culpabilidad. Y te aseguro que es la única forma de disfrutar realmente de la comida.

Con esto no quiero decir que permanecer pasiva sea la mejor opción. Mantener una actitud proactiva te ayudará a actuar con coherencia, escuchando a tu cuerpo y dándole mucho amor, al igual que hacemos el resto del año.

¿Y cómo mantener una actitud proactiva? Pues por ejemplo, presentando recetas saludables que sean deliciosas festivas, con las que puedas disfrutar no solo tú sino todas esas personas a las que tanto quieres.

La receta que te traigo hoy la aprendí en un curso de comida para Navidad en el restaurante La Rogeta al que asistí hace unos días. Desde aquí le doy las gracias a Amparo y Sonia, dueñas de este fantástico restaurante vegano en el que puedes comer comida casera deliciosa y aprender a cocinarla si asistes a sus cursos.

La opción de asistir a cursos y talleres de cocina es divertida y muy enriquecedora. Además de los de La Rogeta, los de Natalia Restrepo o Patricia Restrepo también me han dado muchas herramientas, recetas y conocimiento para salir airosa en las cenas más festivas.

Pero volvamos a la receta. El Tajine de Seitán es una propuesta perfecta para la mesa en Navidad. Y es que además de estar deliciosa, es novedosa pero sin renunciar a los sabores propios de estas fiestas.

El Tajine (también conocido como Tajín y pronunciado Tayín) es tradicional de la zona norte de África. Se trata de un guiso preparado en un recipiente de barro a fuego lento. Originalmente tiene una tapa cónica con la que se retiene el vapor, conservando mejor así las propiedades de los alimentos.

Aunque con el tajine puedes preprarar infinitas recetas, hoy quiero compartir contigo una vegana preparada con seitán.

El seitán es una proteína vegetal hecha con gluten de trigo. Por su textura y su sabor se parece mucho a la carne animal, con la diferencia que apenas tiene grasa.

Como curiosidad te cuento que el origen de la palabra seitán viene de Japón, de ‘shokubutsusei tanpaku’ que traducido sería proteína vegetal. Y si te fijas, entre medias está el vocablo “seitán”.

En la receta de Tajine de Seitán también vamos a incluir ciruelas. Esta fruta es muy rica en vitaminas, en fibra y aporta minerales como potasio, calcio y magnesio.

Lo mejor es que incluyendo ciruelas en esta receta le daremos un toque dulce y exótico único, al igual que lo harán la mezcla de especias.

La cúrcuma, el cilantro, el comino y la canela hacen una combinación casi mágica. Como dirían en publicidad: es una explosión de sabores.

A todo esto vamos a incorporar otros ingredientes vegetales, un toque dulzón con el sirope de ágave y también limón confitado en melaza de arroz.

La melaza de arroz es un endulzante que se elabora a partir del arroz ecológico. Es una alternativa al azúcar tradicional, aunque te recomiendo usarlo solo en ocasiones especiales como esta.

Para preparar el limón confitado, simplemente córtalo en rodajas finas, úntalo en la melaza y mételo en el horno a 180ºC hasta que se dore. 

Ahora sí, te dejo los ingredientes y el paso a paso para sorprender a todos con esta maravillosa receta saludable estas navidades.

Tajine de Seitán: receta saludable navideña

Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • 400gr de seitán cortado en trozos medianos-grandes
  • 2,5 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 2 zanahorias
  • 2 patatas grandes
  • 1 boniato rojo grande
  • 8 ciruelas sin hueso
  • 1 cucharada de sirope de ágave
  • 1 limón confitado en melaza de arroz
  • 200 ml de caldo vegetal caliente
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

  1. Lo primero de todo, vamos a cortar las cebollas en trozos grandes y el seitán en trozos medianos-grandes también.
  2. Ponemos a rehogar en el mismo recipiente, si puede ser de barro o de tajine, a fuego alto junto con el aceite y las especias.
  3. Salpimentamos y añadimos las zanahorias cortadas a trozos medianos. Lo dejamos cocinar unos minutos más, removiendo con frecuencia.
  4. Bajamos a fuego suave-bajo.
  5. Pelamos las patatas y el boniato, y lo cortamos todo en trozos grandes.
  6. Los ponemos por encima, junto con las ciruelas, el sirope de ágave y el limón.
  7. Añadimos el caldo vegetal.
  8. Lo tapamos y  dejamos cocinar a fuego suave 30 minutos.

Estará listo cuando las verduras estén bien blanditas.

Si preparas esta receta en barro, reservará muy bien el calor. A mí me encanta la cara de sorpresa de mi familia cuando prueba esta receta. ¡Y más cuando les digo que es seitán y no carne lo que lleva!

Como ves, hay opciones saludables perfectas para estos días navideños. Recetas originales, deliciosas, que nutren nuestro cuerpo y también nuestro corazón.

Me encantará saber si vas a preparar alguna opción saludable para tu mesa navideña. Pero sobre todo, me encantará saber que disfrutas de cada bocado que te llevas a la boca.

Feliz Navidad.

 

¿Sabes lo que es tiger nut? Estoy casi segura de que la respuesta es afirmativa aunque aún no lo sepas. Tiger nut es el tubérculo conocido como chufa, y es la maravilla que hace posible la horchata. Como buena valenciana que soy te imaginarás que la horchata es una auténtica delicia para mí. Disfrutar de un vaso de esta bebida me remonta a mi infancia y siempre me llena de felicidad. La horchata es la leche vegetal más nutritiva y digestiva que hay. Sin gluten, sin soja, sin cereales (perfecta por si tienes enfermedades autoinmunes) y sin frutos secos. Hoy quiero compartirte la receta de cómo puedes prepararla y algunas ideas para que la incluyas en tu día a día. La chufa es un superalimento con unas propiedades nutricionales muy interesantes. Contiene fibra, arginina, fosfolípidos, minerales como el magnesio, zinc, hierro, potasio y calcio, omega 6, proteína vegetal y vitaminas C y E. horchata Esta composición nutricional hace nuestro cuerpo la reciba con los brazos abiertos. Incluir horchata de chufa es beneficiosa para:

  • Tu sistema inmunitario: su contenido en arginina fortalece la función inmune de tu organismo.
  • Tu salud cardiovascular: los fosfolípidos estabilizan las membranas celulares. También la arginina promueve la vasodilatación, lo que mejora la presión sanguínea y la circulación.

También combate la anemia, por su alto contenido en hierro, elimina el colesterol malo y es muy bien tolerada por las personas con diabetes (siempre qu esea sin azúcar). Su contenido en hidratos de carbono hace que sea una bebida energética, por lo que es ideal cuando hacemos nuestra rutina diaria de deporte y también para los más pequeños. Una curiosidad: ¿sabías que la chufa fue uno de los primeros cultivos y por ello de los primeros alimentos de la humanidad? Hay un estudio que demuestra como uno de nuestros antepasados, conocido como “Hombre Cascanueces”, sobrevivía alimentándose de chufa gracias a las múltiples propiedades nutricionales que contiene. Para incluir la chufa regularmente en tu alimentación mi recomendación es que hagas horchata. Sin embargo, también puedes incluirla a través de la harina de chufa en tus recetas (seguramente pronto te enseñe a hacer un dulce con ella) o también a través del aceite de chufa. Pero hoy vamos a centrarnos en esta leche vegetal que vas a adorar. Por cierto, ¿te has preguntado de dónde viene el nombre “horchata”? Cuenta la leyenda que una joven le dio de probar al Rey Jaime I una bebida blanca y dulce. El rey, al darle un sorbo, preguntó: ¿qué es esto? Y la joven respondió: “es leche de chufa”, a lo que él contestó: “¡Aixo no es llet, aixo es or, xata!“ (esto no es leche, es oro, chata). Y de ahí proviene el nombre de la leche que vamos a preparar hoy.

Receta de horchata: la leche vegetal más nutritiva y digestiva

horchata

Ingredientes

1 vaso de chufas. Puedes encontrarlas aquí.

Agua pura

Preparación

  • Deja 1 vaso de chufas en remojo durante 24 horas
  • Al día siguiente, elimina el agua sobrante e incluye 3 vasos más de agua
  • Bate a toda potencia durante 1 minuto
  • Cuando lo tengas cuela con un chufamix o una milk bag
  • ¡Y listo!

Una idea para disfrutar de la horchata

Esta leche vegetal es perfecta para disfrutarla sola, batida con hielo o con frutas. De hecho, esta semana preparé horchata con persimón y este fue el resultado: horchata Te puedo decir que de todas las recetas que comparto contigo en el blog esta es una de las más me gusta. Espero que a partir de ahora tú también empieces a adorar la chufa y con ello la horchata. ¿Qué ideas se te ocurren para incluir la horchata en tu alimentación? ¿Con qué la mezclarías? ¡Inspíranos!  

Después de todos los comentarios positivos que he recibido las que habéis probado el batido de calabaza de la semana pasada, esta semana vengo con otra gran receta: barritas de proteína de calabaza.

Si me sigues en mis redes sabrás que esta semana estoy en Estocolmo. He viajado para ver a mi pequeño, pero aún así no he querido dejar de preparar estas barritas y compartir la receta con todas vosotras 🙂

Estas barritas proteicas son perfectas para comerlas fuera de casa, ya sea de desayuno o después de hacer ejercicio. A mí me encantan por ese toque de dulzura que tienen, además del delicioso sabor que la calabaza nos regala. También tiene una buena proporción de proteínas y carbohidratos, por lo que es un complemento perfecto para mantener el equilibrio en tu alimentación.

Para la base de nuestras barritas vamos a utilizar avena. La avena es un cereal rico en fibra y también en antioxidantes. Además de ser súper práctica (me encanta la versatilidad que tiene) aporta una buena cantidad de magnesio, cobre, hierro, cinc y vitamina B1.

Pero sus beneficios van más allá. La avena es rica en betaglucano, un tipo de fibra soluble que se fermenta en el intestino y alimenta las bacterias buenas del intestino (¿has leído el post de la candidiasis?), ayudando así a mantener el equilibrio de la microbiota.

En esta receta, además de la avena y la calabaza, también incluiremos proteína vegetal. Te dejo a tu elección la que quieras utilizar, pero te recomiendo la de de arroz integral, de cáñamo, algarroba o de guisante verde.

Y por supuesto, nuestras barritas tendrán calabaza. Ya te hablé la semana pasada de todos los beneficios que tiene esta hortaliza. Creo que nunca me cansaría de incorporarla en mis recetas, especialmente en esta época del año. Y creo que no es casualidad.

Consumir alimentos de temporada es beneficioso para nuestro cuerpo. Por eso mismo es por lo que nos lo pide. Si te fijas, cada año las frutas y verduras nos acompañan a lo largo de un ciclo que va desde los meses más cálidos con frutas y verduras que nos refrescan e hidratan hasta la llegada del frío, invitando a la calma y a interiorizar con recetas más pausadas con vegetales como el boniato y la calabaza.

Tu cuerpo es sabio y si aprendes a escuchar lo que te pide sabrá cómo agradecértelo. ¿Y a qué cuerpo no le apetecen una de estas barritas de proteína de calabaza?

No te hago esperar más. Vamos a la cocina.

Barritas de proteína de calabaza

Ingredientes

1 taza de copos avena integral (puedes utilizar sin gluten si es necesario)
1 taza de calabaza asada
1 taza de proteína vegetal en polvo. Como te decía, puedes utilizar de vainilla,  de arroz integral, de cáñamo o de guisante verde. La que prefieres, tengas o la que encuentres 🙂
1 cucharadita de levadura en polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
½ cucharadita de sal
1 cucharada de pumpkin pie spice (recuerda, es una mezcla de canela, jengibre en polvo, nuez moscada y clavo molido)
1/4 taza de sirope de arce
½ taza de leche vegetal
1-2 cucharadas de chips de chocolate puro (opcional)

Preparación

  • Mientras vas preparando todo, precalienta el horno a 180ºC.
  • Lo primero que tienes que hacer es mezclar en un bol todos los ingredientes secos: la avena, la proteína en polvo, el polvo para hornear, el bicarbonato, la sal y las especias pumpkin pie spice.
  • Cuando lo tengas listo, en un recipiente separado, combina los ingredientes húmedos: la calabaza, el sirope y la leche vegetal.
  • Incorpora la mezcla de los ingredientes secos a la de los ingredientes húmedos y remueve hasta que estén bien combinados.
  • Extiende la masa uniformemente en un molde. Puedes usar una fuente de vidrio, un plato con papel de hornear o un molde de silicona. Lo dejo a tu elección.
  • Espolvorea unos cuantos trocitos de chocolate negro y hornea durante unos 20 minutos. Para asegurarte que está bien hecho, introduce un palillo y si sale limpio es el momento de sacarlo del horno.
  • Deja enfriar y haz los cortes con un cuchillo bien afilado. Puedes meter las barritas a la nevera para que se conserven mejor.

 

Como te decía, estas barritas de proteína son muy prácticas para dejarlas preparadas y utilizarlas el resto de la semana. Ya sea para llevarlas a tu trabajo por la mañana o como snack, para meterlas en el bolso y comértelas al salir del gimnasio o simplemente para disfrutarlas tranquilamente en casa.

A mí me encantan y estoy segura que a ti también lo harán. Como ves, una receta práctica, sencilla y perfecta para honrar al placer de la comida.

Precisamente de esto es de lo que tratarán los Talleres Presenciales en Valencia, de la importancia de cuidar tu salud y tu placer en la alimentación. Si quieres aprender recetas como esta para incorporar en tu día a día, que te permitan comer súper rico sin tener que renunciar a hacerlo saludable, estos son tus talleres.

Apunta bien en el calendario los días 9 y 16 de noviembre. Ya van quedando menos plazas pero aún puedes conseguir la tuya. ¿Cómo? Haciendo clic aquí abajo:

>> Quiero aprender a cocinar en los talleres presenciales Eva

 

Si estás en Valencia o alrededores, me encantará verte allí en persona y disfrutar de un ratito divertido juntas. Además, tienes la opción de venirte solo un día o los dos. En el enlace tienes toda la información.

¿Habías preparado alguna vez barritas caseras? ¿Qué te ha parecido esta versión?

Probar este batido de calabaza será todo un descubrimiento para este otoño. Ya no solo por todos los beneficios que tiene incorporarlo en tu alimentación, sino por su sabor tan, tan rico.

Me encanta este batido.

Es como si te envolvieras en el otoño, con sus sabores, sus colores y toda su abundancia. Lo mejor de todo es que la calabaza es un alimento extraordinario por todos los nutrientes que contiene.

Una de las cosas que más me apasiona es descubrir y probar recetas nuevas. Mezclo, experimento, pruebo y doy de probar. Ya sabes que uno de mis mantras es “cocinar es otra forma de decir te amo”. Y para amar bien, hay que buscar formas de reinventarse continuamente 🙂

Gracias a ese afán mío por probar cosas nuevas descubrí esta delicia de batido que te traigo hoy. Pero esta pasión no es solo mía. Mi socia, amiga y compañera María Saiz comparte también este amor por las recetas y por ello pronto te anunciaremos todos los detalles de los talleres de cocina presenciales que haremos en Valencia.

Estos talleres son tremendamente enriquecedores, creativos y curativos. Al salir te llevas nuevas recetas y con ellas nuevas formas de decirte “te amo”.

Pero volvamos al batido de calabaza.

La calabaza es una hortaliza que destaca por ser rica en betacaroteno (buenísimo para la vista) o vitamina A, C, E y vitaminas del grupo B (entre ellas, ácido fólico). Entre sus minerales, destacan el potasio, el fósforo, el hierro y el zinc.

Sus beneficios se reflejan en la piel, en los huesos y los dientes, además de en el sistema nervioso y en el aparato digestivo.

Es interesante saber que la calabaza es buena para los desequilibrios del azúcar como la diabetes ya que mejora los niveles de insulina en la sangre (estudio).

Para completar las propiedades de la calabaza vamos a utilizar una mezcla de especias llamada en inglés pumpkin pie spice, que no es más que una mezcla de canela, jengibre en polvo, nuez moscada y clavo molido.

¿Sabías que la canela tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antioxidantes? Si a esto le sumamos el poder del jengibre para desinflamar y fortalecer el sistema inmunológico y digestivo, te puedes ir haciendo una idea de lo potente que será este batido de calabaza.

En la mezcla de especias pumpkin pie spice también incluimos nuez moscada y clavo molido, agregando a nuestro batido propiedades anticoagulantes, antisépticas y analgésicas.

Creo que con esto te puedes hacer ya una idea de lo potente que puede ser incluir todo esto en tu alimentación, ¿verdad?

Pues vamos a ponernos manos a la obra para preparar este rico batido de calabaza.  

Batido de calabaza otoñal

Ingredientes:

1 taza de leche vegetal (de almendras, arroz, avena) o agua
1 buen trozo de calabaza asada
1 plátano (puedes utilizarlo congelado)
2 zanahorias peladas
1 cucharadita de pumpkin pie spice
2-3 dátiles (opcional)
1/2 cucharadita de té matcha (opcional)

Preparación:

Es necesario tener asada la calabaza y también congelar el plátano si lo vas a usar así.

A mí me gusta asar calabaza y reservarla para después utilizarla para hacer cremitas y batidos como este. Ya sabes que el secreto más importante para cuidar de tu alimentación es la planificación.

Para preparar el batido, simplemente mete todos los ingredientes en el vaso de tu batidora y mezcla hasta que quede una textura cremosa. Puedes probar a sustituir el plátano congelado por unos cubitos de hielo o incluir en el batido de calabaza complementos como un poquito de linaza recién molida por encima.

Esto se trata de experimentar, darle rienda suelta a tu creatividad y descubrir esa fórmula que te enamore y que te siente genial.

El otoño es el momento ideal para interiorizar, conectar y aprender todas estas fórmulas. Como te decía al principio del artículo. pronto anunciaremos todos los detalles de los talleres presenciales en Valencia, pero te adelanto que serán los viernes 9 y 16 de noviembre a las 18:30 de la tarde, para que te lo reserves en tu agenda.

Ya sabes que las plazas vuelan literalmente, por lo que no te despistes y estate atenta 🙂

Si no quieres quedarte fuera, suscríbete a mi newsletter y sígueme en Instagram para estar al día de las últimas novedades.

Me encantará que me cuentes qué te ha parecido esta receta y que te animes a compartir conmigo si has creado tu propia versión.

Con amor.

¡Qué rápido, práctico y saludable es comer ensaladas! Y si además preparas la de la receta que te traigo hoy, súper delicioso.

Las ensaladas son una parte muy importante en mis programas y también en el modelo de alimentación que yo recomiendo a mis clientas. Lo mejor no es que se hacen en unos minutos, es que dan unos resultados, como parte de un plan equilibrado, espectaculares.

Un ejemplo de estos resultados es el de una de mis clientas que después de 10 semanas trabajando conmigo y 14 kilos perdidos, pudo correr jugando con su hijo por primera vez desde hacía muchísimo tiempo. El sobrepeso y su falta de vitalidad se lo impedían hasta ese día en el que, cuando se sentó riéndose junto a su hijo de 7 años, éste le dijo: “Mamá no dejes de ver a esa chica con la que hablas por el ordenador”.

Esto es solo una muestra de lo que comer de manera saludable puede hacer por nuestra vida. Además de recuperar agilidad, perder kilos de más y jugar a favor de nuestra salud, recuperamos lo más importante: el amor hacia nosotras mismas para poder compartir con los nuestros. Por eso mismo, no importa donde vivas ni cuales sean tus circunstancias: sólo necesitas un acceso a internet para seguir mi programa de coaching nutricional individual con el que conseguir recuperar todo eso que ya das por perdido.

Volviendo al tema de las ensaladas, la que te traigo hoy es una que forma parte del reto de ensaladas que hice con las chicas de la Comunidad Mágica Come Sano y quiérete. La he elegido porque, además de ser de las que más éxito tuvo, el poder de sus ingredientes es muy potente:

Los arándanos son una fruta rica en antioxidantes y fibra. En Begreenchica ya he compartido contigo alguna vez alguna receta en la que los incluimos, como en este batido pro-equilibrio hormonal. En este caso, vamos a utilizarlos enteros en nuestra ensalada de hoy.

En ella también vamos a utilizar como base los cogollos de Tudela, verdura de hoja verde que nos aporta vitaminas, minerales y fibra. Su sabor es un poco más intenso que el de la lechuga común, y eso los hace más especiales aún. En la ensalada incorporaremos una buena fuente de potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro, zinc y selenio gracias a los guisantes.

Esta legumbre también aporta suficiente proteína vegetal y fibra. Además, no aportan nada de grasa y están muy ricos. Lo que más me gusta de los guisantes es su versatilidad. Hoy los vamos a utilizar como un ingrediente para nuestra ensalada, pero mañana puedes utilizarlos como guarnición, como base de un hummus delicioso o como complemento de cualquier otra receta.

Estos son solo 3 de los maravillosos ingredientes que lleva nuestra ensalada de hoy. Prepara tu cuerpo para nutrirse y verás como te lo agradece desde dentro hacia fuera.

Ensalada de arándanos y aguacate

Ensalada de arándanos y aguacate

Ingredientes

2 cogollos de Tudela

½ aguacate

1 bote de guisantes hervidos enjuagado y escurrido

4 tomates secos conservados en aceite

½ vaso de arándanos frescos

1 cucharada de pipas de calabaza

6 aceitunas (opcional)

Zumo de un limón

1 cucharadita de sirope de arce.

Sal del Himalaya

¿Cómo la preparamos?

Lo primero de todo, trocea y lava los cogollos. Reserva en un cuenco.

Pasa a lavar y escurrir los guisantes y añade junto a los cogollos.

Con esto hecho trocea el aguacate y los tomates secos y añade al bol de tu ensalada.

Ahora queda lo más divertido: pon a trabajar tu creatividad y decora con aceitunas (opcional) y pipas de calabaza.

Para terminar, mezcla el zumo de limón, la sal y el sirope de arce en un cuenco. Aliña la ensalada con la vinagreta y ¡a disfrutar!

 

Lo mejor de las ensaladas, como te decía al principio de esta receta, es lo prácticas que son. Ideales para cualquier ocasión y circunstancia, ya sea para llevar a la oficina o para disfrutarla tranquila en casa.

Las ensaladas son alimentación que nos da vida pura. Alimentos crudos directamente a nuestro cuerpo para poder beneficiarnos de todos los nutrientes en su estado natural. Comer ensaladas no solo te ayudará a perder o mantener tu peso, sino que te volverá envuelto en una ola de vitalidad imposible de describir.

Te hablo desde la experiencia 🙂

Como siempre, me encantará que prepares esta ensalada y compartas conmigo tu foto para ver lo preciosa que queda justo aquí abajo, en los comentarios.

Con amor.

La comida cruda es muy poderosa. Podría pasarme horas y horas contándote los beneficios que tiene incorporar recetas crudas a tu día a día como esta crema fría raw Thai, especialmente ahora en verano.

En estos meses de calor necesitamos recargarnos de nutrientes para protegernos durante el otoño y el invierno. Cuando priorizamos en nuestra alimentación las recetas crudas, estamos centrándola en los nutrientes. Cuando cocinamos, estamos perdiendo el 50% del agua, minerales y vitaminas (B1, B2, B6, folato, Vitamina C, E, selenio y zinc).

Al cocinar los alimentos también estaremos perdiendo la mayoría de las enzimas, el gran elemento diferenciador de la comida cruda. ¿Sabías que hay 3.000 enzimas conocidos y 50.000 por descubrir? La naturaleza es fascinante. Lo que sí conocemos es que hay 3 tipos de enzimas: metabólicos, digestivos y los presentes en alimentos crudos.

Necesitamos nutrirnos con una base de alimentación viva. Los seres humanos somos los únicos animales que cocinamos nuestros alimentos. Esto favorece el envejecimiento natural, la leucocitosis digestiva y toxinas como las acrilamidas, que aumentan el riesgo de obesidad y la acumulación del material tóxico en nuestro organismo.

No hace falta que hagas el 100% de tu alimentación cruda para poder notar los beneficios de la comida raw. En realidad, con un 75% de alimentos crudos tu cuerpo se transformará por completo: tu salud, tu vitalidad y tu belleza florecerán.

Además, comer alimentos de temporada siempre es una muy buena idea. En verano, por ejemplo, no hay nada como los licuados de frutas y verduras, ensaladas y cremas como la que te traigo hoy. La leche de coco, por ejemplo, es altamente nutritiva y rica en fibra, vitaminas y minerales como el hierro, selenio, sodio, calcio, magnesio y fósforo.

También vamos a incorporar a nuestra crema almendras, que también nos estará aportando hierro, fósforo, vitamina E, potasio y grasas saludables, entre otras muchas aportaciones nutricionales.

Ya sabes que las grasas saludables son muy importantes en tu dieta. Hay muchísimas fuentes de grasas de buena calidad, además de los frutos secos, los aguacates y las semillas. Incorporando alimentos de cualquiera de estas 3 categorías estarás asegurándote las grasas saludables que tu cuerpo necesita.

Pero volvamos a la receta que te traigo hoy. La crema fría raw Thai te va a sorprender de lo deliciosamente potente, exótica y fácil de preparar que es.

¿Estás lista para descubrirla? Vamos a ello 🙂

Ingredientes crema fría raw Thai

1 taza de leche de coco (de bote)

1/2 taza de leche de almendra

1/6 de cebolla roja

1 tallo de apio de 10 cm

1/2 cebolleta fresca pequeña

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharada de aceite de oliva

1 diente de ajo

½ manzana

½ cucharadita de curry en polvo

½ cucharadita de cominos molidos

1 cucharadita de raíz de jengibre rallada

1 cucharada de albahaca fresca

1 cucharada de cilantro fresco

1 cucharada de salsa tamari

1 cucharadita de coco rallado (opcional)

Sal del Himalaya

Cilantro y albahaca frescas picadas y un poco de pimentón dulce para decorar

 

Para prepararla

Simplemente tienes que poner todos los ingredientes, menos las hierbas para la decoración, en una batidora y batir a máxima potencia hasta que esté cremoso. Probar de sal y de especias. Corregir y volver a batir.

Cuando lo tengas, sirve y decora con cilantro y albahaca frescas bien picadita.

¿Sabes lo que me comentaron alguna de mis clientas al probarla? Que en un restaurante lujoso pagarían bastante por un plato así. Además de su sabor exótico y su agradable textura, me encanta lo bien que le sienta a mi cuerpo.

Ya sabes que nuestro cuerpo es sabio y sabe perfectamente lo que necesita. Cuando aprendes a escuchar lo que te pide, sabrás distinguir que esta crema es una de sus favoritas.

Me encantaría que prepararas esta receta y me contaras en los comentarios qué te ha parecido. Incorporando alimentos crudos en tu dieta como esta crema raw, estarás favoreciendo la nutrición celular y desintoxicación natural de tu organismo.

Pruébala y me cuentas.

Con amor.

 

¿Te apetece un tentempié fresquito, saludable y con un sabor irresistible? Si es así, la receta que te traigo hoy te va a encantar: batido frío de tarta de frambuesa.

Con este calor apetece más que nunca preparar recetas refrescantes y si además están llenas de nutrientes, mejor que mejor. El batido frío que quiero compartir hoy contigo es una de mis recetas estrella de verano y además es perfecta para disfrutar con toda la familia.

Este batido nos va a permitir rehidratarnos,  cargar nuestras reservas de minerales y vitaminas y además la combinación de sus sabores será espectacular. ¡Te lo prometo!

Antes de darte la receta, quiero hablarte acerca de los beneficios de sus principales ingredientes. La base del batido la vamos a elaborar con plátanos y anacardos.

Los plátanos son ricos en vitaminas, hierro, magnesio, calcio y es una fuente vegetal de hidratos de carbono. Son densos en nutrientes y bajos en calorías. Además de todo esto, son ricos en triptófano, un aminoácido que nuestro cuerpo transforma en serotonina, el neurotransmisor que nos conecta con el bienestar.

Cada vez que comemos plátanos le estamos dando a nuestro cuerpo una inyección natural de energía y de optimismo, favoreciendo así nuestro estado de ánimo.

También es interesante que sepas que el plátano tiene un gran contenido en fibra, lo que nos ayudará a aumentar la sensación de saciedad. Esto es positivo a la hora de regular el hambre y la ansiedad, por lo que es perfecto para controlar nuestro peso.

Por otra parte, los anacardos son una fuente de grasas saludables, así como de proteína vegetal, magnesio, ácido fólico, potasio y fósforo. En realidad, todos los frutos secos (siempre y cuando los consumas crudos) son excelentes opciones para un estilo de vida saludable. Sin embargo, los anacardos tienen algo que juega a su favor: un sabor suave con una textura crujiente y cremosa que los convierte en un ingrediente perfecto para nuestros batidos, ya que no eclipsan el sabor de otros ingredientes.

Otro de los ingredientes del que te quiero hablar es las frambuesas.

La frambuesa es una fruta maravillosa, no solo por su sabor sino por todas las propiedades nutritivas que contiene. Media taza de frambuesas nos aportará más de la mitad de vitamina C que necesitamos al día.

Los antioxidantes que contienen las frambuesas son capaces de neutralizar los radicales libres y sus efectos negativos. Además, incorporando esta fruta estarás ayudando a tu cuerpo en sus labores de desintoxicación, haciendo que su trabajo sea mucho más sencillo.  

Te aviso que con este batido frío de tarta de frambuesa vamos a combinar texturas y sabores complementarios que pueden hacer que se convierta en tu propia receta estrella del verano :). Sí, es adictiva!!!! Y qué mejor que encontrar delicias adictivas que también sean saludables

Batido frío de tarta de frambuesa

 

 

 

Los ingredientes que vas a necesitar para preparar el batido son:

 

Para la base:

1 vaso de leche de almendras

1 taza de anacardos crudos

2 cucharaditas de lecitina de soja (no modificada genéticamente)

1 cápsula de probiótico (opcional)

¼ taza de sirope de arce

½ cucharaditas de vainilla en polvo

1 cucharadita de zumo de limón

2 plátanos maduros grandes congelados (se pelan y trocean antes de congelarlos)

½ taza de cubitos de hielo

Para la salsa de frambuesa:

½ taza de frambuesas congeladas

2 cucharadas de sirope de arce

½ cucharadita de ralladura de limón

1 cucharadita de vainilla

Preparación:

  1. Coloca la leche de almendras, los anacardos, la lecitina, el polvo probiótico de la cápsula, el sirope de arce, la vainilla y el zumo de limón en la batidora.
  2. Bate hasta que esté bien mezclado, unos 45 segundos más o menos.
  3. Añade los plátanos y el hielo. Bate durante unos 30 segundos más hasta que esté cremoso.
  4. Vierte en tazas o vasos bonitos para servir.
  5. Enjuaga la licuadora.
  6. Añade las frambuesas, el sirope de arce, la ralladura de limón y la vainilla en la licuadora y mezcla durante unos 30 segundos hasta que esté cremoso.
  7. Añade una cuchara de la mezcla de frambuesa en cada batido.
  8. Remueve ligeramente.
  9. Sirve y disfruta de esta delicia.

 

Este batido es perfecto para tomártelo como tentempié entre tus comidas principales o, si lo prefieres, puedes hacerlo como un desayuno lleno de vida. Te recomiendo que tengas los plátanos y las frambuesas congelados, como mínimo desde el día anterior.

Esta es una de las recetas que puedes encontrar en los menús Viva el Verano al que todavía estás a tiempo de acceder. Si quieres vivir este verano de forma saludable con una alimentación basada en los alimentos del mundo vegetal, ecológicos, frescos, naturales y completos, los menús Viva el Verano son para ti. En este enlace tienes toda la información.

Prepara este delicioso batido frío de tarta de frambuesa y comparte con nosotras qué te ha parecido. Estoy segura que te va a encantar.

Si te estás preguntando cómo comer más saludable en el trabajo para poder cuidarte a la vez que disfrutas de un menú fresquito y delicioso, lo que hoy te quiero contar es justo para ti.

Llevo unas semanas dándote una serie de tips para cuidarte en verano, tanto en las comidas familiares, en tus viajes o cuando sales a comer de restaurante.

Sin embargo, la mayoría de nosotras también trabajamos en verano. Y en muchas ocasiones, nos toca quedarnos a comer allí.

Tanto si te lo puedes llevar preparado desde casa como si sales al mediodía a comer cerca de tu trabajo, puede que esto te dificulte un poco hacerte una planificación. Para que esto no ocurra, hoy quiero darte unos consejos para comer más saludable en el trabajo.

Comer en el trabajo

Comer en el trabajo puede resultar monótono e incluso aburrido, exponiéndonos así a un factor muy peligroso: si te aburres, es mucho más sencillo que te salgas de la planificación y termines comiendo comida basura.

Esto es así porque tu cerebro no solo detecta si lo que comemos es nutritivo o no: también sabe dónde y cuándo come. Si, por ejemplo, tu hora de la comida muchas veces es en tu mismo escritorio y lo haces rápido para no perder demasiado tiempo, tarde o temprano las alarmas empezarán a sonar.

Estas alarmas no son más que fatiga, menos productividad, aumento de peso y un gran desgaste emocional y psicológico.

No importa si lo que estás comiendo es súper nutritivo: si no cuidas los demás detalles, tu cuerpo y tu mente se resentirán.

Por esto mismo, es importante que prestes atención al entorno en el que haces tu descanso para comer. Debe estar en un ambiente diferente al que pasas el resto de tu jornada, en el que puedas mantener una postura correcta e, importantísimo, que respetes tu tiempo para comer.

Es completamente normal que tu mente no desconecte del trabajo durante la hora de la comida y que por ello estés deseando “avanzar” para quitarte cosas de encima. Pero ahí debes estar tú, como responsable de tu bienestar, para decirle a tu mente que es vuestra hora de descanso para comer y que hasta que no cumplas el tiempo no volveréis al trabajo.

Con la práctica conseguirás dejar de lado las prisas y dedicarte el tiempo necesario para que tu cuerpo disfrute de los alimentos, los asimile y puedas cargar pilas.

Si puedes, intenta ir a un parque cercano a disfrutar de tu comida al aire libre. Esto refrescará tu mente y te ayudará a mantener aún más el foco cuando vuelvas a tus tareas. Además, podrás aprovechar para darte un buen paseo después de comer.

Si salir te resulta imposible, por lo menos desconecta del todo del ordenador durante tu hora de comida. Puedes también subir y bajar escaleras para activar tus músculos.

Sea como sea, recuerda que la clave está en respetar tu tiempo, desconectar de tu puesto de trabajo e intentar aprovechar este momento también para moverte.

Tips para comer más saludable en el trabajo

Todos estos factores te ayudarán a que tu hora de comer sea mucho más saludable tanto física como emocionalmente. Aún así, la calidad de los alimentos que te acompañan es fundamental.

Aquí están mis recomendaciones para comer más saludable en el trabajo:

Fija una hora para comer y respétala

Encuentra una hora adecuada para parar a comer y no te la saltes. Además de que tu cuerpo adaptará mejor sus ciclos, te ayudará mentalmente a crear el hábito de convertir tu hora de la comida en un ritual.

Utiliza recipientes de cristal

Para transportar tus alimentos, utiliza siempre recipientes de cristal y nunca calientes la comida en tuppers de plástico: tu comida se impregnará de las sustancias tóxicas del plástico.

Además, los recipientes de cristal te durarán mucho más 🙂 Hazte con unos cuantos de tamaños diferentes y no te olvides que esto también aplica a las botellas de agua.

No llenes tus cajones con snacks ni golosinas

Si solo necesitas extender un brazo para comerte una golosina, tu cerebro recurrirá a ello cuando esté estresado, aburrido o empieces a tener algo de hambre.

Pónselo mucho más fácil y sustituye esos snacks de tu cajón por fruta y frutos secos. De esta manera, será mucho más sencillo cuidarte sin tener que hacer uso de la “fuerza de voluntad”.

Planifica la comida de la semana

Si la noche antes de ir al trabajo, abres la nevera para improvisar la comida del día siguiente, pueden ocurrir muchas cosas: que estés muy cansada para pensar en lo que vas a comer y recurras a una opción poco saludable. También puede ocurrir que te quedes sin fruta, por ejemplo, o que termines por no llevarte nada e improvisar al día siguiente comiendo fuera…

Está en tu mano cambiar eso: busca un momento el domingo para planificar tus comidas y aprovecha para picar las verduras, lavar tu fruta y adelantarte trabajo. Ya sabes que durante el resto de la semana estás en mil cosas más por lo que póntelo fácil.

Receta para llevar a la oficina: ensalada Raw Thai en frasco

Esta deliciosa ensalada es perfecta para llevar al trabajo: es rápida de preparar, está muy rica y es fácil de transportar.

Para ello, simplemente necesitas un tarro de cristal y los siguientes ingredientes:

  • 2 calabacines espiralizados
  • 2 tazas de soja germinada
  • 2 cucharadas de almendras picadas
  • 1 pimiento rojo troceado
  • 2 cebolletas tiernas troceadas
  • 1 puñado de cilantro picado
  • Zumo de 1 lima
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal del Himalaya

 

Para prepararlo, la noche antes pon en el tarro:

  1. En la base del todo, el aliño: el zumo, el aceite y la sal.
  2. La siguiente capa con las cebolletas, el pimiento y la soja.
  3. Ahora pon las espirales de calabacín.
  4. Antes de cerrar bien bien, incluye las almendras picadas.

 

Guárdalo fresquito hasta que lo vayas a comer y cuando sea la hora, agita bien todo para que se mezcle. Lo ideal sería que utilizaras otro recipiente, como puede ser una ensaladera, pero si no quieres cargar con ella puedes utilizar directamente el tarro para disfrutar de tu ensalada.

Ya sabes que las recetas raw me apasionan: son versátiles, se pueden llevar a cualquier lugar, están deliciosas y además son nutrientes en su estado más puro.

Además, ahora en verano apetecen más que nunca. Por eso mismo, en las recetas Viva el Verano comparto con vosotras muchas más recetas raw. También incluye una planificación con muchas otras con un cocinado sencillo, sin descuidar nunca su sabor y sus nutrientes.

Aún estás a tiempo de acceder a los menús semanales completos Viva el Verano, con más 120 recetas veraniegas organizadas en menús saludables semana a semana: recetas, listas de la compra, menús y un montón de consejos.

Haz clic si quieres ver toda la información:

 

MENÚS SEMANALES COMPLETOS

“VIVA EL VERANO”

 

Como siempre, me encantaría que compartieras conmigo tu versión de la ensalada Raw Thai en tarro. ¿Cuáles son tus trucos para cuidarte cuando comes en el trabajo?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies