Recetas

Si te estás preguntando cómo comer más saludable en el trabajo para poder cuidarte a la vez que disfrutas de un menú fresquito y delicioso, lo que hoy te quiero contar es justo para ti.

Llevo unas semanas dándote una serie de tips para cuidarte en verano, tanto en las comidas familiares, en tus viajes o cuando sales a comer de restaurante.

Sin embargo, la mayoría de nosotras también trabajamos en verano. Y en muchas ocasiones, nos toca quedarnos a comer allí.

Tanto si te lo puedes llevar preparado desde casa como si sales al mediodía a comer cerca de tu trabajo, puede que esto te dificulte un poco hacerte una planificación. Para que esto no ocurra, hoy quiero darte unos consejos para comer más saludable en el trabajo.

Comer en el trabajo

Comer en el trabajo puede resultar monótono e incluso aburrido, exponiéndonos así a un factor muy peligroso: si te aburres, es mucho más sencillo que te salgas de la planificación y termines comiendo comida basura.

Esto es así porque tu cerebro no solo detecta si lo que comemos es nutritivo o no: también sabe dónde y cuándo come. Si, por ejemplo, tu hora de la comida muchas veces es en tu mismo escritorio y lo haces rápido para no perder demasiado tiempo, tarde o temprano las alarmas empezarán a sonar.

Estas alarmas no son más que fatiga, menos productividad, aumento de peso y un gran desgaste emocional y psicológico.

No importa si lo que estás comiendo es súper nutritivo: si no cuidas los demás detalles, tu cuerpo y tu mente se resentirán.

Por esto mismo, es importante que prestes atención al entorno en el que haces tu descanso para comer. Debe estar en un ambiente diferente al que pasas el resto de tu jornada, en el que puedas mantener una postura correcta e, importantísimo, que respetes tu tiempo para comer.

Es completamente normal que tu mente no desconecte del trabajo durante la hora de la comida y que por ello estés deseando “avanzar” para quitarte cosas de encima. Pero ahí debes estar tú, como responsable de tu bienestar, para decirle a tu mente que es vuestra hora de descanso para comer y que hasta que no cumplas el tiempo no volveréis al trabajo.

Con la práctica conseguirás dejar de lado las prisas y dedicarte el tiempo necesario para que tu cuerpo disfrute de los alimentos, los asimile y puedas cargar pilas.

Si puedes, intenta ir a un parque cercano a disfrutar de tu comida al aire libre. Esto refrescará tu mente y te ayudará a mantener aún más el foco cuando vuelvas a tus tareas. Además, podrás aprovechar para darte un buen paseo después de comer.

Si salir te resulta imposible, por lo menos desconecta del todo del ordenador durante tu hora de comida. Puedes también subir y bajar escaleras para activar tus músculos.

Sea como sea, recuerda que la clave está en respetar tu tiempo, desconectar de tu puesto de trabajo e intentar aprovechar este momento también para moverte.

Tips para comer más saludable en el trabajo

Todos estos factores te ayudarán a que tu hora de comer sea mucho más saludable tanto física como emocionalmente. Aún así, la calidad de los alimentos que te acompañan es fundamental.

Aquí están mis recomendaciones para comer más saludable en el trabajo:

Fija una hora para comer y respétala

Encuentra una hora adecuada para parar a comer y no te la saltes. Además de que tu cuerpo adaptará mejor sus ciclos, te ayudará mentalmente a crear el hábito de convertir tu hora de la comida en un ritual.

Utiliza recipientes de cristal

Para transportar tus alimentos, utiliza siempre recipientes de cristal y nunca calientes la comida en tuppers de plástico: tu comida se impregnará de las sustancias tóxicas del plástico.

Además, los recipientes de cristal te durarán mucho más 🙂 Hazte con unos cuantos de tamaños diferentes y no te olvides que esto también aplica a las botellas de agua.

No llenes tus cajones con snacks ni golosinas

Si solo necesitas extender un brazo para comerte una golosina, tu cerebro recurrirá a ello cuando esté estresado, aburrido o empieces a tener algo de hambre.

Pónselo mucho más fácil y sustituye esos snacks de tu cajón por fruta y frutos secos. De esta manera, será mucho más sencillo cuidarte sin tener que hacer uso de la “fuerza de voluntad”.

Planifica la comida de la semana

Si la noche antes de ir al trabajo, abres la nevera para improvisar la comida del día siguiente, pueden ocurrir muchas cosas: que estés muy cansada para pensar en lo que vas a comer y recurras a una opción poco saludable. También puede ocurrir que te quedes sin fruta, por ejemplo, o que termines por no llevarte nada e improvisar al día siguiente comiendo fuera…

Está en tu mano cambiar eso: busca un momento el domingo para planificar tus comidas y aprovecha para picar las verduras, lavar tu fruta y adelantarte trabajo. Ya sabes que durante el resto de la semana estás en mil cosas más por lo que póntelo fácil.

Receta para llevar a la oficina: ensalada Raw Thai en frasco

Esta deliciosa ensalada es perfecta para llevar al trabajo: es rápida de preparar, está muy rica y es fácil de transportar.

Para ello, simplemente necesitas un tarro de cristal y los siguientes ingredientes:

  • 2 calabacines espiralizados
  • 2 tazas de soja germinada
  • 2 cucharadas de almendras picadas
  • 1 pimiento rojo troceado
  • 2 cebolletas tiernas troceadas
  • 1 puñado de cilantro picado
  • Zumo de 1 lima
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal del Himalaya

 

Para prepararlo, la noche antes pon en el tarro:

  1. En la base del todo, el aliño: el zumo, el aceite y la sal.
  2. La siguiente capa con las cebolletas, el pimiento y la soja.
  3. Ahora pon las espirales de calabacín.
  4. Antes de cerrar bien bien, incluye las almendras picadas.

 

Guárdalo fresquito hasta que lo vayas a comer y cuando sea la hora, agita bien todo para que se mezcle. Lo ideal sería que utilizaras otro recipiente, como puede ser una ensaladera, pero si no quieres cargar con ella puedes utilizar directamente el tarro para disfrutar de tu ensalada.

Ya sabes que las recetas raw me apasionan: son versátiles, se pueden llevar a cualquier lugar, están deliciosas y además son nutrientes en su estado más puro.

Además, ahora en verano apetecen más que nunca. Por eso mismo, en las recetas Viva el Verano comparto con vosotras muchas más recetas raw. También incluye una planificación con muchas otras con un cocinado sencillo, sin descuidar nunca su sabor y sus nutrientes.

Aún estás a tiempo de acceder a los menús semanales completos Viva el Verano, con más 120 recetas veraniegas organizadas en menús saludables semana a semana: recetas, listas de la compra, menús y un montón de consejos.

Haz clic si quieres ver toda la información:

 

MENÚS SEMANALES COMPLETOS

“VIVA EL VERANO”

 

Como siempre, me encantaría que compartieras conmigo tu versión de la ensalada Raw Thai en tarro. ¿Cuáles son tus trucos para cuidarte cuando comes en el trabajo?

Llevo dos semanas dándote tips para que puedas alimentarte de manera saludable este verano, y hoy quiero hablarte de otro de los pilares fundamentales del verano: cómo cuidarte en las comidas familiares o con amigos.

Porque los planes veraniegos traen consigo no sólo salir a comer fuera a restaurantes, sino organizar comidas para aprovechar el tiempo con los que más queremos.

Es absolutamente normal que, entre tanto plan, no sepamos muy bien qué comer o beber para no cometer excesos que no nos traigan beneficio alguno, ni físico ni emocional.

Por eso, hoy te cuento qué hacer cuando tienes una comida familiar o con amigos.

Comer rodeada de los tuyos es otra forma de disfrutar

Las ocasiones en las que surge el plan de reunirte con los tuyos para comer o cenar es algo que deberíamos celebrar siempre.

En estos ambientes, es gratificante cómo reunirse frente a una mesa llena de alimentos ricos fomenta la comunicación, estados de ánimo positivos y mucho cariño (casi siempre, no verbal).

Por esto mismo, ya sabes que el primer paso para cuidarte en las comidas familiares es la de relajarte. De nada vale agobiarte y sentirte mal por comer algo que no querías comer.

Más bien, elige entre las mejores opciones y acepta que, ya que no puedes controlarlo todo, tu única responsabilidad es la de disfrutar del momento.

Quiero contarte algo que tal vez nunca hayas pensado. Cuando me mudé a Suecia, una de las cosas que más echaba de menos eran esos momentos rodeada de los míos, sentados y riendo mientras comíamos o cenábamos. Desde entonces, cuando tengo la oportunidad de sentarme en una mesa con mis amigos o con mi familia, intento saborear no solo la comida sino el momento. Porque nunca sabes lo que tienes hasta que no está. Y yo sé muy bien lo que es vivir sin estos maravillosos momentos.

Por esto mismo, intenta detener cada instante de esas experiencias. Es importante cuidar lo que vamos comer, sí, pero lo es mucho más deleitarse con su compañía.

Tips para cuidarte en las comidas familiares o con amigos

Ahora que ya sabes cuál es la base para poder cuidarte en este tipo de ocasiones, quiero darte una serie de tips prácticos que puedes aplicar para saber qué hacer en las comidas familiares.

Recuerda que disfrutar y cuidarse no tienen porqué estar reñidos.

Prepara recetas saludables

Si eres la anfitriona de la comida, puedes aprovechar la ocasión para preparar opciones saludables. Un poco más adelante te doy una idea que sorprenderá a tus invitados.

De esta manera, tendrás un menú saludable con el que cuidarte en esta ocasión.

Si, por el contrario, eres la invitada, puedes ofrecerte a llevar alguna comida saludable que hayas preparado tú. Pregunta con antelación qué va a preparar y préstate para aportar tu comida al menú.

Toma algo saludable antes de salir de casa

Si te es imposible aportar tu comida saludable al menú, puedes tomar algo saludable antes de salir de casa, como un licuado verde grande o algo de fruta. De esta manera, cuando llegues, no tendrás tanta hambre y será más sencillo escoger las opciones más saludables.

Olvídate de ponerte a la defensiva

Si tus compañeros de mesa te hacen comentarios sobre tu forma de comer saludable, no te pongas a la defensiva ni tampoco digas que estás a dieta.

Piensa que, sencillamente, sienten curiosidad: diles que te sientes fenomenal desde que has cambiado algunos hábitos en tu alimentación.

Prefiere el agua

El alcohol es un gran saboteador del peso, por lo que te aconsejo que bebas mucha agua. Si quieres o sientes la necesidad de socializar, opta por la cerveza sin alcohol o agua con gas con cubitos de hielo y el zumo de medio limón.

Nada de culpas

Por último, si tomas la decisión de comer lo que hay en el menú, olvídate de las culpas: piensa que es una excepción y hazla con consciencia. No cometas excesos: el límite te lo dirá tu propia saciedad.

En este punto te resultará muy útil practicar el mindful eating: si hablas, pon atención en la conversación. Si comes, pon atención en la comida.

Receta saludable para ocasiones especiales: noodles de zanahoria con setas

Uno de los clásicos en las comidas familiares la pasta. Los noodles son una versión de la pasta oriental, unos fideos muy utilizados en la cocina asiática.

noodles de zanahoria con setas

En nuestro caso, vamos a preparar una versión saludable de noodles totalmente crudivegana, rápida de preparar y deliciosa 😛

 

Ingredientes:

8 zanahorias espiralizadas o cortadas a tiras con un pelador

¼ de col morada troceada pequeñas

3 cucharadas de semillas de sésamo

Zumo de medio limón

Sal del Himalaya

8 setas shitake (o champiñones)

2 cucharadas de salsa de soja

Zumo de media lima

Para la salsa:

3 cucharadas de Tahín

Zumo de un limón

1 cucharada de miso blanco

2 cucharadas de aceite de oliva

4 cucharadas de agua

¿Cómo lo preparamos?

 

  1. Pon las tiras de zanahoria y la col morada en una ensaladera
  2. Añade las semillas de sésamo y el zumo de medio limón y remueve bien. Deja que se marine
  3. Trocea las setas. Ponlas a marinar con la lima y la soja 10 minutos
  4. Bate los ingredientes de la salsa
  5. Añade las setas y la salsa a la ensaladera.
  6. Remover bien. Añadir un poco de sal y servir.

 

¡Y violà! Ya tienes una receta sencilla, súper saludable y que sorprenderá mucho por su sabor y textura.

Lo mejor de estas recetas veraniegas es que las puedes utilizar para ti misma en cualquier ocasión, para mimarte y cuidarte llenando tu plato de nutrientes.

Y ese es principalmente el objetivo que tengo este verano: que puedas elegir opciones saludables sin tener que complicarte demasiado la vida y que llegues a septiembre con la energía al máximo y sin subir ni un kilo de peso.

¿Y si te digo que tienes a tu disposición más de 120 recetas veraniegas organizadas en menús saludables para que solo tengas que ocuparte de relajarte y descansar?

Están todas en el programa Viva el Verano, un programa diseñado para que tengas la programación de tus comidas saludables semana a semana: recetas, listas de la compra, menús y un montón de consejos.

Lo mejor del programa Viva el Verano es que es en formato ebook descargable, por lo que podrás acceder a él dónde y cuándo quieras. Aquí tienes toda la información:

MENÚS SEMANALES COMPLETOS

“VIVA EL VERANO”

 

Me encantaría que compartieras conmigo tu versión de los noodles de zanahoria con setas y que me contaras la cara de sorpresa que pusieron tus invitados al probarlos 🙂

 

Si tienes planeado salir fuera este verano, saber cómo llevar una alimentación saludable mientras viajas será una manera perfecta de cuidarte y volver a casa con la energía recargada al máximo.

La semana pasada hablábamos en el blog de cómo cuidarte cuando sales a comer fuera, pero a veces cuando nos vamos de vacaciones no sabemos muy bien cómo seguir con nuestro plan saludable.

Muchas veces, cuando viajamos y no nos cuidamos como nos gustaría, volvemos a casa sin energía, en lugar de completamente renovadas. Para que este año no te ocurra esto, quiero darte algunos consejos para llevar una alimentación saludable mientras viajas y que a la vuelta de tus vacaciones te sientas mejor que nunca.

¿Qué pasa con nuestra alimentación cuando viajamos?

Viajar significa salir por completo de nuestra rutina. Conocemos lugares nuevos, llevamos unos horarios distintos y muchas veces terminamos comiendo desordenadamente.

Es normal que si estás de vacaciones hagas algunas excepciones. Al fin y al cabo, el objetivo de viajar no es más que disfrutar y relajarse. Sin embargo, estos desórdenes terminan por agotarte, te hacen sentir empachada y también hinchada.

¿Cuántas veces has dejado de disfrutar de un día en tu viaje porque te dolía el estómago? ¿Cuántas te dió dolor de cabeza? ¿Y cuántas te sentías tan agotada que no tenías fuerza para hacer una excursión y descubrir un sitio nuevo?

Estoy segura que recuerdas más de una ocasión. Y estoy segura también que, tal vez, no pensaste que la alimentación estaba jugando un papel muy importante en esos momentos. Los excesos no nos traen nunca nada positivo y tu cuerpo trata de avisarte.

Sin embargo, tampoco se trata de ponerse en “modo control”. Muchas veces, cuando salimos de viaje, nuestra mente se pone a la defensiva y comienza a aplicar la técnica del control: “tengo que controlarme”.

No se trata de prohibiciones ni de controlarte nada. Más bien, se trata de actuar de manera coherente y de sentir como sigues dándole a tu cuerpo lo que realmente pide: una alimentación real, que contenga los nutrientes que tu organismo necesita.

Si consigues llevar una alimentación equilibrada en tu viaje, podrás mantener un nivel de energía estable con el que disfrutar de esos días fuera de casa.

Tips para una alimentación saludable mientras viajas

Si sabes cómo cuidarte el resto del año, ¿por qué no seguir haciéndolo mientras viajas? La manera de hacerlo es simplemente actuando igual que lo haces en tu rutina diaria, pero incluyendo algunas modificaciones que se adapten a tu viaje.

Como en todo, la planificación será fundamental. Si cuando estás en casa planeas la manera en la que lo vas a hacer, cuando estés en tu destino será mucho más sencillo seguir con el plan y no tener que preocuparte nada más que de disfrutar.

En tu planificación antes del viaje, piensa en alguno de estos detalles:

Investiga sobre las opciones de tu destino

Trata de investigar sobre restaurantes que se encuentran en el lugar que vas a viajar. Trata de encontrar lugares que ofrezcan opciones saludables y cuando llegues, encuéntralos y prueba. Será divertido descubrir lugares nuevos en los que, además, podrás cuidarte.

Si vas a viajar a otro país, también será interesante saber de antemano qué costumbres gastronómicas tienen allí. Encuentra, entre todas esas opciones, aquellas que están en coherencia con tu forma de alimentarte y también aquellas que no te gustaría dejar de probar.

Será enriquecedor e incluso puedes descubrir alimentos que podrás incluir en tus recetas el resto del año.

Aprovisionate de frutas y frutos secos

Antes de viajar, hazte con frutas y frutos secos para llevar. Puedes trocear frutas y llevar en una neverita para que esté bien fresquita. Solo de pensarlo ya me apetece, ¿no te pasa lo mismo a ti? 🙂

También puedes optar por algunos frutos secos, que también son muy fáciles de transportar.

Cuando llegues a tu destino, puedes tratar de conseguir fruta y conservarla fresquita. Si estás en un hotel, puedes ponerla en la nevera de tu habitación y si estás en un apartamento, más sencillo todavía.

Así, podrás tener un snack que llevarte allá donde vayas.

Otra opción es preparar la receta que te quiero compartir más abajo y que es perfecta para estos momentos. Un poco más adelante te cuento más de esto.

Opta por las comidas ligeras

Si estás en un apartamento, puedes optar por preparar comidas ligeras allí y dejar las más pesadas para cuando sales de restaurante. Si en tu viaje comerás en un buffet, puedes seguir el mismo consejo: combina alimentos ligeros con otros más pesados o menos saludables.

Recuerda que se trata de mantener un equilibrio, por lo que esta combinación será súper sencilla de llevar y te permitirá probar lo que más te apetece sin sentirte sobrepasada.

Muévete

Si a ti lo que te encanta es estar como una lagartija en la playa o en la piscina, no te olvides de moverte. Puedes caminar a paso ligero media hora por la orilla del mar, nadar en la piscina o, si te animas, hacer alguna rutina sencilla de ejercicios.

Ya sabes que el ejercicio ayuda a liberar endorfinas y con ellas disfrutarás aún más de estos días tan bonitos.

Hidrátate

Si sales de la rutina, puedes despistarte y olvidarte de algo fundamental: mantenerte hidratada. Bebe suficiente agua durante todo el día, ya que un organismo deshidratado no podrá funcionar correctamente.

Si te empachas, descansa

Si a pesar de todo has cometido un exceso y te sientes empachada, mi consejo es que descanses. Prueba con un ayuno de 16 horas (por ejemplo, no comas nada desde las 19h de la tarde hasta las 11h de la mañana) y verás como te vuelves a sentir perfecta.

Receta saludable para llevar – Chips de manzana y canela

Para ayudarte a cuidar de tu alimentación mientras viajas, te quiero enseñar a preparar una receta que, además de ser deliciosa, podrás llevarla allá a donde vayas.

Es una receta que me encanta y que utilizo como tentempié, que es fácil de transportar y que puedes comerla en cualquier lugar: chips de manzana y canela.

Receta Chips de manzana y canela

Ingredientes

2 manzanas

¼ de vaso de sirope de arce

2 cucharaditas de canela

½ cucharadita de nuez moscada

Preparación

  1. Calienta el horno a 120 º C
  2. Con una mandolina corta las manzanas a láminas finas
  3. Quita las pepitas
  4. Pon las láminas en un cuenco y añade el sirope y la canela.
  5. Mueve bien con las manos.
  6. En una fuente de horno pon una hoja de papel para hornear.
  7. Pon las láminas de manzana en la fuente hasta que estén doradas. Vigila que no se quemen y dales la vuelta cuando se doren por una de las caras.
  8. Al enfriarse se quedarán crujientes.

 

Las chips de manzana y canela son perfectas para llevar a tus viajes. Podrás utilizarlas para comerlas en el coche, cuando estés en la playa o en la piscina… o en tus excursiones.

Te encantarán 🙂

Espero que con estos consejos puedas seguir cuidando de tu alimentación mientras viajas y que puedas volver a casa sintiéndote genial, totalmente renovada y llena de energía. ¡Y sin un kilo de más!

¿Cómo tratas de cuidarte tú cuando viajas? Puedes contárnoslo para que podamos reunir aún más consejos para nuestra alimentación este verano.

Hoy te traigo una receta que te va a encantar: ravioli raw de remolacha con ensalada de espárragos.

Y no sólo te encantará por su sabor y textura: lo hará por todos los beneficios que tienen los ingredientes que vamos a utilizar.

La alimentación crudivegana es la opción perfecta para alimentarte de pura vida y ahora que se acercan los meses de calor, apetece más que nunca. Este tipo de recetas aseguran una mejor hidratación de tu cuerpo, además de un buen aporte de vitaminas y minerales que nutrirán todas y cada una de tus células.

Esto, además de hacerte sentir con mucha más energía, mejor humor y claridad mental, se notará también por fuera: evitarás retener líquidos que te hacen sentir hinchada, tu piel mejorará muchísimo y la ropa te sentará mejor que nunca.

Para empezar a aumentar el consumo de crudos de una manera fácil, lo mejor es introducir un plato crudo en cada comida. De esta manera, estarás asegurando el aporte mínimo de enzimas y micro nutrientes que tu cuerpo necesita.

Y la receta de raviolis de remolacha con ensalada de espárragos es una opción ideal para hacerle un regalo a tu organismo. Si te gustaría aprender más recetas de alimentación cruda como esta, puedes venir al taller de comida crudi veraniega que haremos el 18 de mayo. Más adelante tienes toda la información pero antes… ¡vamos a por la receta de hoy!

ravioli raw de remolacha

La remolacha (también conocida en algunos países como betabel) es un alimento muy muy saludable y del que muchas veces nos olvidamos de incluir. Sin embargo, nos aporta vitaminas C y B, hierro, potasio y carotenos. Se aconseja para depurar y nutrir nuestra sangre y combatir la anemia.

También es conocido su uso para ayudar a nuestro hígado con los procesos de desintoxicación gracias a su aporte de antioxidantes. Estos, al regenerar nuestra células, tienen propiedades rejuvenecedoras. Otro aporte interesante de la remolacha, especialmente para nosotras, es el ácido fólico.   

Por si todas estas propiedades fueran pocas, vamos a incluir también las de los espárragos.

Con la llegada de la primavera, los espárragos salen al escenario como uno de los protagonistas vegetales de esta estación. Si bien podemos encontrarlos en cualquier época del año, esta es la mejor para disfrutarlos.

Los espárragos nos aportan vitaminas A, C, E y K, además de fibra y ácido fólico. La vitamina K es interesante ya que favorece que tus huesos estén más fuertes.

A mí me encanta incluir espárragos en mi alimentación ya que son diuréticos y evitan el estreñimiento, favoreciendo que el ritmo de mi cuerpo funcione perfectamente.

La combinación de los espárragos junto a la remolacha es una bomba vegetal de nutrientes, combinando a la perfección sus propiedades nutricionales.

En esta receta vamos a incluir otros ingredientes que verás en la lista, pero quiero hablarte también de los anacardos.

¿Sabías que en algunos países los anacardos se usan como afrodisíacos? La verdad es que, viendo sus propiedades nutricionales como el aporte de cinc, podría estar incluso justificado 🙂

Más allá de este dato curioso, lo cierto es que las propiedades de los anacardos van mucho más allá. Su aporte en triptófano ayuda a aumentar la sensación de bienestar, ya que favorece el correcto equilibrio entre nuestros neurotransmisores.

Además, los anacardos contienen vitamina B, magnesio, cobre, hierro, proteínas de calidad y grasas saludables.

Ya ves que no me quedaba corta con los beneficios de esta receta. Imagínate ahora regalándole todo eso a tu cuerpo… ¿no suena muy bien?

¡A la cocina! Receta de Ravioli de remolacha con ensalada de espárragos

Ingredientes:

Para el marinado

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 limón

Sal del Himalaya

Pimienta negra

Para los ravioli

1 remolacha cruda grande pelada y cortadas a círculos muy finos (si puedes hacerlo con una mandolina mejor). Necesitas 10 láminas circulares.

5 cucharaditas de crema de queso de anacardos

Para la ensalada de espárragos

3 espárragos verdes trigueros

1 cucharada de Aceite de oliva

½ limón

Sal del Himalaya

Pimienta negra

Vinagre balsámico

Para la crema de anacardos

1 vaso de anacardos puestos a remojo.

¼ de vaso de agua

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharada de levadura nutricional

1 cucharada de cebolla en polvo

1 cucharada de cebollino picado

1 cucharada de perejil picado

Sal del Himalaya

Procedimiento

Mezcla con la batidora los anacardos, el agua y el zumo de limón. Pasa la mezcla a un cuenco y añade la levadura nutricional, el cebollino, el perejil y la sal. Mezcla bien y ya tienes la deliciosa crema de queso para los ravioli.

Prepara el marinado: Mezcla en un cuenquito los ingredientes. Corta la remolacha en láminas finas y ponlas a marinar (mientras preparas la crema de queso y la ensalada de espárragos).

Prepara la crema de queso según las indicaciones arriba.

Cuando haya pasado el tiempo de marinado, pon 5 láminas en un plato (estas son las bases de los ravioli). Pon una cucharadita de crema de queso de anacardos en el centro de la lámina de remolacha y cubre con otra lámina. Ya tienes los ravioli.

Para la ensalada de espárragos, haz finas tiras con un pelador. Pon las tiras en un cuenco y añade el aceite el limón, la sal y la pimienta. Mezcla bien. Ponlos en el centro del plato de los ravioli. Decora con un chorrito de vinagre balsámico.

Recetas tan apetecibles como estas serán las que aprenderás en el taller de cocina crudi veraniega que haremos el día 18 de mayo en Valencia.

María Saiz y yo te enseñaremos:

  • Porqué estás tan cansada siempre y como aumentar tu energía
  • A preparar menús completos sin tener que encender el fuego
  • Los helados más fáciles y más saludables del verano
  • A preparar quesos sin lácteos, totalmente naturales

Si te apuntas antes del 12 de mayo, podrás tener tu plaza con descuento.

 

Estaré encantada de verte por allí y enseñarte a preparar comida deliciosa y saludable en pocos minutos.

 

Y antes de despedirme, me gustaría preguntarte: ¿qué te ha parecido la receta de ravioli de remolacha con ensalada de espárragos? Me harías muy feliz si compartieras conmigo la foto de tu versión 🙂

 

Esta receta de pasta cruda y cremosa  (yo le llamo crudipasta) es tan deliciosa que cuando la pruebes te vas a quedar alucinada. Y más cuando compruebes que es un auténtico regalo para tu cuerpo, ya que sus ingredientes son 100% crudos.

Cuando elaboras recetas en crudo, te alimentas de pura vida. Las recetas como la Crudipasta cremosa con espinacas son una forma de comer responsable, consciente y en total armonía con la naturaleza. Y eso, tu cuerpo lo agradece.

Porque ya sabes que nuestro organismo necesita depurar, limpiar y regenerar todas las células. Ahora, con la llegada de la primavera, es un momento perfecto para hacerlo.

A mí, personalmente, la primavera me encanta. Me siento más viva, con más energía y con muchas ganas de compartir. Y por eso, te he preparado un regalo primaveral para compartir todas mis buenas vibraciones. Pero antes de dártelo, vamos a ver la receta que te traigo hoy.

En la receta de Crudipasta cremosa con espinacas vamos a incorporar alimentos de temporada, nutritivos y que combinados saben deliciosos. Además, como no requieren de cocinado, se pueden preparar en muy poco tiempo. Solo tienes que preocuparte de ponerle mucho, mucho amor 🙂

La base de la pasta será de calabacín. Esta hortaliza contiene un 95% de agua, además de minerales, oligoelementos, calcio, fósforo, magnesio y potasio. Para poder aprovechar al máximo sus propiedades, lo mejor es comerlo crudo.

En la salsa de esta receta, incorporaremos algunos ingredientes como los piñones, la cebolleta o el ajo.

¿Sabías que el ajo es uno de los mejores remedios medicinales naturales que existen? Y la verdad, no es de extrañar. El ajo es un potente antibiótico natural, mejora la circulación, reduce el colesterol, cuida de nuestra piel… En fin. El ajo es un superalimento y hoy, nos beneficiamos de todas sus propiedades.

También vamos a utilizar espinacas, que contienen tantos nutrientes que podría pasarme el resto del artículo hablando sobre ellas. Para que te hagas una pequeña idea, las espinacas son una de las mejores fuentes de magnesio que podemos encontrar, esencial para nuestros músculos, metabolismo y sistema inmunológico.

Su verde intenso y precioso nos recuerda que estamos alimentándonos de vida. Contiene todo lo que nuestro cuerpo necesita para funcionar mejor: proteína, calcio, hierro, potasio, vitamina A y una buena cantidad de ácido fólico, muy beneficiosa para las mujeres. ¡Vivan las espinacas!

Con todo esto, no te hago esperar más. Vamos a la cocina.

Receta Crudipasta cremosa de calabacín

crudipasta

Ingredientes:

2 calabacines espiralizados (o 2 bandejas de espaguetis de calabacín)

Para la salsa:

1 taza de piñones

1 cucharada de Tahín crudo

1 ajo

1 cebolleta fresca

½ taza de zumo de limón

½ taza de agua

Sal del Himalaya

Para decorar por encima:

1 taza de espinacas picadas

7 hojas de albahaca fresca picada

Un puñadito de cilantro o perejil picad

4 champiñones cortados a láminas

¿Cómo la preparamos?

 

Verás que sencillo es. Lo primero es poner los espaguetis de calabacín en una fuente grande. Para hacerlos, puedes utilizar un un cortador de espiral, un pelador en juliana o un rallador.

Si lo prefieres, en el supermercado puedes encontrar bandejas con los espaguetis de calabacín ya preparados.

Pasamos a la salsa. Vamos a batir los ingredientes de la salsa muy muy bien. Justo antes de comer, añádela por encima y mézclala bien con todos los espaguetis. Como mejor se mezclan estos espaguetis es con las manos bien lavadas 🙂

Por último, cuando la pasta y la salsa estén bien combinadas, incorpora las espinacas troceadas, la albahaca, el cilantro y los champiñones.

Y listo. Ahora solo queda remover una vez más y ¡a comer!  

Si quieres preparar tu Crudipasta cremosa con espinacas para el día siguiente, no lo mezcles todo.

Espiraliza los calabacines, y resérvalos. Prepara la salsa, pica el resto de ingredientes y resérvalo en botes distintos: calabacín por un lado, salsa por otro, y el resto de ingredientes en un tercero. Justo antes de comer, mézclalo y así podrás disfrutar del sabor y la textura correcta.

Este tipo de recetas me encantan. Además, como te decía al principio, son perfectas para depurar nuestro cuerpo y prepararlo para los meses de calor. En cuanto empiezo a escuchar a mi cuerpo y este me lo pide, le doy lo que necesita: alimentación pura y real.

 

¿Quieres saber si tu cuerpo te está pidiendo una limpieza primaveral?

 

Para que puedas descubrirlo ahora mismo, te he preparado un test gratuito. Descubre si tu cuerpo necesita un detox.

Si tu cuerpo te está mandando las señales de que es el momento de depurarse, tienes la oportunidad de hacerlo con el programa Florece en Primavera. La edición pasada, más de 100 mujeres se unieron a esta experiencia totalmente revitalizante.

Este año además viene con novedades: nuevas recetas y la posibilidad de seguirlo 7 o 15 días.

Únete al reto Florece en Primavera y siéntete más saludable que nunca.

Mándame un correo si quieres recibir la información la primera 🙂

Espero que disfrutes de la Crudipasta cremosa con espinacas y, como siempre, me encantaría que me contaras si te ha parecido deliciosa y que nos enseñaras una foto de tu versión 🙂

 

Te envío mucho amor primaveral.

 

Regula tus estrógenos con este delicioso batido natural

 

Hoy en día un gran número de mujeres tienen exceso de estrógenos y, a menudo, esta condición empieza temprano en su ciclo de vida.

Cada vez es más frecuente ver que las mujeres comienzan con su ciclo menstrual muy jóvenes e incluso algunas empiezan a tomar anticonceptivos para “regular” la frecuencia y para disminuir la severidad de sus períodos.

¿Hasta cuando vamos a ver esto como algo normal?

Desafortunadamente, esto no es más que el principio de un viaje muy largo y desalentador en el camino del desequilibrio hormonal.

Hoy te quiero hablar de los efectos que un exceso de estrógenos tiene en nuestro cuerpo y cómo ayudar a su equilibrio con un batido que además está delicioso.

¿Tienes un exceso de estrógenos?

El exceso de estrógenos es una de las consecuencias de tomar anticonceptivos hormonales. Como te decía, cada vez es más frecuente que las chicas jóvenes empiecen a tomarlos como solución a sus transtornos menstruales.

Pero el desarrollo de estrógenos en exceso puede aparecer más tarde. Muchas mujeres lo desarrollan años después, como resultado de sus malos hábitos: exceso de proteína animal en sus dietas, elevado consumo de productos hiperprocesados, un mal funcionamiento del hígado e incluso factores medioambientales. E incluso puede ser resultado de ciclos sin ovulación.

Si no hay ovulación durante el ciclo, la cantidad de progesterona producida es mucho menor que si la hubiera, generando de esta manera un desequilibrio en el estrógeno.

Con todo esto, un exceso de estrógenos puede causar:

  • Sobrepeso
  • Pecho fibroquístico
  • Síndrome Premestrual
  • Migrañas
  • Sangrado abundante e irregular
  • Endometriosis
  • Ovario poliquístico
  • Cáncer de mama

 

Otro factor determinante que conduce directamente al exceso de estrógenos es el sobrepeso. Los estrógenos se producen en los ovarios, pero también en el tejido adiposo (las células grasas). Esto puede hacerte entrar en un círculo vicioso: cuanto más estrógenos tengas, más grasa en las caderas y en los muslos se acumulará, que a su vez producirán más estrógenos.

Y ojo con el agua que bebes! No me cansaré de aconsejarte que dejes de beber agua embotellada en botellas de plástico. El plástico de las botellas está recubierto de BPA (Bisfenol A) un xenoestrógeno que metemos constantemente en nuestro cuerpo y que nuestro organismo no puede diferenciar del estrógeno natural. Considera muy seriamente invertir en un buen filtro de agua para tu grifo.

¿Cómo puedes reducir el exceso de estrógenos?

Mantener una correcta salud hormonal es más sencillo de lo que puede parecer, aunque se tienen que tener en cuenta factores que puedes pasar por alto muchas veces.

En primer lugar, es necesario que tomes responsabilidad con tu cuerpo y lo que ocurre en él. Es probable que lo que te esté pidiendo casi a gritos es que le prestes atención, lo cuides y lo mimes como se merece. Al fin y al cabo, es el vehículo que te permite experimentar los milagros de la vida.

Para cuidarlo, comienza por unos buenos hábitos: descansar las horas suficientes, mantenerte activa haciendo un poco de ejercicio y cuidar de tu alimentación.

Para reducir el exceso de estrógenos de forma natural, es necesario estimular la limpieza y el trabajo del hígado. Para esto es muy importante hacer algunas modificaciones en tu dieta, empezando con eliminar los lácteos, aumentar la fibra y priorizar las verduras y las legumbres.

Por otra parte, puedes incluir alimentos que te ayuden con la esta tarea, como por ejemplo los arándanos. Esta fruta contiene la fibra perfecta para envolver todos los estrógenos que se encuentran de más en tu cuerpo y eliminarlos a través de las heces.

Los higos, al igual que los arándanos, tienen efectos antiestrogénicos en el cuerpo gracias a su contenido de fibra y además, si los juntas, te enamorarás de su sabor. Hacen una combinación perfecta.

Otro ingrediente que es interesante a la hora de equilibrar el nivel de estrógenos en tu cuerpo es la maca. Esta es una raíz que actúa como reguladora endocrina y que contiene además propiedades antioxidantes.

La maca proviene de los Andes y los estudios demuestran que es capaz de regular los niveles hormonales, ya que actúa en el hipotálamo y las glándulas suprarrenales. Además, incluyéndola en nuestra dieta, estaremos aportando una gran cantidad de vitaminas (sobre todo las del grupo B), minerales, proteínas y aminoácidos.

Si quieres empezar a tomarla, puedes incluir 1 cucharadita de maca diariamente, mezclada en batidos, licuados, con la fruta o incluso en ensaladas.

El té verde también es considerado como un reductor eficiente de los estrógenos, gracias a los fitoquímicos que ayudan a reducir su producción.

Y ahora, ¿qué te parece si mezclamos todos estos poderosos ingredientes para hacer un batido delicioso?

Batido pro-equilibrio hormonal de arándanos, higos y té verde

Este batido, además de ayudarte en el proceso de eliminación, está riquísimo.

Ingredientes

1 vaso de arándanos frescos o congelados

1 vaso de zumo de naranja

1 cucharadita de maca

3 higos frescos o secos

1/2 vaso de té verde

1/2 vaso de cubitos de hielo

 

Para prepararlo, solo tienes que batir bien y servir. Puedes tomártelo para el desayuno, la comida o la merienda 🙂 Pruébalo y verás como te encanta.

Los desajustes hormonales son el día a día de muchas de nosotras. Nos encontramos fatal cuando nos baja la regla, sufrimos cambios de humor y nos cuesta disfrutar de nuestro cuerpo y de nuestra relación con él.

Pero eso puede cambiar. Te quiero invitar a una escapada en la que poder regalarte un respiro y conectar con tus ciclos para poder regularlos.

En este retiro podrás volver a casa con tu conciencia menstrual activa, sabiendo todo el potencial que vivir conectadas de nuestros ciclos tiene.

Además, hablaremos de la alimentación que mejor cuida de nosotras y de los secretos para mejorar nuestras menstruaciones.

¿Te vienes? Solo tienes que hacer clic aquí abajo para ver toda la información.

 

Cuida de ti misma, desde el interior hacia el exterior, sabiendo cuidar de la diosa que habita dentro de ti.

 

Espero que disfrutes del batido y que me cuentes en los comentarios si te ha enamorado tu sabor tanto como a mí.

 

¿A quién no le gusta el brownie? Este postre de chocolate, con su característico color marrón, es la perdición de más de una… especialmente de las más chocolateras 🙂

La receta original resulta muy poco saludable para nuestro cuerpo. Pero, ¿y si te digo que existe una alternativa totalmente crudivegana y saludable de este bizcochito?

¡Así es! Hoy te traigo la receta del brownie raw saludable, en la que trabajaremos con todos los ingredientes en crudo y el resultado es, sencillamente, espectacular.

Esta receta es una apuesta segura cuando quieres disfrutar de un dulce sin culpa o te apetece sorprender a tus invitados. Su textura es perfecta, con una densidad muy apetecible y jugoso por dentro. Además, tiene un sabor dulce que no llega a resultar empalagoso y lo mejor de todo… se prepara en solo 15 minutos.

¿Por qué es más saludable que un brownie tradicional?

En esta receta de brownie raw eliminamos por completo alimentos que no nos benefician nada de nada. Por ejemplo, la mantequilla, llena de grasas saturadas y de colesterol.

Tampoco incluímos azúcar refinado, que es sustituido por los dátiles. Estos pequeños frutos tienen muchísimos beneficios, además de aportar el sabor dulzón que estamos buscando.

Los dátiles son ricos en fibra insoluble, favoreciendo con ello la eliminación de grasa y colesterol. Es por ello que nos ayudan a prevenir enfermedades cardíacas e intestinales. Para que esta receta te salga de 10, asegúrate de conseguir unos buenos dátiles. La variedad que yo siempre recomiendo es la de los dátiles Medjol, de mayor tamaño, suave y con un sabor muy agradable (incluso para comértelo solo).

El chocolate de esta receta proviene del cacao en polvo puro. Si puedes, intenta que sea además crudo, ya que cuanto menos procesado esté será mucho mejor.

El cacao puro tiene bastantes propiedades nutricionales. Destacan sus componentes antioxidantes, que protegen de manera natural a nuestras células de su envejecimiento. Gracias a sus minerales, como el magnesio, fósforo y selenio, fortalece el sistema inmune, previene anemias y refuerza la memoria.

No podemos olvidar tampoco el poder estimulante que nos aporta el cacao. Su contenido en feniletilamina provoca un estado de bienestar y es por esto que numerosos estudios afirman que es una ayuda muy potente para combatir el estrés y la depresión.

¿No te mueres de ganas por preparar esta receta de Brownie Raw saludable?

 

¡A la cocina! Receta de Brownie Raw saludable

 

Ingredientes para el brownie

1/2 vaso de nueces (o coquitos de Brasil)

1 vaso de almendra cruda molida

1/3 vaso de cacao en polvo puro (a ser posible crudo)

1/2 cucharadita de sal del Himalaya

1/2 cucharadita de vainilla en polvo

10 dátitles Medjol sin el hueso

Ingredientes para la crema de chocolate

1 aguacate maduro

1/4 vaso de sirope de arce

1/4 de vaso de cacao en polvo crudo

1/2 cucharadita de vainilla en polvo

1/4 vaso de leche vegetal (coco o almendra)

1/2 granada para decorar

Cómo prepararlo paso a paso

Lo primero que vamos a hacer es preparar el brownie. Coloca las nueces, la almendra, el cacao, la sal, la vainilla y los dátiles en el procesador de cocina o batidora potente y pulsa hasta que todo esté bien mezclado.

Una vez obtenida una masa uniforme, colócala en un molde de cristal (el tamaño depende de la altura que quieras darle a los brownies).

Aplástala con cariño con tus manos cubriendo toda la base del molde. Puedes guardarlo en la nevera mientras preparas la crema de chocolate.

Para hacerla, coloca en la batidora el aguacate troceadito, el sirope de arce, el cacao, la vainilla y la leche y bate todo bien hasta que quede con la textura que desees. También puedes hacer este proceso con un tenedor hasta que esté cremoso.

Ya puedes cubrir tu brownie con la crema de chocolate y decorarlo si te apetece con granos de granada o con un poco de coco rallado. ¡Y a disfrutar comiendo!

Como te decía, el sabor de este Brownie Raw es increíble. Y a este sabor lo acompaña su textura y todas las propiedades para que puedas darte un capricho dulce y saludable.

Comer bien no es aburrido, y esta es una prueba más de ello. Existen opciones increíbles con las que podrás comer un dulce muy apetecible mientras te cuidas y te quieres.  

Como ves la receta es muy sencilla de preparar y también rápida… y cuando la pruebes, te vas a enamorar.

Te espero en los comentarios con tu versión de este Brownie Raw saludable. Recuerda que puedes personalizar tu decoración: además de la granada y el coco, existen un millón de posibilidades más. ¿Por cuál te vas a decantar?

Si te ha gustado esta receta, te recuerdo que aún puedes venirte al taller práctico de cocina y nutrición que organizo con María Saiz, cocinera del cátering sostenible de Menjarte el 16 de febrero y el 2 de marzo.

 

 

El Buddha Bowl es un bol (cuenco grande) repleto de alimentos llenos de nutrientes, que nos recuerda a la barriga de Buda.

Se trata de un plato equilibrado y riquísimo, repleto de proteínas, hidratos y grasas saludables. Además, prepararlo es muy sencillo y tiene infinitas combinaciones para adaptarlo perfectamente a lo que más te gusta.

Para que tú también comiences a enamorarte de los Buddha Bowl, hoy te enseño a preparar una versión muy nuestra: la mediterránea.

¿Cómo confeccionamos un Buddha Bowl?

Para crear un Buddha Bowl, el secreto es dejar volar tu creatividad. Utiliza alimentos que aporten color, textura y nutrientes, siguiendo estas pautas:

  1. Base: Verduras crudas y verdes, un 25%
  2. Verduras: Verduras cocidas, a la plancha, horno o crudas: 25%
  3. Proteína: Legumbres 25%
  4. Cereal: 15%
  5. Salsa: Aquí incluiremos la grasa saludable necesaria: 5%
  6. Topping Crujiente: semillas y/o los germinados 5%

 

Teniendo en cuenta estas partes genéricas, podemos crear la combinación en nuestro Buddha Bowl que queramos: como te puedes imaginar, los sabores que podríamos degustar en el bol son infinitos.

Buddha Bowl Mediterráneo

La receta de hoy es de mi amiga y colaboradora María Saiz, del cátering sostenible MenjArte. María y yo impartimos talleres de cocina juntas y nos encanta compartir nuestras recetas. El bol de hoy, por cortesía de María, se llama Buddha Bowl Mediterráneo. Todos y cada uno de los ingredientes que vamos a utilizar tienen propiedades nutricionales fantásticas.

Uno de los ingredientes que vamos a utilizar en nuestro Buddha Bowl Mediterráneo y que quizá no conozcas es el Ras al Hanut. Esta mezcla de veinte especias es, además de muy nutritiva, un portador de sabor muy bueno.

Entre los beneficios del Ras al Hanut se encuentran mejorar la digestión, ayudar a la asimilación de los alimentos y aportar muchísimos antioxidantes.

¡A la cocina! Ingredientes para Buddha Bowl Mediterráneo (4 personas)

 

  • 1 puñado de rúcula
  • 1 puñado de brotes verdes
  • 1/2 calabaza de cacahuete ecológica
  • Hierbas provenzales
  • AOVE (aceite de oliva virgen exta)
  • Pimienta molida
  • Pimentón dulce
  • Cúrcuma
  • Sal
  • 1 bote de garbanzos pequeño
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • Ras al Hanut
  • Cominos molidos
  • 1 bote de leche de coco
  • 100 gr de Cuscús
  • 1 pepino
  • 1 aguacate
  • 1 granada
  • zumo de 1 limón
  • Hierba buena fresca
  • 1 yogur de soja
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 bloque te tofu natural

 

¿Y cómo preparamos el Buddha Bowl Mediterráneo?

Para que resulte mucho más sencilla su preparación, vamos a prepararlo por bloques:

Verduras: Calabaza al horno con hierbas provenzales

Lavar la calabaza y limpiar con cepillo de verduras.

Cortarla a trozos no muy pequeños dejando la piel. Ponerla en una bandeja de horno y embadurnar con una mezcla de aceite de oliva, pimienta molida, pimentón dulce, cominos, hierbas provenzales, cúrcuma y sal. Hornear 40 minutos o hasta que esté dorada. Remover de vez en cuando.

 

Cereal: Tabule con granada y aguacate

Cortar en pequeñito el tomate maduro, el pepino, y el aguacate, dejar macerar con limón, un pelín de aceite de oliva, sal, pimienta negra, hierbabuena fresca picada. Añadir la granada desgranada con el zumo que salga. Mezclar todo y añadir el cuscús crudo. Dejar reposar todo mezclado en un cuenco tapado con papel de film, mezclando de vez en cuando, durante mínimo media hora. El cuscús se hidratará con el zumo que haya desprencido la granada, el tomate y el pepino y no necesitará cocción.

 

Proteína: Garbanzos guisados

Poner los garbanzos a remojo la noche anterior, dejar húmedos para que germinen y cocer. (o utilizar un bote de garbanzos ya cocidos eco)

Sofreír una cebolla, dos dientes de ajo en pequeñito, Tomate maduro en cuadraditos pequeños. Cuando esté a medio sofreír, añadir las especias:  ras al hanut, pimiento negra, comino,y sal. Dejar rehogar las especias medio minuto con cuidado que no se quemen. Añadir la leche de coco y dejar cocer unos 5 minutos, añadir los garbanzos cocidos escurridos y dejar cocinar otros 20 minutos.

 

Toping: Salsa de yogur con pepino

Cortar el pepino pequeño con la trituradora o a mano, pero sin que llegue a desaparecer.

Poner el pepino y el resto de ingrecientes (yogur de soja, mostaza, tofu firme, aceite de oliva y ajo) en una batidora y batir hasta que quede cremoso.

 

Base: Rúcula y brotes verdes

Lavar y cortar las hojas más grandes. Romper con las manos en el caso necesario, no con cuchillo. Reservar.

 

Crunch: Pipas calabaza picante

Poner en una sartén las pipas de calabaza con un poco de aceite de oliva, triturar las distintas pimientas con un poco de cayena molida. Ponerlo en la sartén si mover durante medio minuto vigilando que no se quemen las pimientas.

 

¿Puedo preparar todo esto con antelación?

¡Claro! De hecho es una gran idea para que te resulte más fácil comerlo entre las obligaciones del día a día. Primero lava, pela, pica, trocea, sazona y cocina todos los ingredientes. Después simplemente tienes que envasarlo todo y guardar la comida en recipientes de cristal.

Cada día descongelas o sacas de la nevera los alimentos que tocan, te los llevas en táper (de cristal libres de BPA) o montas platos deliciosos en 10 minutos, como máximo, para comer en casa.

 

¿Qué te ha parecido esta receta deliciosa y nutritiva? Seguro que estás deseando probarla… ¡te va a enamorar!

Esta receta la realizamos en nuestro Taller de Buda Bowls del año pasado. Si quieres seguir descubriendo recetas que te enamoran a ti y también a tu cuerpo, te presento los Talleres prácticos de cocina y nutrición  en Valencia: “Cocina fácil, deliciosa y saludable”

En estos talleres tendrás la oportunidad de cocinar de la mano de una coach nutricional y de una experta cocinera en menús semanales saludables: María Saiz, cocinera del cátering sostenible menjarte, y de una servidora 🙂

¿Quieres más información? Solo tienes que hacer clic sobre la imagen o sobre el siguiente botón

 

 

¡Nos vemos el próximo día 16 de febrero y 2 de marzo en Valencia!

 

¿Te gusta la comida mexicana? Entonces no te puedes perder esta receta. Además de estar riquísima, es sencilla de preparar y muy saludable. Te presento a las quesadillas de aguacate con brotes tiernos.

Suena delicioso, ¿verdad?

Pues antes de irnos a la cocina, déjame contarte los beneficios que obtendrás con sus principales ingredientes.

El aguacate es uno de los descubrimientos que, para muchos, ha marcado un antes y un después en su alimentación. Son ricos en grasas saludables, que son aquellas que no han sido procesadas y las que nuestro cuerpo es capaz de aprovechar para todas sus funciones.

Las grasas saludables son esenciales para que nuestro organismo funcione bien. Además de ayudarnos a evitar enfermedades cardiovasculares, depuran la sangre y regulan nuestro organismo. Y ayudan a la absorción de las vitaminas liposolubles. Gracias a todo esto contribuyen a la estabilidad y el estado saludable que todas necesitamos.

En esta receta incorporaremos frijoles negros. Ya sabes que las legumbres son uno de mis ingredientes estrella, no solo por su versatilidad sino por todos los nutrientes que le aportan a mi alimentación. Los frijoles contienen una gran cantidad de proteínas y fibra. Esto es el complemento perfecto para el correcto funcionamiento del proceso digestivo.

Además, los frijoles negros nos aportan minerales y antioxidantes que eliminan los tan perjudiciales radicales libres. Esto previene la formación de nuevas enfermedades y previene el crecimiento de células cancerígenas.

A todas estas propiedades, le sumaremos las de las verduras, con toda su fuerza y energía y por supuesto: los brotes tiernos.

Como ves, además de disfrutar comiendo estas quesadillas, le estaremos haciendo un verdadero regalo a nuestro cuerpo.

¡A la cocina! Receta de Quesadilla de aguacate con brotes

 

¿Qué ingredientes vamos a utilizar?

  • 3 cucharadas de zumo de lima
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de cominos molidos
  • 1/2 cucharadita de pimienta cayena
  • Una pizca de sal del Himalaya
  • Pimienta negra
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • 1 pimiento rojo cortado a tiras
  • 1 pimiento verde italiano cortado a aros
  • 1 calabacín mediano troceado pequeño
  • ½ cebolla roja cortada a aros
  • 1 taza de frijoles negros hervidos
  • 1 puñado de cilantro fresco
  • 4 tortillas medianas
  • 2 aguacates maduros
  • Aceite de oliva
  • Salsa de tomate para servir
  • Un buen puñado de brotes tiernos

 

¿Cómo lo preparamos?

 

Para empezar, pon la lima, el aceite, los cominos, la pimienta cayena, la sal, la pimiento negra, el ajo y el sirope en un cuenco y remueve.

Añade entonces el pimiento, el calabacín y la cebolla. Remueve bien y deja reposar 30 minutos, para que todos se integre perfectamente.

En una sartén grande caliente añade las verduras y saltealas durante 4 minutos removiendo. Reserva y añade el cilantro con los frijoles.

En otro cuenco, aplasta la pulpa de los aguacates con un tenedor. Unta la mitad de cada tortilla con la pasta de aguacate. Salpimenta y añade un poco de salsa de tomate. Añade una capa de verduras y frijoles y luego cierra la tortilla. Prepara todas las tortillas.

En una sartén con un pelín de aceite coloca 1 tortilla y déjala que se dore unos 4 minutos. Gírala y déjala 2 minutos más.

Sirve las tortillas decorándolas con un hilo de salsa de tomate.

Acompáñalas con un buen puñado de brotes tiernos con tu vinagreta favorita.

 

¿Tienes invitados? Fascina con las Quesadillas de aguacate con brotes

 

Esta receta es perfecta para las ocasiones en las que tienes invitados en casa. Prepara la receta y en lugar de pasarlas por la sartén, metelas al horno. De esta manera, tardarás mucho menos y podrás sentarte a comer las quesadillas calentitas con el resto de invitados. Y te aseguro que serán todo un éxito 🙂

Esta receta es una de las que cocinamos en el retiro de septiembre. Fue un verdadero exitazo, ya que además de divertirnos preparándola estaba muy muy rica.

Estas quesadillas de aguacate son ideales para cualquier momento y son perfectas para preparar con los niños.

Ahora que ya sabes lo fácil que es esta receta y la buena pinta que tiene, es tu turno. No te olvides de dejarnos en los comentarios la foto de tu quesadilla.

 

Que la disfrutes.

Con mucho amor.

Eva.

¿Aún no has probado este hummus de lentejas? Pues tengo que decirte que después de preparar esta receta no querrás dejar de hacerlo. Tanto prepararlo como degustarlo es un verdadero placer y un auténtico regalo para nuestro cuerpo.

Y es que lleva ingredientes nutritivos y deliciosos. Las lentejas, un alimento indispensable en cualquier despensa, son una fuente increíble de hierro, potasio, fósforo y calcio.  

Además, de entre todas las legumbres, las lentejas son recomendables para ayudar a nuestro tránsito intestinal y por sus propiedades antioxidantes, son las aliadas perfectas para combatir la depresión, el estrés, la osteoporosis y diabetes. ¿Se puede pedir más?

En esta receta también incorporamos cominos y tahín, cuyo único ingrediente es el sésamo. El tahín se trata de una crema elaborada a partir de las semillas de sésamo que nos aporta muchísimas vitaminas, minerales y ácidos esenciales.  Entre sus muchas cualidades, destaca su alto contenido en fibra y proteínas, como la metionina, y vitaminas del grupo B para la regeneración celular.

A mí me encanta incluir tahín en muchas de mis recetas ya que es sencillísimo de preparar y le da un toque de sabor muy especial. Y a esto se le suman todos sus beneficios.

El comino le da ese toque característico de las recetas que me preparaban cuando era pequeña. Y sí, el comino tiene propiedades digestivas (nos ayuda a calmar nuestro sistema digestivo y es un aliado contra los gases) y también es bueno para prevenir la diabetes.

Por ello, preparar esta receta te llenará de vida. ¿Vamos a ello?

¡A la cocina! Receta de Hummus de lentejas

Hummus Lentejas

 

Ingredientes

1 bote de lentejas cocidas bien escurridas y lavadas (400 gramos)

1 cucharada sopera de tahín

1 diente de ajo

1 cucharadita de cominos molidos

Zumo de medio limón

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal marina

1 del de agua pura filtrada

 

¿Cómo lo preparamos?

Vamos a preparar el hummus escurriendo y lavando bien las lentejas. Las ponemos todas en un bol grande y le añadimos la cucharada sopera de tahín, el diente de ajo, la cucharadita de comino molido, el zumo de medio limón y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen. A esto le incluimos un toquecito de sal marina y un poco de agua pura filtrada, y a batir.

También puedes utilizar para ello una batidora de vaso, lo que resultará mucho más cómodo. En la receta de natillas de chocolate poderosas tienes mi favorita.

Para disfrutar del hummus que acabas de preparar, acompañalo con unas verduras al horno, todas troceadas del mismo tamaño y embadurnadas con una cucharada de aceite de oliva, tomillo, romero y sal marina. Yo en este caso preparé boniato, zanahoria, cebolla, patata y col morada.

Además, podemos incluir con una ensalada de kale, troceando bien, eliminando los tallos y masajeando con un poco de sal marina, 1 cucharada de aceite de oliva y otra de levadura nutricional.

De esta manera, tendremos en nuestra receta de hummus de lentejas dos alimentos casi mágicos: el kale y la levadura nutricional.

El kale es rico en hierro, calcio, vitamina E, A, K, y especialmente de vitamina C. Además, una de sus propiedades más destacadas es su alto contenido de proteínas, en mucha más proporción que la carne. Por ello, incluir kale en nuestra alimentación nos ayudará para tener unas defensas más fuertes, una mejor absorción de calcio y para saciar mucho mejor a nuestro cuerpo.

Si además, incluímos la levadura nutricional, con sus propiedades antivirales y antibacterianas, vitaminas del grupo B y aminoácidos, tendremos una receta deliciosa y nutritiva para nuestro cuerpo y mente.

Espero que disfrutes preparando y degustando esta deliciosa receta. Si lo haces, me encantaría que me dejaras aquí abajo la foto con tu propio hummus de lentejas.

Con Amor.

Eva

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies