Recetas

 

¿Y si no desayuno café con leche y tostadas qué desayuno? Esta es la pregunta que me hace prácticamente toooodo el mundo, clientes, amigos, familiares, todos. Es impresionante como algunos patrones se fijan tan férreamente en nuestro día a día.

El desayuno es una comida importante, como todas las demás. Se sale del ayuno nocturno y lo mejor es aportar alimentos alcalinizantes y nutritivos. El café acidifica, la leche también y provoca osteoporosis, el plan blanco no nutre y acidifica y el gluten genera inflamación, el azúcar y las mermeladas también roban el calcio de los huesos… El típico y adorado café con leche y tostadas no es el mejor desayuno, ¡qué le vamos a hacer!

Algunos ejemplos de desayunos sanos y completos son:

  • Medio litro de licuado verde que incluya hojas verdes (por su aporte proteínico) como la acelga, el repollo, las espinacas, la lechuga romana etc
  • Un cuenco grande de frutas troceadas con una cucharada grande de semillas de lino recién molidas
  • Gachas de copos de avena o de trigo sarraceno o arroz integral o quinoa con frutas y frutos secos y leche vegetal
  • Batido verde
  • Pudding de semillas Chia

Estos son mis desayunos favoritos. Hoy os voy a presentar a un diamante del mundo de las semillas que se está volviendo muy popular: las semillas Chia. Estas semillas  son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 de origen vegetal. Cuando las semillas de chía se combinan con líquido (como agua, zumo o leches vegetales), forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento azúcar en la sangre.

A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.

Y el pudding que he desayunado esta mañana no puede ser más sencillo

3 cucharadas soperas de semillas de chía

1 taza de zumo de naranja recién exprimido (puede ser leche de almendra o de avena, quinoa o avellana…)

5 fresas

1 cucharadita de sirope de arce

Mezclar las semillas y el zumo. Dejar reposar unos 10-15 minutos. Remover de vez en cuando. Se va formando la consistencia gelatinosa que le hace parecer un pudding. Cuando haya espesado añadir las fresas y la cucharadita de sirope.

Y ¡el desayuno está servido!

Que lo disfrutéis

Love

Eva

 

 

fideos orientales

Domingo soleado. Apetece comer algo rico, sano y nutritivo. Y agradecer todo lo bueno que hay en nuestras vidas.

Hoy te propongo unos fideos de arroz integral con tofu a la albahaca, verduras, curry verde y anacardos. ¡¡¡ Mmmmmmm qué rico!!!¡

Cuando como pasta, un par de veces al mes,  siempre elijo la de arroz integral, ya que no tienen gluten y está hecha con un cereal completo. Los hidratos de carbono refinados (como el pan, la pasta y los bizcochos) carecen de una cantidad adecuada de fibra, fito-nutrientes, vitamina y minerales, que se han perdido durante su elaboración. Varios estudios demostraron que las personas que seguían una dieta de alto contenido de carbohidratos refinados provenientes del pan blanco, el arroz blanco y la pasta, mostraban una incidencia dos veces y media superior de diabetes tipo II, en comparación con aquellas que tomaban alimentos ricos en fibra, como pan de trigo integral y arroz integral. Los hidratos de carbono refinados son ricos en almidón y pobres en fibras y minerales, por lo que son absorbidos demasiado rápidamente , provocando que se dispare la glucosa en el torrente sanguíneo. Para mantener ese ritmo el páncreas se ve obligado entonces a bombear insulina con mayor velocidad. Con el tiempo esta demanda excesiva de insulina conduce a la diabetes.

Elige siempre cereales integrales completos, ecológicos y de calidad, son un pilar básico de una alimentación saludable.

Y la receta de hoy es la siguiente (para 4 personas):

250 g de fideos vermicelli de arroz integral

1 bote de leche de coco ecológica

3 cucharadas de aceite de coco virgen extra

1 cebolla grande troceada

2 zanahorias troceadas

1 manojo de espárragos trigueros

1 calabacín troceado

1 rama de apio

2 setas siitake

1 trozo de coliflor troceado

1 bloque te tofu a la albahaca troceado a cubitos

1 puñado de anacardos

1 cucharada grande de curry verde (o rojo o amarillo)

1 cucharada de miso blanco (opcional)

 

Poner agua a calentar para los fideos. Cuando hierva el agua añadir los fideos y dejar hervir según las instrucciones que indique el fabricante. En un wok o una sartén honda y grande calentar el aceite de coco y añadir la cebolla troceada. Rehogar unos minutos, añadir el tofu y las verduras troceados y los anacardos y un buen chorro de agua. Tapar, bajar un poco el fuego y dejar que la verdura se rehogue unos 7-8 minutos moviendo de vez en cuando.

wok

Cuando la verdura esté al dente añadir la leche de coco y el curry. Mezclar bien, dejar cocer 3-4 minutos apagar el fuego y dejar reposar un par de minutos más. Servir las verduras encima de la pasta y ¡a disfrutar!

IMG_20150517_154419

 

Love

Eva

 

¡Estos makis están riquísimos! y creo que no pueden ser más sanos. Son crudiveganos y están hechos con varios de mis alimentos favoritos, entre ellos uno de los alimentos más sanos del mundo: su crucífera majestad ¡el brócoli!

Brócoli

El brócoli tienen un alto contenido en pigmentos naturales o carotenoides. Poseen antioxidantes que combaten los radicales libres. Su alto contenido en vitaminas E, B, A, K y C fortalece nuestro sistema inmunológico, mejora nuestra visión y previene de enfermedades vasculares. Posee una cantidad de fibra tal que evita enfermedades del colon, por lo que no debe faltar en nuestro menú semanal. EL brócoli es fundamental en la dieta anticancerígena. Esta propiedad se debe a su contenido en glucosinolatos, entre ellos la sinigrina, un fitoquímico que estimula la apoptosis o muerte natural de las células precancerígenas en el aparato digestivo ayudando a prevenir el cáncer de estómago y el de colon. Otros glucosinolatos son las indoles que protegen el organismo contra aquellos cánceres producidos por causas hormonales, como el cáncer de mama y el de próstata. Es bueno para evitar enfermedades cardiovasculares, para la anemia, los nervios, la depresión, para mejorar las digestiones, aumentar la sensación de vitalidad, para evitar retención de líquidos, para la artritis, es rico en calcio, es bueno para el pelo, las uñas y la piel, para combatir el estreñimiento… ¿quién da más?

Y ahora la receta:

La salsa:

1dl salsa tamari

1/2 limón exprimido

jengibre rayado

1 cucharadita de sirope o melaza

Mezclar todos los ingredientes en un cuenco y reservar.

Los Makis:

2 hojas de alga Nori

El “arroz de brócoli“:

1 brócoli pequeño

100gr de anacardos crudos

2 cucharadas de vinagre de manzana o de umeboshi

2 cucharadas de sirope o melaza

Rayar el brócoli con el rayador o molerlo en la thermomix o el procesador. Reservar. Moler los anacardos en el mismo procesador. Añadir al brócoli. Mezclar. Añadir el vinagre y la melaza. Trabajar la mezcla con una espátula hasta que esté bien ligado. Reservar.

El relleno:

1/2 aguacate

1/2 pimiento rojo pequeñito

2 dátiles

(cualquier otra verdura que se quiera añadir)

También necesitamos una alfombrilla de sushi, que se puede adquirir en cualquier tienda asiática o sección de comida asiática en grandes superficies.

alga nori

Ponemos la hoja de alga Nori encima de la alfombrilla con la parte rugosa hacia arriba. Distribuimos la mitad del “arroz de brócoli” por toda el alga menos por dos centímetros en la parte más alejada de nosotros y un centímetro en la parte más cercana a nosotros. Colocar en medio, encima del “arroz”, las tiras de aguacate, pimiento y un dátil a tiras. Humedecer con la salsa el extremo más lejano a nosotros. Con la ayuda de la alfombrilla enrollar el maki. El alga humedecida se quedará pegada al terminar de enrollar.

Cortar el rollito en 5 o 6 makis con un cuchillo muy afilado.

Servir junto con la salsa.

¡Están para chuparse los dedos! 😉

Que los disfrutéis.

Love

Eva

 

Verduras con quinoa

Este plato es sano, nutritivo y está delicioso. Además se prepara en 25 minutos. No se puede pedir más. Como habréis leído, el plato se llama verduras con quinoa y no quinoa con verduras. Como siempre la cantidad de verduras que utilizo es mucho mayor que la de cereales o legumbres. ¡La verduras, junto con las frutas, son las estrellas de nuestra alimentación!

Pero hoy tenemos dos artistas invitados muy relevantes: la quinoa y el aceite de coco.

La quinoa fue durante siglos el alimento básico de los incas. En realidad es un pseudocereal, una planta de la que consumimos sus semillas que son ricas en vitaminas, fitoquímicos, aminoácidos, fibras y ácidos grasos no saturados. No contiene gluten así que puede ser incluida en la dieta de celiacos y bebés. La FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) declaró que la quinoa “posee el balance de proteínas y nutrientes más cercano a lo que sería el ideal de la alimentación de un ser humano”. La NASA la incluye en la alimentación de sus astronautas, sobre todo en los viajes de larga duración. Las semillas son ricas en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B9), vitamina C y E, calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, fósforo y zinc. Contiene un 6% de fibra, entre un 4% y 9% de grasa saludable, un 60% de hidratos de carbono y aproximadamente un 20% de proteína de alto valor biológico. Cabe destacar la presencia de fitoestrógenos que ayudan a prevenir la osteoporósis, además de favorecer la adecuada actividad metabólica del organismo y la correcta circulación de la sangre. Muy recomendable para todos y muy sabrosa.

aceite de coco

El aceite de coco virgen, crudo y ecológico es, para mí,  la octava maravilla. Personalmente lo utilizo como mascarilla capilar, loción corporal, crema facial, para las uñas, para suavizar  las encías… y también para cocinar. Las propiedades del aceite de coco son innumerables. Es cierto que hay que consumirlo con moderación, como todas las grasas, y es el único aceite vegetal que contiene unas grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que también se encuentran en la leche materna, y que está  demostrado que son altamente beneficiosos para el organismo. Los ácidos grasos de cadena media se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los ácidos grasos de cadena larga, los habituales en la dieta (presentes en carnes y quesos). En concreto, pasan directamente al hígado desde el tracto digestivo, donde se utilizan como fuente inmediata de energía o se convierten en cuerpos cetónicos, que entre otras cosas pueden tener efectos terapeúticos en el cerebro de los pacientes de enfermedades como la epilepsia o el Alzheimer. El aceite de coco puede acelerar nuestro metabolismo y favorecer así la pérdida de peso. El Ácido Laúrico, que supone casi el 50% del total de los ácidos grasos presentes en el aceite de coco pueden matar patógenos como la bacteria, los virus o los hongos por lo que es muy apropiado en dietas que quieran, por ejemplo, atacar la Candida Albicans.

Y ahora, la deliciosa receta:

Para 3 ó 4 personas

2,5 dl de quinoa (bien enjuagada para eliminar el sabor amargo de las saponinas)

1/2 litro de agua

2 cucharadas de aceite de coco

5 dátiles gorditos

curry en polvo

agua para rehogar

Verduras troceadas, yo he utilizado:

1 zanahoria

espárragos

3 chamip¡ñones

1 calabacín pequeño

1 puerro

un trozo de hinojo

1 trozo de col morada

Poner el medio litro de agua al fuego, cuando rompa a hervir añadir la quinoa bien enjuagada, tapar el cazo y cocer durante 20 minutos a fuego medio.

Mientras tanto poner en una sartén el aceite de coco y las verduras troceadas. Rehogar un par de minutos y añadir un chorro de agua. Tapar la sarten y dejar cocer unos minutos a fuego medio alto, añadir el curry  y los dátiles troceados. Mezclar bien, y dejar que se evapore bien el agua. Cuando las verduras estén tiernas (al dente) tapar, sacar del fuego y dejar reposar unos minutos.

Mezclar la quinoa con las verduras y servir. Es el alimento de los dioses 😉

¡Que lo disfrutes!

Love

Eva

 

revuelto

Todavía como huevos de vez en cuando, siempre ecológicos eso sí. Los huevos tienen un nutriente esencial, la colina. Si has decidido no comer huevos es importante que tomes suplementos con colina (la encontrarás por ejemplo en la lecitina de soja). La colina es la molécula precursora de la acetilcolina, un neurotransmisor que está involucrado en muchas funciones, entre las cuales se incluye la memoria y el control del músculo. La colina se usa en la síntesis de componentes que forman parte de las membranas celulares del cuerpo.Es crítico para un crecimiento saludable, por eso es importante que los niños coman huevos. La deficiencia de colina puede originar síndrome metabólico, hígado graso, pérdida de memoria, daños en el ADN, enfermedades cardiovasculares entre otros trastornos.

Pero hoy he decidido hacer mis “huevos revueltos sin huevo” y he utilizado tofu ecológico en su lugar.

El tofu es una proteina vegetal, derivado de la soja amarilla, tiene un sabor neutro y una textura cremosa y ligera. Tiene aspecto de queso fresco pero no debe tomarse sin cocinar, a no ser que esté ahumado. Es rico en minerales y vitaminas. Sólo tiene un 4.3% de grasas, de las que un 80% son no saturadas. Tiene más calcio que la leche de vaca y no contiene colesterol. Compra siempre tofu ecológico y de soja no modificada genéticamente (no GMO) para asegurarte de que estás comiendo un alimento sano.

Y estos espárragos tan ricos también han ido a parar a la sartén

espárragos

La virtud curativa de los espárragos es conocida desde muy antiguo, especialmente su efecto sobre los riñones. A través del incremento de la actividad celular de los riñones se llega a la mayor expulsión de agua  y conseguida sin provocar irritación alguna.Un efecto indirecto se consigue con los espárragos como medicina de uso interno en los eczemas crónicos, ya que todos los remedios vegetales de uso interno para el tratamiento de eczemas actúan mediante el incremento de la actividad renal y una excitación de las funciones glandulares.

Y la receta es:

1 manojo de espárragos ecológicos troceados

1/2 calabacín ecológico troceado

1 manojo de ajos tiernos ecológicos

3 o 4 tomates secos puestos a remojo

1 paquete de tofu no GMO

piñones (opcional)

1 cucharadita de cúrcuma o curry

un poco de sal

1 cucharada de aceite de oliva o agua para rehogar

 

Ponemos en la sartén las verduras y los tomates troceados con un poco de aceite y con un chorro de agua. Rehogar con agua es muy sano y mantiene el sabor de los alimentos. Cuando estén las verduras tiernas añadir el tofu desmigado con las manos y la curcuma (o el curry) para darle color. Seguir rehogando 3 ó 4 minutos, removiendo para que se mezclen los sabores.

Se puede servir dentro de una pita con un poco de salsa de mostaza o con una tostada de pan de espelta integral. ¡Y está riquísimo!

 

Love

Eva

 

 

 

 

 

¡Me encanta el helado! ¿y a quién no? Sin embargo encontrar helado vegano y saludable (sin azúcar blanca ni edulcorantes artificiales) aquí en Valencia es casi imposible, así que ¡lo hago yo misma! Además se tarda aproximadamente 2 minutos en hacer esta versión. Sólo 2 🙂

Los helados “normales” tienen lácteos y azúcar refinado (entre otros ingredientes poco deseables si te ocupas de tu salud). Yo hace tiempo que dejé de tomar lácteos en todas sus formas. ¿Porqué? Este es uno de los temas más comentados y discutidos cuando se habla de alimentación, no le daré muchas vueltas. Los motivos por los que yo no tomo lácteos son dos:

1. No quiero formar parte del maltrato que sufren las vacas lecheras (sin entrar en detalles desagradables)

2. Por mi salud. Me encantaba el queso, era una adicción (de hecho la leche contiene opiáceos que resultan adictivos), podía ponerle queso a todos los bocadillos, fueran de lo que fueran, todo tipo de quesos… pero cuando fui consciente de lo perjudicial que realmente era para mi salud dejé de comerlo, así como el resto de lácteos. Algunos hechos interesantes (y espeluznantes) sobre la leche son:

  • La leche contiene hormonas (tiroideas, pituitarias, esteroides) que contribuyen al desequilibrio hormonal
  • La leche contiene la hormona genéticamente diseñada por el hombre r BGH que ha sido directamente relacionada con el cáncer de mama, colon y próstata
  • La leche contiene pus, que viene de las ubres infectadas, y además en una cantidad muy por encima de lo recomendable (si es que esta cantidad existe) y que se relaciona directamente con la enfermedad de Crohn. La leche también contiene sangre animal
  • La leche contiene antibióticos, las pobres vacas están siempre enfermas y se les inyecta antibióticos continuamente
  • La leche tiene cortisol, hormona que las vacas están continuamente generando por el estrés al que se las somete
  • La leche contiene caseína, una proteína relacionada con el aumento de riesgo de desarrollo del cáncer (estudiada exhaustivamente por el doctor T. Colin Campbell, autor del Estudio China)
  • La leche animal estimula al cuerpo a producir mucosidad e histamina. Su consumo se asocia con el asma

Pues… vamos a la receta de helado, sin lácteos por favor:

Para dos personas

3 plátanos maduros congelados

5/6 granos de uva roja congelados (si no es temporada se puede poner otra fruta que nos guste)

1 dátil Medjol deshuesado

5/6 anacardos

un chorrito de leche vegetal (quinoa, arroz, almendra, avena)

1 cucharada de vainilla en polvo (opcional)

Ponemos todos los ingredientes en una batidora potente o en la thermomix y batimos añadiendo la leche poquito a poco para que no se quede demasiado líquido, hasta que esté cremoso.

Se puede añadir una cucharada de cacao crudo en polvo, si lo queremos de chocolate.

También, una vez hecho el helado, se puede añadir trocitos de fresa, frambuesa o arándanos frescos y mezclarlo en el bol con la cuchara para que queden todavía visibles.

helado vegano

Al mío le he puesto cacao nibs

¡A disfrutar!

Love

Eva

 

 

Este es uno de mis desayunos favoritos. Es un desayuno muy energético y muy apropiado para los niños. Lo reservo para días de mucha actividad o para los fines de semana. Entre semana suelo estar más tiempo sentada y es conveniente tomar algo más ligero.

Gachas celestiales

Gachas celestiales

La avena es un superalimento muy nutritivo. Cuando vivía en Suecia (país con un alto nivel de gente con problemas cardiovasculares) escuché a un médico decir que “comer avena es como poner algodoncitos alrededor del corazón”. Y así es, es rica en proteínas, grasas y un gran número de vitaminas, y minerales. Es el cereal con mayor proporción de grasa vegetal, un 65% de grasas no saturadas y un 35% de ácido linoleico. También contiene hidratos de carbono de fácil absorción, además de sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, cobre, cinc, vitaminas B1, B2, B3, B6 y E y, una buena cantidad de fibra. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, su sigla en inglés) reconoció en 1997 que el B-glucano de avena, una fibra dietética soluble que se encuentra en el grano puede reducir los niveles de colesterol, por lo que emitió una regulación que permitió registrar las hojuelas de avena como el primer alimento reductor del colesterol en una cantidad de 3 gramos al día. El B-glucano también ayuda a reforzar el sistema inmunológico y combatir infecciones bacterianas, coadyuvando con las células inmunes a localizar el foco de infección y eliminar los patógenos invasores. Además de mejorar la actividad del sistema inmunitario, el B-glucano es útil para la cicatrización de heridas. Tiene un contenido muy bajo de gluten y existen variedades que se consideran libres de gluten. Yo he comprado en páginas de internet alemanas copo de avenas sin gluten.

Más gachas celestiales

Más gachas celestiales

Y ahora la receta:

Gachas de avena, receta base

1 dl copos de avena suaves eco (par ala versión sin gluten podéis utilizar quinoa o trigo sarraceno)

2,5 dl de agua

1 pizca de sal del Himalaya

1 dl de leche vegetal ecológica al gusto (avena, almendra, arroz, quinoa…)

Pon en un cazo el agua, la sal y los copos. Hervir a fuego medio durante 3 minutos o hasta que se quede cremoso, con cuidado que no se pegue. Servir en un bol y añadir los toppings y la leche vegetal. Mezclar con la cuchara y ¡a disfrutar!

Toppings

Aquí puedes elegir lo que quieras entre

Bayas goji, arándanos frescos eco, frambuesas eco, pasas, plátano troceado, manzana rayada

Semillas de cáñamo

Lecitina de soja

Camu Camu

Cacao Nibs

Cacao crudo en polvo

Una cucharada de sirope de arce

 

Love

Eva

 

 

 

 

 

Hoy voy a cocinar una pizza ¡sin harina! ¿no te lo crees?¿Y si además te digo que el ingrediente principal de la masa es la coliflor? ¡Ya la hemos liado! 🙂

La coliflor es un vegetal muy versátil y nutritivo. Todos los tipos de coliflor tienen grandes cantidades de vitaminas A, K, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas B como el folato, la niacina, riboflavina, ácido pantoténico y tiamina y una larga lista de nutrientes. Contiene una alta cantidad de antioxidantes, que son esenciales para la salud general del cuerpo y ayudan a prevenir enfermedades del corazón, cáncer y derrame cerebral. Los antioxidantes también son esenciales en la destrucción de los radicales libres que aceleran los signos del envejecimiento. El principal componente de la coliflor es el agua, aunque también presenta un alto contenido de potasio y un bajo aporte de sodio. Esto hace de la coliflor una verdura que favorece la eliminación del exceso de líquidos en nuestro organismo. La coliflor es una buena fuente de folatos (o ácido fólico), que participan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Su contenido en fibra le confiere buenas propiedades laxantes, por lo que su consumo nos ayuda tanto a prevenir como a mejorar el estreñimiento. Una dieta rica en crucíferos como la coliflor ha sido relacionada con una reducción significativa en el riesgo de cáncer, especialmente el cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer de colon, cáncer de ovario y cáncer de vejiga.

Coliflor

Y después de toda esta información vamos a la receta. Los ingredientes son:

  • 1 coliflor mediana
  • 1/2 taza de piñones (o anacardos)
  • 2 dientes de ajo
  • 4 hojas de albahaca fresca o 1 cucharadita de albahaca seca
  • 1/4 taza de semillas de lino recién molidas
  • 1/3 taza de semillas de cáñamo
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/2 taza de tomates secos, puestos a remojo
  • 1 cucharadita de orégano
  • Sal del Himalaya
  • Pimienta molida
  • 1/4 taza de levadura nutricional (opcional)

1. Pon la mitad de la coliflor en un procesador de comida (tipo Thermomix) partida en trocitos. Trocéala finamente. Sácala del procesador y apártala en una fuente

2. Coge el resto de la coliflor y trocéala en el procesador.

3. Añade toda la coliflor previamente troceada  al vaso junto con los piñones, el ajo y la albahaca. Mezcla los ingredientes con el procesador.

4. Añade las semillas de lino molidas y las semillas de cáñamo. Mezcla con el procesador.

5. Añade el resto de ingredientes y mézclalos con el procesador. Es posible que tengas que bajar los ingredientes con una espátula de las paredes del vaso del procesador y volver a mezclar.

Haz varias bolas con la masa obtenida, cada bola será la masa de la base de una pizza individual. En una una bandeja de horno moldea las bases de las pizzas individuales. Mete la bandeja en el horno precalentado a 200º y hornea durante 15 minutos.

6. Saca del horno. Gira la masa y añade una capa salsa de tomate(casera o de bote eco), una capa de queso de frutos secos para untar (recetas a continuación) o pesto,  y las verduras que quieras finamente cortadas (por ejemplo cebolla, tomate y pimiento rojo). Hornea 10 minutos más.

Está riquísima. Puedes espolvorear nueces de brasil rayadas por encima para darle el toque similar al del parmesano.

Salsa de tomate

  • 2 tomates de pera
  • 1/2 taza de tomates secos puestos a remojo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • sal del Himalaya

1. Mezcla todos los ingredientes con la turmix hasta que tenga una consistencia cremosa

Queso de piñones para untar

  • 1 taza de piñones (o anacardos)
  • 1/4 taza de levadura nutricional (o de cerveza)
  • 1 ajo
  • 1 cucharadita de miso blanco
  • 1/2 limón exprimido
  • un poquito se sal del Himalaya

1. Mezcla todos los ingredientes con la turmix hasta que tenga una consistencia cremosa

Esta receta y la foto son de un blog fantástico que se llama Rawmazing

Love

Eva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies