Zumos Verdes

Sol, calor, playa y piscina. El verano está aquí y con él es normal que los planes para salir fuera empiecen a aparecer.

En ocasiones, cuando estos planes implican comer o cenar fuera de casa, nos encontramos con situaciones que no sabemos muy bien cómo gestionar. Y justo en ese momento, nuestra primera reacción es agobiarnos: “estoy comiendo fatal”, “soy un desastre”, “otra vez he vuelto a caer”… ¿Te suenan alguna de estas frases?

En realidad, lo único que hacen estos pensamientos es ponerse en tu contra e impedirte que disfrutes realmente de tu plan veraniego. Y sí, aunque esto puede ocurrir en cualquier época del año, sabemos que en verano esto se intensifica.

Por todo esto, hoy quiero enseñarte unos tips muy sencillos con los que podrás disfrutar de tus planes de verano, comer fuera de casa y seguir cuidándote como siempre.

¿Qué hacer para cuidar tu alimentación cuando comes fuera de casa?

Tanto si me sigues desde hace tiempo como si acabas de llegar, sabrás perfectamente que estoy totalmente en contra de las prohibiciones.

Las prohibiciones son todo aquello que catalogamos como “malo” y que apuntamos en una lista negra de alimentos que jamás vamos a probar. Has de saber que no hay nada bueno ni malo, simplemente hay opciones coherentes e incoherentes.

Al igual que trabajamos para comer en paz en Navidad, tenemos que prepararnos para hacerlo en verano. Las reglas de la comida sirven únicamente para quitarnos la alegría de comer.

Si tú misma te has autoimpuesto una serie de reglas sobre lo que es bueno y malo, cuando tengas delante un alimento de la “categoría mala” que te encanta, puede que lo comas, pero sin disfrutarlo. Y esto no tiene ningún sentido.

Por ello mi primera recomendación para cuidar tu alimentación cuando comes fuera es la siguiente: deja de agobiarte porque “te vas a saltar la dieta” porque, en primer lugar, no estás a dieta. Comer saludable es un estilo de vida, no un régimen que dura unos cuantos meses (o incluso en ocasiones menos). Tu manera de alimentarte no se rige por lo que haces un día comiendo fuera. Mentalízate de esto.

En segundo lugar, ten en cuenta que no puedes controlarlo todo. Cuando sales a comer fuera, hay cosas que no están en tu mano. Puedes elegir entre la opción más coherente y que más te apetezca en ese momento, siempre y cuando lo disfrutes.

Antes de pasar a darte los consejos prácticos, quería puntualizar este aspecto. Comer saludable cuando sales fuera comienza en tu interior, mucho antes de salir de casa. Se trata poner en línea lo que sientes, piensas y eliges.

No se trata de sentir privación, sino de comer coherentemente con tu estilo de vida saludable. Y ya sabes que la base de este estilo es el amor hacia ti misma.

Quiérete, trátate bien y disfruta comiendo.

8 tips para cuidar de tu alimentación cuando comes fuera este verano

 

Ahora que ya sabes la base que sostiene estas recomendaciones, vamos a pasar a la práctica. Cuando salgas a comer fuera este verano, ten en cuenta:

  1. Planificarse. Cuando sepas que vas a salir fuera a comer, planificate. Busca alimentos ligeros para el resto del día, como un licuado para desayunar o un gazpacho para cenar. Si comes ligero el resto del día, evitarás que te sientas pesada y empachada. Además, encadenar una comida copiosa con otra te hará ganar de peso.
  2. Elige la mejor bebida. Para la bebida, elige agua o cerveza sin alcohol. Recuerda que el alcohol consigue que toda la grasa que ingieres durante una comida no sea metabolizada, ya que tu hígado no tiene esa capacidad.
  3. Elige la mejor opción. Si puedes elegir, elige un restaurante con opciones de comida saludable. Si no es posible hacer esto, pide que te preparen las cosas como tú prefieres: pide a la plancha, cambiar las patatas fritas por ensalada o verduras, quitar la salsa… También puedes pedir dos primeros si son más ligeros que los segundos.
  4. Presta atención al instante. Aunque estés en un ambiente distendido, come despacio. Agradece, disfruta e intenta practicar el mindful eating (comer con conciencia). Si comes mientras hablas, comerás sin darte cuenta porque estarás distraída con la conversación.
  5. Pescado mejor que carne. Si eliges proteína animal, decántate por el pescado. Son más ligeros que la carne y te sentarán mejor.
  6. Mejor infusión. Si vas a pedir postre, intenta compartirlo. También puedes escoger una infusión digestiva que tu cuerpo agradecerá hasta el infinito.
  7. Lo “no saludable”, con consciencia. Si eliges comer algo que no sea saludable, hazlo con consciencia. No busques excusas, hazlo porque es lo que realmente quieres y así lo has elegido. Como te decía un poco más arriba, tu estilo de vida saludable no depende de lo que comas un solo día.
  8. No te dejes llevar por la corriente. Sé coherente contigo misma. Puede que si estás comiendo saludable, la gente con la que estés comiendo quiera que comas y bebas de todo. No te dejes llevar por sus comentarios y sé consciente que es tu elección porque así lo quieres para ti. Un truco: cuando sea la hora de pedir, hazlo tú primero. Así no te dejarás tentar por las opciones de los demás que serán mucho menos saludables.

 

Receta Licuado Detox Brillante

 

Para sentirte mucho más ligera, puedes preparar el licuado Detox Brillante tanto el mismo día que has planeado salir a comer fuera como a la mañana siguiente. La idea de este licuado es nutrirte.

Licuado Detox Brillante

En este licuado incorporamos hinojo, un gran aliado para la digestión y además ayuda a saciar la sed en verano. También estaremos incorporando proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas con el resto de sus ingredientes.

Ingredientes:

1 hinojo (sin los tallos verdes)

10 ramas de apio

½ remolacha pelada

4 manzanas

1 limón pelado

 

Este licuado es maravilloso para los excesos cuando comes fuera. Sin embargo, recuerda que esto no tiene que ser así siempre: hay muchas alternativas para salir a disfrutar de los planes veraniegos sin descuidar tu alimentación.

Y si lo haces, disfruta. Hazlo con tus cinco sentidos, saborea bien y no pierdas tu serenidad por comer algo que no estaba dentro de tus planes.

Me encantará saber qué haces tú cuando sales a comer fuera en verano: ¿intentas cuidarte y amar y respetar tu cuerpo o te dejas llevar por el exceso durante estos días?

Muchos de los dolores y molestias asociadas a enfermedades crónicas no son más que una señal de que tu cuerpo está inflamado. Y ante esto, lo mejor es contrarrestarlo con una alimentación antiinflamatoria.

Tu alimentación es tu mejor medicina, o tu peor veneno. Y solo de ti depende que las decisiones que tomes a la hora de alimentarte sean buenas o perjudiciales para tu cuerpo y salud.

Quiero comenzar haciéndote una pregunta: ¿qué porcentaje de lo que comiste ayer está en esta lista?

  • Alimentos procesados
  • Pan blanco
  • Productos lácteos
  • Refrescos azucarados
  • Fritos
  • Derivados del trigo
  • Snacks como patatas fritas
  • Alimentos con azúcares refinados
  • Embutidos o carnes procesadas

Estos son los alimentos que más inflamación le producen a tu cuerpo. Si el porcentaje de lo que comiste es elevado, no es de extrañar que tengas inflamación en alguna parte de tu cuerpo.

Tu cuerpo te está hablando

Cuando tu cuerpo se inflama, se intenta comunicar contigo. Los medios de los que dispone son limitados y muchas veces los ignoramos. Sin embargo, estos son los síntomas con los que tu cuerpo te está tratando de avisar:

Piel seca o eczemas

Si tu piel está seca, si tienes algunas alteraciones como los eczemas (o incluso psoriasis).

Fatiga y estado de ánimo

¿Te falta la energía? ¿Sientes que estás más apática de lo normal?

Sistema inmune débil

Si te resfrías con frecuencia, si no resistes a los virus, si sueles tener cistitis…

Gastrointestinal

Si te cuesta ir al baño, tienes problemas de gases o se te hincha el vientre después de comer, por ejemplo.

Desajustes hormonales

Si tus ciclos son irregulares, tienes síndrome premenstrual o tus reglas son muy dolorosas. También si notas que desde que ha llegado la menopausia los síntomas no te dejan hacer vida normal.

Descanso y estrés

Si te cuesta conciliar el sueño, o si te despiertas por las mañanas cansadas. También si padeces de estrés o ansiedad.

¿Te sientes identificada con alguno de estos mensajes? Como ves, tu cuerpo es sabio y te intenta avisar para que pongas remedio a lo que no le hace bien. Ahora es el momento de empezar a actuar desde el amor, sabiendo escucharlo, y ponerle solución.

Claves de una alimentación antiinflamatoria

Una manera sencilla de comenzar una alimentación antiinflamatoria sería eliminar los alimentos que te enumeraba en la lista del principio de este artículo. Pero puedes hacer mucho más.

1.Hidrátate

Beber agua es la base de todo. Te ayudará a eliminar toxinas, tu metabolismo funcionará mucho mejor y cuidarás de la salud de tu hígado. Pero no vale beber cualquier agua. Las sustancias que contiene el agua del grifo y también la embotellada pueden estar causándole estragos a tu cuerpo. Lo mejor es beber agua pura, limpia y depurativa.  

2.Cuida tu flora intestinal

No solo evitando el estreñimiento consumiendo más fibra. También es recomendable prestarle atención a tu microbiota.

La flora intestinal es capaz de regular la inflamación celular. Sin embargo, si las paredes de tus intestinos están dañadas no podrás asimilar bien los nutrientes.

3. Equilibra tus hormonas

Ya os he hablado alguna vez de lo dañino que resulta el exceso de estrógenos. Si cuidas tu equilibrio hormonal, podrás reducir considerablemente los efectos de la inflamación. En este otro artículo puedes ver más información y encontrar la receta de un batido de-li-cio-so.

4. No te olvides del Omega-3

Está demostrado que el dolor y el omega-3 están relacionados. Incluye Omega-3 a través de nueces, chía, semillas de linaza o con un suplemento natural.

5. Incluye antioxidantes

Y por último, una alimentación antiinflamatoria debe ser rica en alimentos antioxidantes. Los encontrarás en los frutos rojos, en las zanahorias (y en los vegetales de color naranja, como calabaza y boniatos), brócoli, vegetales de hoja verde e incluyendo licuados como el que te traigo hoy.

 

Receta de licuado antiinflamatorio

licuado antiinflamatorio

Incorpora en tu alimentación un licuado como este y verás como tu cuerpo te lo agradece. Recuerda, pon todos los ingredientes en la licuadora y disfrútalo, preferiblemente en ayunas:

1/4 de piña

La piña es una de las mejores frutas antiinflamatorias que podemos encontrar. ¿Sabes cuál es su secreto? La bromelina. Esta es una enzima digestiva que contiene azufre y que nos ayuda a hacer la digestión. Esto permitirá a nuestro cuerpo desarrollar el proceso antiinflamatorio.

2 pepinos

El pepino ayuda a reducir la inflamación no deseada ya que inhibe la actividad de las enzimas pro-inflamatorias. Además, contienen un flavonol antinflamatorio llamado fisetina y polifenoles llamados lignanos. Su combinación puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama, útero, ovario y próstata.

3 ramas de Apio

El apio tiene el poder de desinflamar y relajar tejidos, ya que contiene poliacetileno. Este nos ayuda a eliminar toxinas y alivia los síntomas en los procesos de asma, bronquitis, artritis reumática, osteoartritis y gota.

1 limón eco con piel

La piel, la pulpa y la parte blanca del limón son ricas en bioflavonoides. Esto hace que, además de ser valiosos para reducir inflamaciones, sea un poderoso antibiótico.

1 trozo de raíz de Jengibre

El jengibre interviene como calmante de la inflamación y del dolor. Además su sabor picantito es genial 🙂

 

Con estas recomendaciones y esta receta ya estás preparada para empezar a desinflamar tu organismo y notar los beneficios de hacerlo.

 

Recuerda que si quieres mejorar tu alimentación, no tienes que caminar sola. Yo te acompaño.

 

Y tú, ¿sabes interpretar las señales de tu cuerpo? Me encantará leerte en los comentarios.

 

Con amor,

 

Eva.

 

Recuerdo mi primer zumo verde, hace 6 años, cuando intenté hacer un DETOX de 14 días crudiveganos, que se quedó en 11 días y que fue el primer paso hacia mi alimentación actual: fácil, flexible, inteligente y nutritiva. Mi primer zumo verde llevaba un pepino, una lima, 2 ramas de apio, una manzana Granny Smith y un trozo de raíz de jengibre. Me encantó. Me sentí saludable y vital nada más tomármelo. Desde entonces he hecho varios ayunos de licuados, uno de 21 días, tomo licuados a diario e intento enriquecer, equilibrar mi nutrición y depurarme haciendo un ayuno de licuados un día a la semana.

Los zumos verdes hechos con verduras y frutas ecológicas, son tan ricos en nutrientes que son capaces de curarte desde dentro. Tu cuerpo recibe una gran dosis de nutrientes biodisponibles en un vaso, que pueden ser utilizados rápidamente por tu organismo.

Los beneficios de tomar zumos verdes son innumerables. Los que más me gustan son:

  • Subidón de energía. Por el aporte enzimático y nutritivo.
  • Sensación de serenidad. Tu cuerpo se nutre y se relaja instantáneamente.
  • Ligereza y deshinchamiento: Desayuna zumos verdes durante una semana. Y almuerza frutas. Notarás la diferencia.
  • Piel brillante y lisa: Tras unos días tomando zumos verdes empiezas a notar la piel más suave. Si haces un día de DETOX bebiendo sólo zumos verdes (un mínimo de 4 litros), al día siguiente te ves más fresca y rejuvenecida.
  • Sensación de “me cuido y me quiero“: Mejora tu relación contigo misma, tu cuerpo te agradece que lo cuides y lo nutras y empieza a sentirse mucho mejor
  • Bebida perfecta para antes y después del ejercicio: Olvida las bebidas energéticas. Los zumos verdes reponen la pérdida de electrolitos de forma natural. No lo dudes. Y si pones remolacha tu rendimiento aumentará.

 

Si quieres de verdad tomar el control de tu salud, deshacerte de las toxinas, la hinchazón, la grasa, y recuperar tu energía y tu entusiasmo por la vida, considera una limpieza con zumos verdes correctamente guiada. Cuidado con las curas/detox que circulan por Internet, realizadas por gente sin la formación adecuada. Pueden llegara ser nocivas para tu salud. Los zumos verdes hacen que liberes toxinas almacenadas en tus células de grasa y es necesario seguir el protocolo correcto para eliminarlas. Sin el protocolo adecuado puedes hacer más mal que bien a tu organismo.

Te dejo algunas recetas por si quieres empezar a incorporarlos a tu día a día:

Anticelulítico

1 Pomelo

3 naranjas

1 limón

1 trozo de raíz de Jengibre

 

Sencillo Relax (para mitigar la ansiedad)

2 manzanas

8 ramas de apio

 

Pro Potasio (para deportistas)

5 zanahorias

1 remolacha cruda

un puñado de perejil

5 ramas de apio

 

Anti-inflamatorio (para aliviar el síndrome premestrual, anti flatulento y pro equilibrio hormonal)

1 hinojo

1 pepino

1/4 de piña

3 ramas de apio

 

Con Amor,

Eva

 

 

Existen alimentos que provocan inflamación y existen alimentos que la reducen. La inflamación es una reacción del organismo que tiene lugar para eliminar toxinas que se encuentran alojadas en las células y tejidos entorpeciendo el funcionamiento del metabolismo. Una dieta antiinflamatoria favorece los mecanismos normales a los que el cuerpo humano recurre en momentos de crisis inflamatoria. Si la dieta no favorece estos mecanismos cualquier otro remedio que utilicemos va a resultar mucho menos eficaz.

Alimentos que provocan inflamación: Grasas trans (en bollería industrial y alimentos procesados), azúcar, pan blanco y pastas de harina refinada, grasas saturadas de origen animal en lácteos, quesos y carne, alcohol, alimentos ricos en omega 6 y gluten.

Las verduras solanáceas pueden provocar inflamación a ciertas personas. Evita comer solanáceas si tienes dolor de articulaciones o padeces alguna enfermedad autoinmune. Intenta estar un mes sin probarlas en absoluto y observa cómo te encuentras, después introdúcelas de nuevo en tu dieta y podrás decidir si eres o no sensible a las solanáceas. Son los tomates, pimientos, berenjenas, patatas, bayas goji, ashwagandha, y especias como el curry, la cayena y el pimentón.

Alimentos que reducen la inflamación: las verduras de hoja verde ligeramente cocinadas o licuadas, las semillas de lino, el aceite de lino, salmón salvaje y otros pescados azules pequeños que no sean de piscifactoría, cereales integrales, frutos secos, soja no transgénica, remolachas, jengibre, ajo, cebolla, frutos rojos, cerezas y piña.

El licuado de hoy tiene piña y jengibre. Comer o licuar piña es muy beneficioso para mitigar dolores de articulaciones por su contenido en bromelaína. Pruébalo en ayunas y experimenta sus beneficios:

ingredientes antiinflamatorio

1/2 piña

4 tallos de apio

1/4 de un bulbo de hinojo

1/4 de limón

1 trozo de raíz de jengibre

 

Licuar todo y disfrutar.

Love

Eva

 

 

Estos son los maravillosos ingredientes del licuado que me he tomado esta mañana para desayunar. Qué rico! Qué chute de vida y energía! Me he tomado casi un litro 😉

Tomar licuados así en ayunas es una bendición para el cuerpo. Es una forma perfecta de des-ayunar, o sea de romper el ayuno nocturno, aportando un montón de nutrientes alcalinizantes que no necesitan digestión, con lo que el organismo sigue descansando durante unas horitas más.

Hoy os cuento cosas muy interesantes de dos de los ingredientes del licuado: el pomelo y la granada.

El pomelo: La composición nutricional del pomelo destaca por su contenido en vitamina C y ácido fólico, en carotenoides antioxidantes y en minerales de potasio y magnesio, además de sus abundantes ácidos málico, oxálico, tartárico y cítrico. El pomelo actúa como diurético, de manera que ayuda mucho a la eliminación de toxinas, también activa las funciones renales, las digestivas y las hepáticas. Otra acción del pomelo es la de activar las glándulas suprarrenales (esto resulta imprescindible a la hora de obtener niveles de energía durante el día funcionales). Es antihemorrágico  y además mejora la evolución de las inflamaciones de la próstata. Por su acción digestiva, ayuda a la eliminación de muchos de los parásitos intestinales y estimula la génesis de los glóbulos blancos. Es refrescante, y además el pomelo tiene un efecto positivo sobre la hipertensión, ya que disminuye este rango cuando se encuentra alta. ATENCIÓN: si estás tomando algún medicamento no deberías tomar zumo de pomelo sin consultarlo antes con tu médico ya que puede darse una interacción que lleve a un estado de toxicidad.

La granada: La granada hace honor a la frase de Hipócrates “que el alimento sea tu medicina”. Ayuda a neutralizar los radicales libres previniendo la oxidación, purifica la sangre, evita la formación de placas, alivia la acidez estomacal, ayuda a hacer la digestión, regula la presión sanguínea, tonifica el organismo, refuerza el sistema inmune y ayuda a prevenir numerosas enfermedades. Contiene vitaminas A, B1, B2, B3, B9, C y E, fósforo, zinc, manganeso, cloro, silicio, calcio, magnesio, cobre y hierro. Sus abundantes flavonoides, taninos y vitaminas la convierten en una de las frutas con mayores propiedades antioxidantes de la naturaleza. Es muy buena para el hígado ya que la depura y la fortalece… Antiinflamatoria, antiséptica, cardioprotectora…Vamos que por lo menos una al día! Y en licuado mejor!

Y el licuado de hoy llevaba

Bombazo antioxidante

Bombazo antioxidante

1 Pomelo

5 zanahorias

2 granadas

2 remolachas

1 trozo de raíz de jengibre

Licuar todo en la licuadora y ¡A disfrutar!

 

Love

Eva

 

IMG_20150524_125556

Hoy os presento a uno de los alimentos perfectos de la naturaleza: la espirulina. Esta microalga de agua dulce contiene una sorprendente variedad de nutrientes: proteínas fácilmente digeribles, 8 aminoácidos esenciales, vitaminas A, B, C, D, E, F y K, minerales como el yodo, magnesio, potasio, calcio,  hierro, fósforo, selenio y azufre, ácidos nucleicos, clorofila, encimas, antioxidantes y una amplia gama de fitoquímicos.

espirulina

Algunas de sus propiedades son:

Ayuda a recuperar la energía y es adecuada en casos de anemia, desmineralización y agotamiento.

Regenerador de la flora intestinal y poderoso activador de los mecanismos celulares de desintoxicación

Nutre y protege el hígado y los riñones

Ayuda a regular los niveles de azúcar y colesterol en la sangre

Aporte vegetal de vitamina B12

Aumenta nuestras defensas

Es saciante, ayuda a perder peso

Mejora la diabetes al regular la actividad pancreática

Es ideal para añadir a tus batidos y licuados verdes. Y eso es lo que he hecho yo hoy. He hecho un licuado y luego lo he batido con espirulina, 1/4 de aguacate y 4 cubitos de hielo. Y el resultado estaba delicioso.

IMG_20150524_123516

La receta es:

1/4 piña natural pelado

1 manzana

1 calabacín

1/4 limón con piel (ecológico)

1/4 aguacate

1 cucharadita de espirulina en polvo

4 cubitos de hielo

Licuar la piña, la manzana, el calabacín y el limón. Añadir el zumo obtenido a la batidora junto con la espirulina, el aguacate y el hielo. Batir durante 50 segundos. Servir y disfrutar porque está riquísimo y además tu cuerpo te lo agradecerá.

Love

Eva

 

 

 

 

Esto puede sonar algo extraño al principio pero ¡beber verduras crudas es delicioso y extremadamente saludable! Es un moda que está aquí para quedarse y que sólo tienen beneficios para nuestra salud. El color puede asustarnos al principio pero una vez los has probado ya no puedes dejar de hacerlos.

Además de ser  una bebida cremosa, deliciosa e ideal para el desayuno tanto para adultos como para niños, los batidos verdes están llenos de fibra, lo que disminuye los niveles de colesterol y glucosa, te hacen tener la sensación de saciedad durante más tiempo y regulan los procesos de limpieza de tu cuerpo. Además, es una manera sabrosa de obtener una fuerte dosis de frutas y verduras, que aportan nutrientes esenciales como la vitamina A, vitamina C, ácido fólico y potasio.

Los batidos verdes se elaboran mezclando hojas verdes crudas (espinacas, acelgas, lechuga romana, hojas de remolacha, col rizada…) que son las verduras más nutritivas y ricas en clorofila, frutas frescas, líquido (agua, zumo de frutas, leche vegetal o agua de coco) y, según gustos, grasas saludables (semillas de cáñamo, mantequilla de almendras, semillas chía o semillas de lino molidas), y suplementos como la lecitina de soja, el cacao crudo, el polen de abeja…

Es importante masticar el batido para aportar los enzimas de la saliva que facilitarán la digestión.

Si eres principiante pon más cantidad de fruta que de verdura para evitar sorpresas digestivas 😉 y haz mezclas sencillas con pocos ingredientes. Las combinaciones son infinitas y probar es muy divertido. Poco a poco conseguirás el batido perfecto.

Una de las recetas más habituales en mi desayuno (o comida) es:

preparar batido

3 o 4 hojas de acelgas 

1 plátano

6 o 7 uvas negras 

1/2 vaso de zumo de naranja

1 cucharada de semillas de cáñamo

1 cucharada de maca (opcional)

1 cucharada de cacao nibs

Batido verde 2

 

Batir todos los ingredientes menos los cacao nibs en la batidora. Añadir los cacao nibs y ¡disfrutar! (siempre masticando)

Love

Eva

 

Licuado naranja

Este es mi licuado favorito. Está lleno de energía de color naranja. ¿Y qué significa ese color desde el punto de vista nutricional? El naranja responde  a la presencia de betacaroteno, una sustancia precursora de la vitamina A, que retrasa el envejecimiento, previene el cáncer y beneficia al sistema respiratorio e inmune. Está en zanahorias, calabazas, naranjas, mandarinas y en el protagonista de hoy: la sweet potato 🙂

boniato

Los boniatos son una de las mayores fuentes de betacaroteno , superior incluso a las zanahorias. Una pequeña batata contiene el 369% de la necesidad diaria de vitamina A. También contienen vitamina C, vitamina E, potasio, calcio, ácido fólico y carbohidratos, y son una buena fuente de fibra.

1. Los boniatos son ricos en vitamina B6, que ayuda a reducir la homocisteína en el cuerpo y reducir el riesgo de ataques al corazón.

2. Son una buena fuente de vitamina C, importante para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico , la producción de colágeno, la digestión y para poder lidiar con el estrés.

3. Los boniatos también contienen hierro, importante para la producción de glóbulos rojos y blancos, la resistencia al estrés y la metabolización de las proteínas.

4. Los boniatos  son una buena fuente de magnesio, que es el  mineral pro relajación por excelencia.

Y si además lo acompañamos con el resto de ingredientes de hoy, ¡esto es un bomba! 😉

Ingredientes

La receta es:

1 boniato naranja pelado

3 naranjas peladas

5 zanahorias eco

1 trozo de raíz de jengibre

1 trozo de raíz de cúrcuma

Pelar todos los ingredientes (menos las zanahorias), trocear y !a la licuadora!.

Un placer luminoso.

 

Love

 

Eva

 

Licuado de remolacha

Este licuado ¡Me enamora! Todos los ingredientes de este licuado son alimentos fantásticos. Puro Red Love 🙂

Ingredientes licuado

Las zanahorias: potencian el flujo sanguíneo a los ojos mejorando así la visión. Son una de las fuentes más ricas de betacaroteno, puede proteger contra algunos cánceres, ayuda a disolver acumulaciones como piedras y tumores, ayuda a mitigar las infecciones y los dolores de los oídos. Alcaliniza, limpia el organismo y nutre. Rica en vitaminas, minerales enzimas y fibra.

La remolacha: limpian el aparato digestivo y los riñones. Ricas en cobre, magnesio, potasio, hierro y manganeso. También ayudan a eliminar estrógenos facilitando así el equilibrio hormonal. Las hojas son muy nutritivas, ¡no las tires!

Las naranjas: Ricas en vitamina C, un antioxidante que es muy útil para desintoxicar la sangre, con lo que ayuda a prevenir la formación de placa en las paredes de las arterias y protege así contra enfermedades cardiovasculares. Contienen un carotenoide que protege contra el cáncer de pulmón. También son ricas en pectina que potencia la salud intestinal.

La curcuma fresca: El polifenol que contiene, llamado curcumina, reduce la inflamación, la depresión y ayuda a prevenir ciertos cánceres (como el de próstata e intestino) y el Alzheimer. Alivia los dolores de cabeza,  reduce los niveles de cortisol, facilitando la pérdida de peso ocasionado por el estrés, puede ayudar a bajar la presión arterial. Sus beneficios son incontables y ¡no tiene efectos secundarios!

Así que disfruta de este licuado y se consciente de todo lo positivo que le estás aportando a tu cuerpo cuando lo bebes. Aquí tienes la receta:

 

1 remolacha eco, con las hojas 

3/4 zanahorias eco

1 trozo de raíz de curcuma fresca eco

2/3 naranjas eco

 

Licuar todos los ingredientes y ¡a disfrutar!

 

Love

Eva

 

Licuado verde

Los licuados verdes, sobre todos los cold pressed juices (licuados de presión en frío), son una alimento muy potente desde el punto de vista nutricional. Al no tener fibra nuestro cuerpo no necesita hacer la digestión tras beberlos y toda esa energía que se ahorra la aprovechan nuestras células para regenerarse y repararse. Hacer ayunos de licuados verdes regularmente, siguiendo el protocolo adecuado, puede mejorar mucho nuestra salud, remitir enfermedades crónicas, reducir la hipertensión y los niveles de colesterol, y aumentar de forma considerable los niveles de energía y vitalidad.

Os dejo la receta base del que fue mi primer licuado verde

1 manzana granny

3 ramas de apio

1 lima

1 pepino

1 trozo (2 cm) de raíz de gengibre

Licuar con una licuadora (no una batidora porque en ese caso sería un batido con fibra y sus propiedades serían diferentes).

Está delicioso como desayuno. Es mejor beberlos con una pagita para que el ácido no dañe el esmalte de los dientes y en ayunas para que lleguen rápidamente a la sangre y a las células.

Bébelo con calma, visualizando como los nutrientes naturales te llenan de vitalidad.

Love

Eva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies