Permeabilidad intestinal: qué es, cómo prevenirla y mejores tratamientos

Permeabilidad intestinal: qué es, cómo prevenirla y mejores tratamientos

Hoy hablamos de permeabilidad intestinal, de salud intestinal y de su importancia en nuestro bienestar.  Y es que como decía Hipócrates: “Toda enfermedad empieza en el intestino”.

 

Y en realidad, no iba muy desencaminado. 

 

Las barreras de protección que tenemos los seres humanos son la piel y el intestino, y como curiosidad, te diré que la piel tiene una superficie de unos 2 m2 y nuestro intestino llega a tener una superficie de entre 400m2 y 600 m2 (si planchamos todas las vellosidades que tiene).

 

Así que sí, los intestinos son fundamentales, y por eso hoy quiero compartir contigo qué consiste la permeabilidad intestinal, cuáles son sus principales factores de riesgo, cómo puedes prevenirla y también tratarla.

 

Empecemos 🙂 

 

Qué es la permeabilidad intestinal

 

Si haces una búsqueda rápida sobre qué es la permeabilidad intestinal, verás rápidamente que también es conocida como leaky gut syndrome o síndrome del intestino agujereado. 

 

¿Quiere decir esto que el intestino puede tener agujeros? En parte, sí. 

 

El intestino cuenta con una fina capa de células que se pegan unas a otras, formando lo que se conoce como uniones estrechas. 

 

Por estas uniones pasan los nutrientes y también el agua, pero no lo hacen las toxinas, ni los patógenos y antígenos. 

 

Durante los últimos años, los hábitos de la vida moderna, como el estrés, los alimentos con metales pesados, los conservantes y colorantes, los antibióticos, y un largo etcétera han hecho que estas células y sus uniones se dañaran, haciendo que el intestino se volviera poroso (estudio).

 

Esta porosidad, conocida como permeabilidad intestinal, hace que metabolitos de las bacterias y proteínas de los alimentos se crucen, con lo que el sistema inmune reacciona. 

 

¿Y cómo reacciona? Desde inflamándose hasta produciendo fatiga crónica (estudio), pasando incluso por depresión (estudio), acné (estudio) o enfermedad coronaria (estudio). 

 

También pueden darse casos más severos en los que nuestro cuerpo no distingue y termina atacándose a sí mismo, produciendo enfermedades autoinmunes como psoriasis, asma o enfermedad de Crohn (estudio).

 

Así que como ves, la permeabilidad intestinal es un tema del que es muy importante conocer las bases. 

 

Sigamos aprendiendo más sobre ella. 

Síntomas de la permeabilidad intestinal

 

La permeabilidad intestinal se puede ver manifestada de diferentes formas, y aunque pueden variar entre una y otra, las más comunes son:

 

1# Dificultades digestivas 

 

Episodios de diarrea, distensión abdominal, sensación de dolor o de pesadez, gases… 

 

Algunos de los síntomas más evidentes de que algo no va bien son las dificultades digestivas. Y es que la alteración de la microbiota intestinal provoca estas reacciones. 

 

2# Alergias estacionales 

 

Un intestino permeable produce alteraciones en el sistema inmunitario, dejando de producir anticuerpos suficientes para atacar los alérgenos y agentes infecciosos. Y esto se puede ver reflejado en alergias estacionales, asma (estudio) o sinusitis crónica. 

 

#3 Enfermedades inflamatorias y cutáneas

 

Cuando las toxinas empiezan a afectar a nuestras células, se genera un desequilibrio en los procesos inflamatorios del cuerpo. 

 

Por ejemplo, cuando hablamos de la piel, las erupciones cutáneas causadas por eccemas o acné son síntomas generados por las toxinas que se filtran en la sangre y no son digeridas y eliminadas en el sistema digestivo. 

 

La permeabilidad intestinal se asocia también con la psoriasis (estudio). 

 

#4 Desequilibrios hormonales 

 

El intestino también participa en la actividad de algunas hormonas, por lo que si es permeable puede generarse un desequilibrio hormonal que acabe reflejándose en ovarios poliquísticos o en síndrome premenstrual. 

 

5# Dificultad para concentrarse, o desequilibrios del estado de ánimo como depresión y ansiedad

 

¿Sabías que más de la mitad de la serotonina se produce en el intestino? 

 

Es por eso que las personas con permeabilidad tienen tendencia a la ansiedad, la depresión, y otras alteraciones del ánimo. Incluso afecta a la capacidad de concentración (estudio).

 

A pesar de todo, las consecuencias sobre la salud de la permeabilidad intestinal no están del todo claras. Lo que sí sabemos es que hace falta algo más que esta permeabilidad para que la enfermedad se desencadene. 

 

Por ejemplo, encontramos gemelos con una permeabilidad similar en los que en uno de los dos se desarrolla la enfermedad, mientras que en el otro no. 

 

Esto, posiblemente, sea por la importancia de otros factores como el estrés, los hábitos alimenticios, la exposición a sustancias químicas, etc. 

 

Por ello, es positivo y beneficioso controlar los factores que influyen y pueden aumentar la permeabilidad intestinal. 

 

Factores que pueden aumentar la permeabilidad intestinal: dieta, estrés, fármacos y otros.

 

1# Factores Dietéticos 

 

La mala calidad de los alimentos que ponemos en el plato van debilitando las uniones estrechas y pueden provocar permeabilidad intestinal. 

 

El azúcar, el exceso de sal, los emulsionantes y surfactantes, y otros aditivos como los edulcorantes artificiales modifican la flora intestinal. 

 

También el café, el té y el gluten: diferentes estudios demuestran que tiene la capacidad de incrementar la permeabilidad intestinal (estudio).

 

2# El estrés 

 

El estrés es capaz de incrementar la permeabilidad intestinal mediante la activación del sistema nervioso autónomo, siendo capaz de desencadenar brotes de enfermedades inflamatorias.

 

De hecho, puedes llevar una alimentación limpia, eliminando el azúcar y los procesados de tu vida, limitando la sal y el gluten, y seguir aumentando la permeabilidad por culpa del estrés. 

 

Incluso se está estudiando la posibilidad de que reducir el estrés pueda ser suficiente para recuperar la permeabilidad intestinal y mejorar la tolerancia a determinados alimentos, aunque sigas una dieta mejorable. 

 

3# Fármacos y sustancias químicas 

 

Los antibióticos podrían considerarse como los enemigos número 1 de la salud intestinal, al igual que los antiinflamatorios no esteroideos. 

 

La polimedicación, es decir, la toma de múltiples medicamentos, tiene consecuencias irremediables sobre la salud gastrointestinal. Obviamente, tomar 10 pastillas al día tiene consecuencias. Por eso es importante tomar solo lo necesario.

 

Otro factor que empeora la permeabilidad es, como no, el alcohol (y sus metabolitos). Es más, se ha demostrado como el alcohol en personas con permeabilidad ya aumentada pequeñas cantidades pueden empeorar la situación. 

 

4# Otros factores 

 

Algunos otros factores que pueden empeorar la permeabilidad intestinal son:

 

  • Obesidad e inactividad física, al incrementar la inflamación sistémica basal, incrementan la permeabilidad intestinal. 
  • Enfermedades gastrointestinales importanes, como la salmonela, parásitos invasivos y otros virus agresivos. 
  • Disolventes utilizados en los productos de limpieza, o en pinturas, pintauñas… 

 

¿Y qué puedes hacer al respecto? 

 

Ahora ya tienes lo más importante, que es la información. 

 

Como ya hemos visto, los factores que pueden desencadenar o aumentar la permeabilidad intestinal tienen que ver, en gran parte, con tu estilo de vida. 

 

Mejorar la alimentación, beber suficiente agua, incluir movimiento en tu día a día y controlar el estrés puede ser un gran comienzo. Pero además, puedes mejorar la carencia de vitaminas B6 y zinc, que están implicadas en la producción de prostaglandinas (efecto antiinflamatorio).

 

También puedes incluir zinc, L-glutamina y L-arginina, siempre supervisado por un especialista. 

 

Y por último, añadir probióticos naturales, como la complementación probiótica, que al igual que en el anterior punto, te recomiendo que lo hagas bajo el asesoramiento de un especialista que te recomiende lo que mejor se ajuste a tu caso. 

 

En definitiva, se trata de un cambio de estilo de vida, al que si quieres, puedo acompañarte. 

 

En mis sesiones de coaching individual puedes aprender a hacer esos cambios para recuperar tu bienestar, con pautas detalladas a seguir, un menú semanal con recetas y lista de la compra para facilitarte la transición hacia tu nuevo estilo de vida. Mira toda la información justo aquí. 

 

Espero que este artículo te haya resultado útil, y si es así, no te olvides de compartirlo. Y si te ha quedado alguna duda o hay algo que te gustaría hacerme llegar, puedes utilizar los comentarios justo aquí abajo. 

 

Soy Eva Bargues, te ayudo a recuperar tu energía y tu vitalidad, a mejorar tu aspecto y tu salud a través del Coaching Nutricional y de Salud. Pon FIN a tus problemas de ansiedad con la comida, a tu lucha con tu peso y a tu cansancio crónico. Me encantará ayudarte.

More Posts - Website

No hay comentarios

Escribe un comentario

*He leído y acepto la Política de privacidad: * Muchas gracias por querer comentar en mi blog :) Todos los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Eva Bargues Giménez, como responsable de esta web. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de ONE (proveedor de hosting) dentro de la UE. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en eva@begreenchica.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies