Cómo sobrevivir a los excesos navideños (u otras vacaciones)

excesos navideños

Cómo sobrevivir a los excesos navideños (u otras vacaciones)

Cuando se trata de comer en días festivos como los navideños o durante las vacaciones, nos permitimos ciertos “premios”, ¿verdad?

Porque en realidad para eso están las vacaciones: para disfrutar. Y eso es lo que siempre se hace para disfrutar: comer y beber en exceso, ¿verdad?

Y ya cuando volvamos a la rutina compensamos los excesos. Porque así es como se hace, ¿no?

Bienvenida (o no tanto) a la cultura de la dieta.

Una cultura basada en un ciclo que se repite, al menos, dos veces al año en el que tras los excesos llegan los lamentos.

En la que restringimos nuestra alimentación durante muchos meses porque nos preocupamos de cómo nos quedará el vestido de Nochevieja para luego empezar a ocuparnos de cómo nos quedará el bañador tras los excesos navideños.

Una cultura en la que no importa lo llena que estés porque es un día “especial”. Y los días especiales se celebran con excesos.

En la que si no comes de todo  tu familia te incomodará con preguntas y comentarios. En la que si rechazas ese turrón con tan buena pinta te arrepentirás cuando vuelvas a la rutina.

¿Y si te digo que hay otra manera de ver todo este bucle repetitivo?

Así es. Cuando nos pasamos cada uno de nuestros días cotidianos restringiendo alimentos, imponiéndonos reglas sobre lo que sí y no hay que comer, cuando llegan los días especiales intentamos “aprovechar al máximo”.

Y es que irse de vacaciones en el sentido literal también tiene un significado figurativo: irse de vacaciones de todas las reglas y restricciones.

Es por eso que si estás viviendo bajo unas reglas de alimentación estrictas, tu mente intentará evadirse cada vez que pueda. Y lo hará con más fuerza que nunca.

Creo que esa es la verdadera razón que hay detrás de los excesos vacacionales. Es como una oportunidad de “indulgencia”, de “solo por un día”. Y total, mañana volverás a “portarte bien. Prometido”.

Pero eso no es así.

Cuando no hay prohibiciones en tu alimentación, todo es mucho más sencillo. Lo es porque puedes acceder a todo lo que quieras siempre que lo quieras.

Simplemente eres consciente de lo que te sienta mejor y lo que tu cuerpo prefiere (tanto a corto como a largo plazo).

Ese pedazo de turrón de chocolate tan apetecible lo podrás comer cualquier otro día, y no solo “hoy”, después de haber cenado tanto y sentir que no puedes más.

Tampoco tendrás que pasarte con la ración en tu plato de ese asado, porque podrás comerlo el día que más te apetezca. Incluso podrías prepararlo un día y guardar pequeñas raciones para degustarlo varios días.

Cuando comprendas esto, comerás cuando tengas hambre y pararás cuando ya tengas suficiente. Preferirás prescindir de algún alimento porque sabrás que no es el momento y que podrás disfrutarlo cualquier otro día. El martes que viene mismo, por ejemplo.

No tendrás nada de lo que escapar en los días festivos porque no habrás tenido que controlarte durante tantos meses. Tampoco tendrás que compensar ningún exceso ni perder los kilos de más navideños porque no los habrá.

Sencillamente, porque tu actitud es equilibrada. Al igual que tu relación con la comida.

Escuchando a tu cuerpo y lo que necesita, dándole el descanso que te pide y el movimiento que busca en vacaciones y cualquier otro día del año.

excesos navideños

Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu relación con la comida en Navidad, te invito a hacerlo en este artículo que escribí hace tiempo.

Dentro de un par de semanas lanzaré mi programa estrella “Come Sano y Quiérete”, una transición de  4 semanas a la mentalidad y los alimentos que te ayudarán a salir de este efecto “vacacional” que se repite en bucle durante tanto tiempo (y que tanto daño nos hace, física y emocionalmente).

Recuerda ampliar tus horizontes mentales, practicar la atención plena, la flexibilidad y quererte mucho. Ese es el mayor secreto de todos.

Solo de esta forma conseguirás dejar atrás la mentalidad de dieta y cultivar una relación equilibrada con la comida que se reflejará en tu cuerpo.

Cuéntame: ¿ya tenías listo todo para empezar a compensar los excesos navideños?

Soy Eva Bargues, te ayudo a recuperar tu energía y tu vitalidad, a mejorar tu aspecto y tu salud a través del Coaching Nutricional y de Salud. Pon FIN a tus problemas de ansiedad con la comida, a tu lucha con tu peso y a tu cansancio crónico. Me encantará ayudarte.

More Posts - Website

No hay comentarios

Escribe un comentario

*He leído y acepto la Política de privacidad: * Muchas gracias por querer comentar en mi blog :) Todos los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Eva Bargues Giménez, como responsable de esta web. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de ONE (proveedor de hosting) dentro de la UE. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en eva@begreenchica.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies